Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La oportunidad y la obligación del Príncipe Carlos, al reunirse con el Presidente Al-Sisi

El príncipe Carlos de Inglaterra pronuncia un discurso durante el Quinto Foro Mundial del Holocausto en el museo conmemorativo del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén el 23 de enero de 2020 [ABIR SULTAN/POOL/AFP vía Getty Images].

El príncipe Carlos es desde hace décadas un firme defensor de la defensa del medio ambiente. Tendrá una gran oportunidad de defender una de sus causas favoritas cuando se reúna con el presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi durante una visita prevista a Oriente Medio a finales de este mes, que comenzó en Jordania el 16 de noviembre.

La visita se produce en el contexto de la designación de Egipto como anfitrión de la conferencia de la ONU sobre el clima del próximo año, la COP 27. Egipto es una elección controvertida para acoger un proceso multilateral que, para ser eficaz, depende de que los gobiernos cumplan sus compromisos y, por tanto, requiere el tipo de transparencia pública y mecanismos de rendición de cuentas de los que el Egipto de Sisi carece singularmente.

Está ampliamente aceptado, sobre todo por el propio príncipe Carlos, que no se puede confiar en que los gobiernos cumplan estos objetivos por sí mismos; deben rendir cuentas ante una prensa libre y organizaciones independientes de la sociedad civil. En su intervención en Glasgow, en la COP 26, donde el Príncipe ha tenido una presencia destacada, dijo "Se necesita, y lo he sentido durante muchos años, una asociación pública, privada y de la sociedad civil por encima de todo para abordar este problema".

Desgraciadamente, Sisi tiene un enfoque muy diferente a la hora de abordar los problemas. Ha pasado los años transcurridos desde que tomó el poder en un golpe militar en 2013 centralizando el poder en sus propias manos y erradicando las instituciones que podrían presumir de exponer sus deficiencias y pedirle cuentas por sus errores. Sisi ha encarcelado y asesinado a sus oponentes políticos, ha restringido a los medios de comunicación, incluso encarcelando a periodistas y expulsando a reporteros internacionales, y ha llevado a cabo una represión sostenida de los activistas independientes de la sociedad civil que ha llevado a decenas de destacados activistas al exilio, ha encarcelado a muchos otros en duras condiciones y los ha procesado con cargos infundados, que ahora se extienden a calificar de terroristas a los defensores de los derechos humanos y a otros críticos no violentos del gobierno. La sociedad civil independiente, que trabaja bajo la prohibición de viajar, la confiscación de bienes y las órdenes de cierre, se enfrenta a una lucha desesperada por seguir existiendo.

Cuando se conoció la noticia de que Egipto sería el probable anfitrión de la COP 27, una coalición de organizaciones de derechos humanos, principalmente egipcias, identificó los problemas que surgirían: "En ausencia del estado de derecho, la propagación de la corrupción y una economía dirigida por los militares, todo lo cual está presente en Egipto, los más afectados por las ramificaciones del cambio climático no tendrán voz en la forma de abordar estos retos cada vez más difíciles. Los países que acojan la COP 27 deben ser ejemplos de compromiso con un ecosistema de defensa del cambio climático, no de autoritarismo brutal".

LEER: HRW denuncia la elección de Egipto como sede de la COP27

Una dictadura brutal que ha cerrado los mecanismos de lucha contra la corrupción y ha silenciado a quienes se inclinan a decir la verdad sobre el historial medioambiental del país, con una economía cada vez más dependiente de los hidrocarburos y un pobre historial nacional de protección del medio ambiente, no debería ser la anfitriona del siguiente paso en el esfuerzo internacional esencial para combatir la amenaza del cambio climático.

El Príncipe Carlos debe saberlo. No es un diletante en cuestiones medioambientales. Habló de la necesidad de proteger el medio ambiente mucho antes de que estuviera de moda y es plenamente consciente de las responsabilidades de los gobiernos en esta situación. En sus declaraciones en Glasgow ha subrayado repetidamente la "importancia absolutamente crítica" de que los gobiernos encuentren un propósito común.

El Príncipe Carlos se enfrenta ahora a un delicado reto diplomático para el que puede ser muy adecuado. A los políticos, incluidos los líderes de los Estados democráticos que dicen apoyar los derechos humanos, les resulta difícil enfrentarse al presidente Sisi con los horrores de su espantoso historial de derechos humanos, a pesar de que está al nivel de las condiciones de países como Irán que los líderes occidentales no se cansan de criticar. El príncipe Carlos no es un político y no tiene por qué compartir sus limitaciones. No es un jefe de Estado, aunque bien podría serlo algún día, pero el monarca británico es apolítico y se supone que está por encima de la contienda, al tiempo que simboliza y defiende valores compartidos, "promoviendo y protegiendo lo que es bueno", como lo describe el sitio web del príncipe, al tiempo que "plantea cuestiones" de interés común, como el cambio climático.

En nombre del imperativo urgente de hacer que los gobiernos rindan cuentas de las promesas medioambientales que hacen a través del proceso de la COP, el príncipe Carlos debería instar al presidente Al Sisi a que Egipto dé ejemplo de transparencia como anfitrión de la COP 27. Debería levantar las restricciones a los medios de comunicación y permitir que las organizaciones independientes de la sociedad civil funcionen libremente. La necesidad crítica de que el mundo aplique medidas para combatir el cambio climático, que el Príncipe Carlos ha defendido durante mucho tiempo, no puede permitirse el lujo de ser obstruida por el brutal autoritarismo de Al Sisi.

El príncipe Carlos debe instar al presidente Al Sisi a que cambie su forma de actuar, o arriesgarse a sacrificar la causa de la cooperación mundial para salvaguardar el medio ambiente a la que ha dedicado tantos años de su vida.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioSmall Slides

Neil Hicks es el Director Principal de Promoción del Instituto de Estudios de Derechos Humanos de El Cairo, una importante organización regional de derechos humanos, con sede en Túnez.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines