Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Francia sigue ignorando las violaciones de los derechos humanos e invierte en Egipto

Esta fotografía tomada el 6 de septiembre de 2021 muestra el logotipo de Alstom [FRANCOIS LO PRESTI/AFP vía Getty Images].

Esta semana, el fabricante francés de trenes Alstom anunció que había conseguido un contrato de 1.000 millones de dólares para modernizar la línea de metro más antigua de El Cairo.

Es la continuación de un contrato que la misma empresa firmó en 2019 para diseñar, poner en marcha y operar dos líneas de monorraíl entre la nueva capital y el este de El Cairo, y otra entre la Ciudad del 6 de Octubre y Giza, con un coste de 2.700 millones de dólares.

La noticia de la victoria de Alstom llega en el momento en que la empresa de belleza francesa L'Oreal ha dicho que se está expandiendo en el mercado egipcio y que planea invertir 50 millones de dólares en su fábrica de 10 Ramadán, una ciudad en las afueras de El Cairo.

Francia y Egipto no han ocultado que son socios económicos estratégicos. Durante una reciente visita a París, el Primer Ministro egipcio, Mostafa Madbouly, pidió a las empresas francesas que aumentaran sus inversiones en Egipto.

En mayo, el presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, se reunió con el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, y discutió las perspectivas de maximizar la inversión de Francia en Egipto.

Unas 160 empresas francesas operan en el mercado egipcio en diversos ámbitos. Según la prensa estatal egipcia, el volumen de inversión de Francia en Egipto supera los 5.800 millones de dólares y el volumen de comercio entre ambos alcanza los 3.500 millones anuales.

LEER: ¿Por qué Occidente se contradice al reaccionar ante los golpes de Al-Burhan y Al-Sisi?

En el pasado, los grupos de derechos han pedido a Francia que ponga los derechos humanos en el centro de su relación con Egipto y han acusado al presidente Emmanuel Macron de dejar de lado el estado de derecho en favor de la creación de vínculos económicos.

Los anuncios de Alstom y L'Oreal se producen en el momento en que el abogado Ahmed Helmy fue detenido en Egipto y acusado de insultar al poder judicial tras pedir pruebas sólidas para apoyar una investigación sobre su cliente, una presa política que está siendo investigada por cargos de terrorismo.

Tawqa Abdel Basser Abdullah está recluida en la prisión de mujeres de Al-Qanater, donde las reclusas se han quejado de haber sido torturadas y sometidas a abusos físicos y sexuales. En los últimos años, varios abogados de derechos humanos en Egipto han sido detenidos mientras defendían a presos políticos, contraviniendo los procedimientos de juicio justo para presos como Tawqa.

En 2019, Francia vendió a Egipto armas por valor de más de mil millones de dólares. En una declaración conjunta al año siguiente, Human Rights Watch (HRW) y otras 17 organizaciones afirmaron que "la diplomacia francesa ha consentido durante mucho tiempo, al más alto nivel, la brutal represión del presidente Sisi contra cualquier forma de disidencia."

La carta se publicó antes de una visita de Al-Sisi a Francia, pero no sirvió de mucho. Al ser confrontado sobre el tema, Macron dijo que no forzaría el tema de los derechos humanos, habiendo llamado en el pasado a Al-Sisi un amigo.

LEER: La dictadura en Egipto es más peligrosa que las emisiones de carbono

Macron también reiteró que cree que Al-Sisi es vital para la seguridad regional y que, sobre esta base, adoptar una línea más dura sería contraproducente en la lucha contra el terrorismo. "No condicionaré los asuntos de defensa y cooperación económica a estos desacuerdos sobre los derechos humanos", dijo Macron.

Mientras que Al-Sisi añadió: "No se puede presentar al Estado de Egipto, con todo lo que ha hecho por su pueblo y por la estabilidad de la región, como una dictadura".

Las cárceles de Sisi - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Entre los 65.000 presos políticos de Egipto se encuentra el palestino-egipcio Ramy Shaath, detenido en 2019 por sus vínculos con la Coalición de la Esperanza, una alianza política formada por líderes juveniles, políticos y periodistas que planeaban presentarse a las elecciones parlamentarias de 2020.

Al frente de los esfuerzos para su liberación está su esposa, Celine Lebrun Shaath, que es francesa. Aunque Macron planteó su caso en la conferencia de prensa del año pasado con Al-Sisi, Celine ha dicho que se sintió decepcionada al ver que Francia no condicionaba su asociación estratégica a los derechos humanos.

En agosto de este año, el fabricante egipcio de maquinillas de afeitar Lord International despidió a 84 trabajadores en una semana después de que participaran en una huelga por los aumentos salariales y les advirtió de que no debían realizar más protestas, lo que conllevaría medidas punitivas más duras.

Un mes antes, la Confederación Internacional del Comercio incluyó a Egipto entre los diez peores países del mundo para los trabajadores. Los sindicatos independientes de trabajadores están prohibidos y las sentadas son sofocadas antes de que hayan comenzado.

Cuando deciden invertir dinero en Egipto, empresas como L'Oreal y Alstom simplemente hacen la vista gorda a la forma en que el gobierno egipcio trata a sus trabajadores.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoHomepage SlidesOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines