Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Líbano recortará las subvenciones a los medicamentos perjudicando más a la población

Se ve a los trabajadores sanitarios preparados mientras comienza el proceso de vacunación contra el coronavirus (Covid-19) en el Hospital Refik Hariri en Beirut, Líbano, el 14 de febrero de 2021 [Houssam Shbaro - Agencia Anadolu].

Christine, una enfermera de 28 años del ejército libanés, solía gastar alrededor de un cuarto de su salario en medicamentos para salvar la vida de sus padres, ambos con graves problemas de corazón, informa Reuters.

Podía arreglárselas hasta que el gobierno libanés, con problemas de liquidez, recortó esta semana las subvenciones a los medicamentos. Ahora, dice que el precio se comerá todo su salario y el de su padre, de 65 años, que tiene un trabajo de guardia nocturno.

"Ninguna familia puede permitirse esto", dijo a Reuters, utilizando sólo su nombre de pila debido a las normas que prohíben al personal del ejército hablar con los medios de comunicación. "El gobierno... llegó (al poder) para salvar el país, pero nos están abandonando no sólo a nuestra suerte, sino a nuestra lenta y dolorosa muerte".

El gabinete del primer ministro Najib Mikati, que asumió el cargo en septiembre, ha suprimido los subsidios a los productos básicos, incluido el combustible y ahora los medicamentos, pero no ha proporcionado a una población cada vez más empobrecida una red de seguridad social.

LEER: Kordahi asegura estar abierto a cualquier solución por el bien del Líbano

El colapso económico de Líbano, impulsado por la corrupción endémica del Estado, el despilfarro y la mala gestión, ha sido calificado como uno de los peores del mundo: tres cuartas partes de la población sufren ahora la pobreza, según Naciones Unidas. Pero un experto en pobreza de la ONU dijo la semana pasada que los funcionarios libaneses estaban en un "país de fantasía" y no tenían sentido de la urgencia para aliviar la crisis.

El ministro de Sanidad, Firass Abiad, dijo a Reuters que seguían existiendo una serie de subvenciones para muchos medicamentos, incluidos los más caros y cruciales, y que la gente podía encontrar algunos fármacos gratuitos en los centros de atención primaria.

Abiad lamentó la ausencia de una red de seguridad gubernamental como "un crimen", pero dijo que la medida de subvención se basaba en la necesidad financiera y que llevaría a que los medicamentos desaparecidos durante meses estuvieran disponibles en dos semanas.

"Es la primera vez que alguien intenta encontrar soluciones realistas que sean sostenibles", dijo.

La gente se verá muy perjudicada

En general, los subsidios médicos se han reducido de 120 millones de dólares al mes a unos 35 millones, dijo Assem Araji, jefe de la comisión de salud del parlamento. Dijo que el cambio era "preocupante" y que "la gente va a salir perjudicada. Muy perjudicada".

La subida afecta a medicamentos cruciales para las enfermedades crónicas, como la insulina, cuyo precio se ha cuadruplicado, pasando de unas 180.000 libras libanesas (120 dólares al cambio oficial o unos 8 dólares en el mercado negro) a 730.000 libras, lo que significa que ahora cuesta más que el salario mínimo mensual.

"La gente está teniendo episodios de alta azúcar en la sangre que los llevan al borde de la muerte", dijo el farmacéutico Ali Hawilo sobre la escasez de insulina.

Varios farmacéuticos de Beirut dijeron que todavía no habían visto un aumento en el suministro de medicamentos y les preocupa que la mayoría de la gente no pueda comprarlos.

LEER: Ministro de exterior turco dice que "el Líbano saldrá fortalecido de la crisis"

Rabih Chaar, gerente de la farmacia Chaar, dijo que una clienta tuvo un ataque de pánico en su tienda esta semana cuando no pudo encontrar un medicamento crucial para una enfermedad mental.

"Pronto habrá más medicamentos, pero la gente no podrá pagarlos", dijo, ya que los clientes entraron en su farmacia con listas de medicamentos sólo para que el personal resignado les dijera que no tenían casi ningún producto en stock.

Algunos clientes, al conocer los nuevos precios, se dieron la vuelta o pidieron otras alternativas.

Hussein Sheikh, un chófer de 75 años, dijo que tuvo que pedir dinero prestado a su jefe para poder comprar la medicación para su asma crónica después de que el precio subiera de 37.000 libras (26 dólares) a 126.000 (84 dólares).

"No hay mayor robo que éste", dijo. "Nadie dice nada y nadie parece preocuparse".

Categorías
LíbanoNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines