Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los Estados Unidos del Mundo Turco

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan pronuncia un discurso durante la conferencia de prensa de la 8ª cumbre del Consejo Turco en Estambul, Turquía, el 12 de noviembre de 2021. [Murat Kula - Agencia Anadolu]

El Consejo de Cooperación de los Estados de Habla Turca (conocido como Consejo Turco) celebró el viernes su octava cumbre en la Isla de la Democracia y las Libertades del Mar de Mármara. El Consejo anunció varios "avances", entre ellos el cambio de nombre a Organización de Estados Turcos.

Antes de la cumbre, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y los líderes de los demás Estados miembros inauguraron la secretaría del Consejo Turco en el histórico barrio de Sultanahmet de Estambul. Se trata de una medida para vincular la nueva organización a Estambul, que fue la capital del Imperio Otomano.

El Consejo Turco se creó en octubre de 2009, cuando Turquía, Azerbaiyán, Kazajistán y Kirguistán firmaron el Acuerdo de Najicheván. Uzbekistán se incorporó el 15 de octubre de 2019, en Bakú. A Hungría se le concedió el estatus de observador en 2018, al igual que a Turkmenistán durante la última cumbre, que se celebró bajo el título "Tecnologías verdes y ciudades inteligentes en la era digital".

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, cedió la presidencia de la organización a Erdogan durante la cumbre.

¿Qué es esta organización?

El presidente kazajo Nursultan Nazarbayev propuso en 2006 reunir a los pueblos turcos bajo un mismo organismo. Cuando se formó en 2009, el diplomático turco retirado Halil Akinci fue elegido como primer secretario general. "El Consejo Turco se ha convertido en la primera alianza voluntaria de Estados turcos de la historia", declaró.

Conocida ahora como Organización de Estados Turcos, cuenta con seis órganos ejecutivos para llevar a cabo su labor y supervisar la aplicación de las resoluciones, uno de los cuales es la Organización Internacional de Cultura Turca (TÜRKSOY). Con sede en Ankara, se creó en 1993, 16 años antes que el Consejo, y es similar a la UNESCO.

LEER: ¿Quién competirá con Erdogan en 2023?

La Asamblea Parlamentaria de los Países de Lengua Turca (TURKPA) también forma parte de la organización. Fue creada por el Acuerdo de Estambul de 2008 y tiene su sede en Bakú. La asamblea pretende reforzar la cooperación entre los parlamentos turcos.

El Consejo Empresarial Turco, como su nombre indica, busca mejorar la cooperación económica. Se fundó en 2011. La Academia Turca Internacional, creada un año después, coordina y apoya la investigación científica en lengua, literatura, cultura, historia y etnografía turcas.

El Fondo del Patrimonio Cultural Turco también se fundó en 2012. Junto con la Cámara de Comercio e Industria Turca (TCCI), fundada hace dos años, completan los seis órganos ejecutivos de lo que ahora se llama Organización de Estados Turcos.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, el presidente de Kazajstán, Kasim Jomert Tokayev, el primer ministro de Hungría, Victor Orban, el presidente en funciones de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, el presidente de Kirguistán, Sadyr Japarov, el presidente de Turkmenistán, Gurbanguli Berdimuhammedov, y el secretario general del Consejo Turco, Baghdad Amreyev, posan para una foto durante la octava cumbre del Consejo Turco en Estambul, Turquía, el 12 de noviembre de 2021.
( Murat Kula - Agencia Anadolu )

Objetivos

El Secretario General de la organización, Baghdad Amreyev, declaró a Anadolu en abril que "en general, el Consejo Turco hace todo lo posible por desarrollar la cooperación multilateral entre los Estados miembros en materia de política, economía, ciencia, cultura y educación, así como en cuestiones militares, derecho, medio ambiente, asuntos energéticos, transporte, inversiones y finanzas".

Durante la 8ª cumbre, la organización adoptó la Visión Mundial Turca - 2040 (Visión 2040) que, según Amreyev, "ofrece el contexto a largo plazo para el desarrollo y los esfuerzos de integración de los estados miembros". Esto, señaló, se basa en el desarrollo de la cohesión política para actuar como uno solo en una amplia gama de cuestiones internacionales. "Se apoyará una cooperación más dinámica bajo el paraguas del Consejo Turco, basada en la convergencia de las políticas económicas y de todos los marcos normativos pertinentes; el logro de la plena integración comercial; el establecimiento de un espacio único de inversión turca; la realización de la integración digital; la mejora de la conectividad del transporte y la energía; y la habilitación de la movilidad intrarregional".

Como primer paso, la organización ha adoptado la Estrategia del Consejo Turco 2021-2026 (Estrategia 2026), que se ha preparado para establecer el contexto e identificar objetivos claros de cooperación.

"Estas estrategias", dijo Amreyev, "marcan una asociación nueva y más dinámica entre los Estados miembros en la que cambian las relaciones de los Estados miembros de la cooperación a la integración económica gradual. La economía es la prioridad más importante. La integración del mercado es imposible sin una estrecha cooperación política".

La guerra de Nagorno-Karabaj

El periodista turco Ismail Yasha me dijo que la organización da "mucho poder" a los Estados miembros debido a la cooperación estratégica, política, económica y cultural entre ellos. "La formación de un organismo unificado para el mundo turco les dará más poder político, económico y militar a nivel regional e internacional. Las voces de los estados miembros serán más escuchadas por los demás que cuando están solos".

La guerra de Nagorno-Karabaj fue una verdadera prueba para esta cooperación, señaló el Presidente azerbaiyano Aliyev. Explicó que la organización "reaccionó inmediatamente" desde el primer día y prestó un apoyo "firme" a su país. La organización fue la segunda potencia, después de Turquía, en hacerlo. Este apoyo, añadió, "fortaleció" al mundo turco.

Uno de los logros más importantes de la posguerra ha sido un acuerdo entre los Estados miembros y observadores de la organización para establecer un "corredor verde" que facilite el paso de personas y bienes de consumo esenciales, medicamentos y equipos médicos por las fronteras.

LEER: La estrella de Turquía crece en África

El papel de Erdogan

Al entregar la presidencia de la organización a Erdogan, Aliyev expresó su confianza en que, bajo el liderazgo del presidente turco, se reforzarán aún más las relaciones entre los países turcos basadas en la unidad, la solidaridad y el respeto mutuo. "No hay duda de que el estimado presidente, el líder del mundo turco, lo conseguirá".

Erdogan dijo en una rueda de prensa posterior a la cumbre que "la región del Turquestán [las tierras del pueblo turco], cuna de la civilización, volverá a ser un centro de atracción e iluminación para toda la humanidad". La adopción de la Visión 40, añadió, debe considerarse como una "nueva señal de hermandad eterna" en el mundo turco.

El presidente turco aseguró al mundo que "nadie debería sentirse molesto por el Consejo Turco. Al contrario, deberían intentar formar parte de esta estructura única basada en la historia antigua y las relaciones humanas".

De hecho, según Amreyev, al menos quince países están solicitando el estatus de observador de la organización. Es posible que acabe siendo los "Estados Unidos del mundo turco", concluyó.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines