Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El jefe de derechos de la ONU condena los asesinatos de manifestantes pacíficos en Sudán

El pueblo sudanés se manifiesta exigiendo el fin de la intervención militar y el traspaso de la administración a los civiles en Jartum, Sudán, el 30 de octubre de 2021 [Ömer Erdem / Agencia Anadolu].

La jefa de derechos humanos de la ONU condenó el jueves la muerte de al menos 39 personas a manos de las fuerzas de seguridad sudanesas desde el golpe militar del 25 de octubre en el país, y los letales disparos efectuados en tres lugares diferentes el día anterior, informa la agencia de noticias Anadolu.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo que 15 personas habrían muerto a tiros el miércoles durante las protestas en la capital, Jartum, así como en los centros de Jartum-Bahri y Omdurman.

"Tras nuestros reiterados llamamientos a las autoridades militares y de seguridad para que se abstengan de utilizar una fuerza innecesaria y desproporcionada contra los manifestantes, es absolutamente vergonzoso que ayer se volviera a utilizar munición real contra los manifestantes", declaró Bachelet.

"Disparar contra grandes multitudes de manifestantes desarmados, dejando decenas de muertos y muchos más heridos, es deplorable, está claramente dirigido a sofocar la expresión de la disidencia pública, y equivale a graves violaciones del derecho internacional de los derechos humanos".

Desde aproximadamente el mediodía del miércoles, hora local, la autoridad militar impuso un corte total de las comunicaciones telefónicas y de telefonía móvil en todo el país, además del cierre continuado de los servicios de Internet, aislando de hecho a Sudán del mundo, dijo la ONU.

Sólo siguieron funcionando los enlaces por satélite.

LEER: Los intentos del ejército sudanés de renegociar un acuerdo con la sociedad civil tienen pocas probabilidades de éxito

La Asociación de Profesionales de Sudán, que encabezó las protestas que condujeron al derrocamiento del longevo presidente Omar Al-Bashir en 2019, y el Partido del Congreso Sudanés habían llamado a participar masivamente en las protestas del miércoles.

La oficina de derechos de la ONU dijo que, según fuentes médicas fiables, más de 100 personas resultaron heridas durante las protestas del miércoles, 80 de las cuales sufrieron heridas de bala en la parte superior del cuerpo y en la cabeza.

También se utilizó abundantemente el gas lacrimógeno y, al parecer, se llevaron a cabo operaciones de detención antes, durante y después de las manifestaciones.

La policía emitió un comunicado en el que afirmaba que 89 agentes habían resultado heridos, según la oficina de la ONU.

"Un corte en las comunicaciones significa que la gente no puede llamar a las ambulancias para que atiendan a los manifestantes heridos, que las familias no pueden comprobar la seguridad de sus seres queridos y que los hospitales no pueden acceder a los médicos porque las salas de urgencias están llenas, por nombrar sólo algunas consecuencias muy reales y graves", dijo Bachelet.

"Los cortes generales de Internet y de las telecomunicaciones violan los principios básicos de necesidad y proporcionalidad y contravienen el derecho internacional".

Periodistas en el punto de mira

La oficina de derechos de la ONU ha declarado que los periodistas, especialmente los que se consideran críticos con las autoridades, han sido objeto de ataques desde que se produjo el golpe militar.

También se ha informado de intentos de secuestro de periodistas por parte de asaltantes armados vestidos de civil.

"Con el cierre de Internet, el papel de los periodistas en la difusión de información esencial sobre la situación actual es especialmente crucial, pero me temo que el entorno cada vez más hostil contra ellos puede llevar a la autocensura y amenazar aún más el pluralismo y la independencia de los medios de comunicación", ha declarado el Jefe de Derechos.

El jefe del consejo militar gobernante en Sudán, el general Abdel Fattah Al-Burhan, declaró el estado de emergencia y disolvió el Consejo Soberano y el gobierno de transición en medio de protestas y acusaciones rivales entre los militares y los políticos del país.

Al-Burhan insiste en que las medidas pretenden proteger al país de un "peligro inminente" y acusó a quienes rechazan su medida de "agitar el caos".

Bachelet instó a las autoridades a liberar inmediatamente a todos los detenidos "por ejercer sus derechos a la libertad de expresión y de reunión pacífica".

Categorías
ÁfricaNoticiasSudánUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines