Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La indignación por el comentario sobre Lockerbie de la ministra libia de Asuntos Exteriores la ha puesto en un aprieto

La ministra de Asuntos Exteriores de Libia, Najla Mangoush, en la ciudad de Kuwait, el 03 de octubre de 2021. [Jaber Abdulkhaleg - Agencia Anadolu]

La muy aclamada primera ministra de Asuntos Exteriores de Libia, Najla Mangoush, ha sido suspendida por el Consejo Presidencial del país. La decisión, adoptada el 6 de noviembre, concluía que la ministra había estado "actuando unilateralmente y sin consultar" con el Consejo, tal y como exigía el acuerdo político del 9 de noviembre de 2020, que dividía la autoridad entre el Consejo de Ministros y el Consejo Presidencial. El decreto de suspensión también dice que Mangoush será investigado por dos expertos que presentarán sus conclusiones al Consejo en las próximas dos semanas.

Sin embargo, la verdadera razón de la suspensión y la investigación es un comentario en su entrevista con la BBC. La ministra dijo que su gobierno está "abierto" a la posibilidad de extraditar a un ciudadano libio buscado por Estados Unidos en relación con el atentado de Lockerbie en 1988. En el 32º aniversario del atentado, el 21 de diciembre del año pasado, el entonces fiscal general de Estados Unidos, William Barr, acusó a un antiguo oficial de inteligencia libio, Abu Agila Mohammed Masud, de estar implicado en la atrocidad. Sin embargo, a pesar de lo que dijo Mangoush a la BBC, es poco probable que Masud sea extraditado.

Doscientas setenta personas, en su mayoría ciudadanos estadounidenses, murieron aquella fatídica noche, incluidas once personas en tierra, cuando el vuelo 103 de Pan Am explotó sobre la localidad escocesa de Lockerbie. Un oficial de inteligencia libio, Abdel Baset Ali Al-Megrahi, fue declarado culpable de la atrocidad y condenado a cadena perpetua en un juicio celebrado en 2001. Fue liberado en 2009 por motivos de salud -sufría un cáncer de próstata- y murió en su casa de Trípoli en 2012.

Al-Megrahi protestó hasta el final por su inocencia y su familia lanzó un recurso póstumo para limpiar su nombre. El tercer recurso está siendo estudiado ahora por el Tribunal Supremo del Reino Unido en Londres, después de que fuera rechazado por el Tribunal de Apelación de Escocia en enero.

LEER: Israel y Libia estudian establecer lazos si preside Haftar

Su abogado en Glasgow, Aamer Anwar, se mostró indignado por los comentarios de Mangoush. En una declaración compartida con MEMO escribió: "Qué vergüenza [Najla Mangoush] por transmitir al mundo las palabras "resultados positivos"". Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de extraditar a Masud a EE.UU., la ministra utilizó esa frase, dando a entender que la cuestión se está debatiendo entre los ministros y que ya se ha tomado la decisión de colaborar con EE.UU.

Anwar pasó a cuestionar sus motivos preguntando: "¿Qué recompensa espera de Estados Unidos, un país que ha bombardeado, humillado y sancionado a su pueblo?". Acusó al ministro de infringir la ley libia, que prohíbe la extradición de ciudadanos libios para ser juzgados en el extranjero.

Un miembro del público visita el memorial de Lockerbie el 17 de diciembre de 2008 en Lockerbie, Escocia [Jeff J Mitchell/Getty Images)].

Ante la ola de indignación de la opinión pública, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional desmintió el 7 de noviembre lo que se atribuía al ministro en la entrevista de la BBC. Insistió en que Mangoush "nunca mencionó" a Masud. Es cierto que no se refirió a él por su nombre, pero el contexto de la entrevista se refiere claramente a él. La BBC publicó un fragmento de la entrevista en el que Mangoush respondía a una pregunta sobre la extradición de Masud a Estados Unidos y decía: "No lo sé, pero creo que nosotros, como gobierno, estamos muy abiertos a colaborar en este asunto".

El primer ministro Abdul Hamid Dbeibeh salió rápidamente en su apoyo y dijo que el Consejo Presidencial no tiene autoridad para suspender al ministro de Asuntos Exteriores. Citando el acuerdo político que allanó el camino para que el actual gobierno y el consejo compartieran el poder, Dbeibeh dijo que este último "tiene un poder limitado" que no incluye nombrar o suspender a los ministros.

Un alto juez del Tribunal Supremo libio, Ali Al-Zuraiqi, confirmó en una entrevista televisada que es "ilegal extraditar a un ciudadano libio" para que sea juzgado en otro país. Añadió que, en cualquier caso, ese asunto "lo debe decidir el poder judicial de Libia".

Los comentaristas libios rechazaron mayoritariamente la declaración de Mangoush, acusándola de reabrir el caso Lockerbie que, según muchos, está cerrado desde hace tiempo. De hecho, en 2008 Estados Unidos y Libia firmaron lo que se conoce como un Acuerdo de Resolución de Reclamaciones que puso fin a todas las reclamaciones en relación, no sólo con el atentado de Lockerbie, sino también con muchos otros que implican violencia y actos de terror cometidos antes de 2006.

El ministro de exteriores de Argelia: "la normalización con Israel es una irresponsabilidad"

El ex ministro de Asuntos Exteriores, Mohamed Sayala, fue preguntado por los comentarios de su sucesor. "El caso Lockerbie estaba completamente cerrado", señaló, "[y] su resurgimiento abre las puertas del infierno" a Libia, en particular, en lo que respecta a la compensación financiera para las familias de las víctimas. En el acuerdo de 2008 con Estados Unidos, Libia aceptó pagar un total de 2.700 millones de dólares a los familiares de las víctimas para "comprar la paz", como lo describió su entonces primer ministro, Shukri Ghanem.

Libia nunca ha aceptado la responsabilidad de la tragedia de Lockerbie y las "crecientes pruebas" desde el juicio de 2001 han apuntado a la inocencia de Al-Megrahi. El doctor Jim Swire, cuya hija murió a bordo del vuelo condenado, está seguro de que Al-Megrahi es "víctima de un error judicial". Swire es uno de los activistas que presionan para que se anule su condena.

Ferial El-Ayeb, asesor del equipo de defensa de Al-Megrahi en Escocia, dijo a MEMO que esos comentarios del ministro de Asuntos Exteriores Mangoush son "indignantes e insultantes para nosotros en el equipo de defensa". Añadió que Libia se encuentra en "una situación de debilidad ahora" y que el tipo de comentarios escuchados del ministro "aumentará la presión de Estados Unidos sobre el país para que entregue a Masud".

Una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores, que habló de forma anónima, dijo ayer a MEMO que Mangoush estaba en su despacho a pesar de la decisión del Consejo Presidencial. La fuente añadió que se espera que participe mañana en la conferencia sobre Libia organizada por los franceses en París.

La única certeza, concluyó la fuente, es que la "reacción pública negativa contra [Mangoush] actuará como "disuasión" para que ella y otros funcionarios sean cuidadosos cuando discutan temas delicados".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines