Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando la Gran Hambruna del Monte Líbano (1914-1918)

Antes de que existiera el Líbano actual, una devastadora hambruna acabó con un tercio de la población del territorio del Monte Líbano.

Qué: Antes de que existiera el Líbano actual, una devastadora hambruna acabó con un tercio de la población del Monte Líbano, gobernado nominalmente por el Imperio Otomano.

Cuándo: 1914-1918

Dónde: El Monte Líbano, una unidad administrativa especial dentro del Vilayet de Beirut, que forma parte del actual Líbano.

¿Qué ocurrió?

Establecido originalmente en 1861 como una subdivisión semiautónoma del Imperio Otomano como resultado de la presión de las potencias europeas tras el conflicto civil entre drusos y cristianos maronitas, el Monte Líbano se convirtió en un importante productor de seda, representando el 50% de los ingresos locales. Sin embargo, la economía de la seda del país se derrumbó al comienzo de la Primera Guerra Mundial, en 1914, tras un bloqueo aliado en el Mediterráneo oriental, destinado a cortar los suministros a los otomanos, que habían establecido una fatídica alianza con las Potencias Centrales (Alemania y Austria-Hungría).

La Gran Hambruna del Monte Líbano se cobró unas 200.000 vidas, un tercio de la población de la región, y obligó a otro tercio a emigrar. Son varios los factores a los que se atribuye la hambruna, no sólo el bloqueo aliado, sino una invasión de langostas en 1915 que diezmó las cosechas y que también despojó a Palestina y Siria de gran parte de su vegetación. Sin embargo, el bloqueo terrestre implementado por el general otomano Jamal Pasha fue importante para matar de hambre a la población, mayoritariamente maronita, por temor a que apoyaran a los aliados debido a sus estrechas relaciones con Francia. La hambruna se vería agravada por el hecho de que las autoridades otomanas priorizaron y redirigieron los suministros de alimentos y cereales para alimentar a sus soldados como parte del esfuerzo bélico.

Se dice que el Monte Líbano sufrió la mayor mortalidad per cápita, más que cualquier otro territorio delimitado durante la Primera Guerra Mundial. Tal fue la gravedad de la hambruna que se dice que la gente recurrió a comer gatos, perros y ratas, incluso al canibalismo. El 26 de mayo de 1916, el poeta libanés-estadounidense Kahlil Gibran describió la situación en una carta: "La hambruna en el Monte Líbano ha sido planeada e instigada por el gobierno turco. Ya han sucumbido al hambre 80.000 personas y miles mueren cada día. El mismo proceso ocurrió con los armenios cristianos y se aplicó a los cristianos del Monte Líbano".

Sigue siendo un tema de debate si las autoridades otomanas diseñaron o previeron deliberadamente un genocidio maronita como algunos han argumentado, sin embargo, según el Washington Institute, "no hubo instrucciones otomanas codificadas para asesinar a los maronitas en masa ni una fatwa por parte de las autoridades religiosas para atacar a los maronitas, como había ocurrido con los armenios".

Sin embargo, una cita atribuida a Ismail Enver, uno de los "Tres Pashas" durante ese período, dijo en 1916 "Hay que limpiar el Imperio Otomano de armenios y libaneses. Hemos destruido a los primeros por la espada, destruiremos a los segundos por hambre".

VIDEO: Recordando la masacre de palestinos por parte de Israel en Kafr Qasem

¿Qué pasó después?

La escasez de alimentos en el Líbano y el bloqueo marítimo se mantuvieron durante toda la Primera Guerra Mundial, hasta que se levantó cuando las potencias aliadas ocuparon Beirut y el Monte Líbano en octubre de 1918.

En 2018, cuando se cumplió el centenario del fin de la hambruna, el artista libanés Yazan Halwani diseñó un monumento a las víctimas de la hambruna llamado "El árbol de la memoria", un árbol de acero con citas en las hojas de destacados libaneses contemporáneos de la hambruna, entre ellos Gebran, cuyo poema "Muerto está mi pueblo", dedicado a las víctimas, constituye uno de los extractos:

"Pero mi gente no murió como rebeldes;

No murieron en el campo

de la batalla; ni el terremoto

Ni el terremoto destrozó mi país y lo sometió.

La muerte fue su único salvador, y

El hambre su único botín".

El portal web del artista dice: "Se dice que los libaneses sufren de amnesia colectiva y que a Beirut le cuesta recordar su brutal pasado. También se dice que aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo".

"A este acontecimiento y a muchos otros no se les ha erigido un monumento en el último siglo. Cien años después, sólo los árboles pueden dar testimonio de los hechos ocurridos".

La actual crisis política y económica a la que se enfrenta Líbano, exacerbada por la explosión del puerto de Beirut y, más recientemente, por las consecuencias diplomáticas con Arabia Saudí y otros países del Golfo, ha hecho temer una hambruna sin precedentes en medio del aumento de los precios del combustible y la escasez de alimentos. Según un informe de política de la ONU publicado en septiembre, casi el 75% de la población libanesa vive en la pobreza y el 82% en la "pobreza multidimensional", casi el doble que en 2019.

Esto se produce en el contexto de las sanciones impuestas por Estados Unidos contra el movimiento Hezbolá, apoyado por Irán, y su considerable hegemonía política y militar en el país, cuyo impacto tiene un paralelismo con el bloqueo aliado impuesto a Líbano durante la guerra. Sin embargo, la Gran Hambruna sigue siendo un episodio de la historia de la guerra a menudo ignorado en la región, si se compara con la campaña de Galípoli y el genocidio armenio. Sin embargo, para la nación libanesa -y en particular para la comunidad maronita- ha dejado una huella duradera en su memoria colectiva, ya que durante generaciones se hizo referencia a la Primera Guerra Mundial como la "Guerra del Hambre".

LEA: Recordando el Acuerdo de Taif

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
En ese díaLíbanoNoticiasOriente MedioSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines