Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Barcos de la muerte hacia una Europa poco acogedora

Un argelino y un palestino solicitante de asilo caminan por el bosque bajo un aguacero cerca de la orilla de una carretera mientras cruzan a Grecia desde Turquía el 13 de junio de 2021 en Lyra, Grecia [Byron Smith/Getty Images].

Se cree que al menos tres palestinos de Gaza que intentaban emigrar ilegalmente a Europa se ahogaron en el mar Egeo el pasado viernes, en una travesía desde la ciudad turca de Esmirna hasta Grecia. Ocho gazatíes, de los once que subieron a la embarcación, fueron rescatados por los guardacostas turcos, pero se anunció la desaparición de tres, según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores palestino.

En los últimos años, miles de palestinos han conseguido huir de la asediada Franja de Gaza, devastada por la guerra. Pero, con la esperanza de llegar a cualquier país europeo, no todos los migrantes gazatíes han sobrevivido al "viaje del horror".

Turquía ha sido uno de los principales países que ha acogido a los refugiados sirios
Viñeta [MonitordeOriente]

La situación económica y humanitaria en la asediada Franja de Gaza no puede ser peor, lo que empuja a muchos gazatíes a correr grandes riesgos para llegar a Europa.

Según el informe anual del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA) correspondiente a 2020, la tasa de desempleo alcanzó el 43,1% en el enclave costero. Los habitantes de Gaza tampoco tienen acceso regular a la electricidad, al agua apta para el consumo humano ni a las oportunidades económicas. Las Naciones Unidas declararon que Gaza sería un lugar inhabitable en 2020.

Israel ha desencadenado cuatro grandes ataques contra Gaza en los quince años de bloqueo: en 2008, 2012, 2014 y 2021, lo que ha empeorado aún más la situación humanitaria y deteriorado las infraestructuras públicas del enclave costero.

Mohammed Ashour, de 24 años, relató el viaje en los "barcos de la muerte" hacia Europa en una entrevista con MEMO. Mohammed consiguió llegar a Bélgica, donde pidió asilo, tras un intento fallido de migración.

Con la esperanza de una mejor calidad de vida

Ashour era estudiante universitario en la Facultad de Derecho de la Universidad de Al-Azhar en Gaza en 2015, pero se vio obligado a abandonar los estudios en 2017. "Fue inútil, ya que viví duras jornadas de trabajo en la construcción para ganar el dinero suficiente para pagar la matrícula. Sólo asistía a la universidad dos semanas al mes y trabajaba durante las otras dos".

Según Ashour, un trabajador de la construcción en Gaza trabaja de sol a sol y gana una media de 50 shekels al día (15 dólares). Doce días de duro trabajo al mes en la construcción apenas cubren los gastos de matrícula y el dinero de bolsillo de Ashour. Sin embargo, a pesar de este difícil estilo de vida, el diligente estudiante obtuvo una distinción en su primer año de universidad.

LEER: Los aliados árabes de Israel no se hacen ilusiones de que vaya a cambiar su política colonial

"Me iba bien, pero hubo un punto de inflexión en mi vida. Mi tío se graduó con una distinción en la misma facultad. Pero le contrataban a menudo como limpiador y, a veces, en el paro".

El repetido desempleo del tío de Mohammed le animó a planificar un futuro prometedor fuera de Gaza, en Europa.

"Seguí trabajando durante dos años para ahorrar suficiente dinero para mi viaje a Europa... la vida en Gaza se había vuelto desesperante", dijo Mohammed.

"Tratados como animales"

Los migrantes suelen llegar a Europa desde Turquía, desde donde toman dos rutas agotadoras: por tierra o por mar.

El punto de tránsito para la ruta terrestre suele ser Edirne, desde donde cruzan el río Evros y siguen hasta Atenas. El viaje cuesta a cada migrante 2.000 euros, que se pagan a una banda de contrabandistas. Normalmente, el jefe de la banda se reúne con un migrante potencial en Estambul y le presenta el viaje.

Los contrabandistas cobran a través de una "oficina de seguros" con sede en Estambul, donde el migrante debe depositar la suma de dinero y recibe a cambio un número de código. Si el contrabando se realiza con éxito, el migrante proporciona el código al contrabandista, que retira los 2.000 euros de la oficina.

Los agentes de los contrabandistas conducen a los migrantes, a pie, desde las fronteras griegas a través de cientos de kilómetros de bosques montañosos y nevados hasta la ciudad de Salónica y luego hasta Atenas, donde termina el viaje. Los migrantes duermen dentro de grandes bolsas de plástico, normalmente utilizadas para la basura, para protegerse de las fuertes lluvias de la noche. A veces, se quedan varados en los bosques durante días, hambrientos y excesivamente sedientos, cuando los guardias fronterizos se acercan.

En ese momento, los migrantes se dan cuenta de que están en un calvario: el ejército griego puede detenerlos y empujarlos de vuelta a las fronteras turcas o pueden morir de hambre, sed o por el clima helado de la noche. Pero todos los migrantes tienen una pequeña esperanza de llegar a su destino.

Un grupo de 40 solicitantes de asilo se dirigió, por la tarde, hacia las fronteras griegas en una pequeña camioneta en un viaje de cinco horas. Llovía mucho, pero tuvieron que continuar hasta llegar a un pueblo de la frontera. Dos agentes de los contrabandistas les guiaron desde ese punto. El jefe de la banda, llamado Abu Mohammed, no estaba presente allí. Los migrantes y refugiados son amenazados para que no digan ni una palabra sobre el proceso, en caso de que sean atrapados por los guardias fronterizos griegos. De lo contrario, serán perseguidos y asesinados.

LEER: Polonia acusa a Turquía de alimentar la crisis de los inmigrantes en Europa del Este y Central

Las tropas turcas siguieron inspeccionando la zona. Nour, una mujer siria embarazada, fue la que más sufrió por la lluvia y el viento. Permanecieron tres horas en el lugar, escondiéndose del ejército turco. Entre el grupo de migrantes había ocho mujeres, un bebé y un niño pequeño.

Continuaron su camino hasta llegar al brazo turco del río Evros. El agente trasladó a cada seis personas juntas a la otra orilla en una balsa. Había muchas posibilidades de que la barca se hundiera, ya que la corriente del río era muy rápida esa noche.

Nada más pisar los arrozales del brazo griego del río, los soldados griegos los descubrieron. Algunos se rindieron. Otros huyeron, aturdidos. Los guardias fronterizos griegos siguieron persiguiendo y golpeando violentamente a los que escaparon. Nour tuvo un aborto involuntario durante su embarazo temprano mientras estaba en marcha. Otras señoras se encargaron de amamantar a la niña que sangraba en medio de los campos.

"No podía respirar después de mucho tiempo de correr. Entonces, me escondí dentro de un arroyo de agua utilizado para el riego. Un enorme soldado griego me agarró por el cuello y me dio una brutal patada en el estómago. Vomité. El soldado me gritaba en un idioma que no entendía".

Las tropas griegas confiscaron todas sus pertenencias -teléfonos móviles, dinero y comida- y las devolvieron a Turquía en un pequeño barco. Luego, apuntaron con sus armas a los solicitantes de asilo. Uno de ellos tradujo: "Dispararán y tirarán al río a los que intenten escapar".

Los refugiados sirios y la UE [Caricatura/Arabi21]

Pero los gazatíes que inmigran son brillantes en una cosa: escapar. Escapan del conflicto, del bloqueo, de la pobreza y de los guardias fronterizos.

El grupo sufrió condiciones angustiosas durante tres días hasta que los guardias fronterizos turcos los encontraron. Para entonces, el hambre y el frío habían destrozado sus frágiles cuerpos.

"El ejército turco nos metió en un contenedor de 40 metros de largo con traficantes de drogas y delincuentes. Los hombres, las mujeres y los niños no tenían espacio para acostarse por la noche. Nos trataban como animales".

Eran como docenas de pollos llevados en una gran jaula a los mataderos de los mercados de Gaza, analizó Mohammed.

El ejército turco trasladó a los solicitantes de asilo de vuelta a Estambul, una semana después.

El primer intento de migración ya ha terminado. Ha fracasado.

Amnistía Internacional reveló, el pasado mes de junio, que los guardias fronterizos griegos torturan y maltratan a los refugiados y migrantes antes de llevar a cabo las devoluciones ilegales por tierra y por mar.

"Está claro que múltiples brazos de las autoridades griegas se coordinan estrechamente para aprehender y detener brutalmente a las personas que buscan seguridad en Grecia, sometiendo a muchas de ellas a la violencia, para luego trasladarlas a las orillas del río Evros, antes de devolverlas sumariamente a Turquía", escribió Adriana Tidona, investigadora de Migraciones para Europa de Amnistía Internacional.

El viaje del horror

Aunque más rápida, la ruta marítima a través del Mar Egeo en el Mediterráneo es más peligrosa. Los contrabandistas dicen a los migrantes que dura entre treinta y cuarenta y cinco minutos, pero la travesía de 60 kilómetros dura cuatro horas, como mínimo, si los solicitantes de asilo tienen suerte ese día. Tal vez porque los migrantes tienen que poner en serio peligro sus vidas en este viaje, el precio de este trayecto es mucho menos que la mitad de la ruta terrestre. Sólo cuesta 600 dólares.

En el mar Egeo, una balsa de 7 metros de largo se hunde si la altura de las olas alcanza los 30 centímetros. La balsa transportaba a 33 personas desde Turquía hacia Grecia. Sabían que ese día la altura de las olas del mar oscuro alcanzaba los 25 centímetros. Algunos inmigrantes dudaron. "Suban al barco o los mataré en su lugar", respondió el contrabandista.

"Por, o contra nuestra voluntad, tuvimos que subir al barco. El contrabandista no tardó en enseñar a uno de los emigrantes a montarlo y le eximió de las tasas. El grupo de 33 personas pesaba demasiado para la embarcación, así que acordamos seguir bombeando aire en ella mediante una bomba manual portátil durante todo el trayecto".

Las cosas se agravaron. El barco estaba a punto de hundirse. Todo el grupo se reunió en el centro sin razón alguna. El barco se hundió por el centro, pero los bordes delanteros y traseros subieron. El agua helada les picaba, recordándoles que todos morirían si se rendían al mar. Siguieron bombeando la balsa reacondicionada.

"La incertidumbre aumentaba a cada minuto que avanzábamos. No estábamos seguros de nada... y no sabíamos si era mejor continuar o volver a Turquía".

LEER: Palestina es un territorio ocupado, un hecho reconocido por el derecho internacional

Cuatro horas más tarde, no murieron. Estaban en las costas griegas.

Mohammed compró un pasaporte a alguien que se parecía a él. Algunos traficantes acuden a los campos de refugiados y venden pasaportes robados. Luego, se dirigió a su destino final, Bélgica.

Mohammed también subrayó que las condiciones en el campo de refugiados de Bélgica no eran menos terribles.

La Organización Internacional para las Migraciones informó de que el número de inmigrantes que llegaron a Europa en 2021 ascendió a 121.932, y 1.559 están desaparecidos, hasta el 8 de noviembre de 2021, frente a los 99.475 de 2020 y los 128.472 de 2019.

El flujo de inmigrantes hacia Europa no muestra signos de desaceleración y los procedimientos de los países europeos para frenar el número de solicitantes de asilo, es ampliamente aceptado que el continente se ha vuelto inhóspito hacia los recién llegados. La búsqueda de asilo lleva aproximadamente tres años de torturas, malos tratos y peligros que amenazan la vida, hasta que el caso final es aceptado o rechazado. No hay ninguna garantía de que se conceda asilo a un inmigrante en ninguno de los países europeos, por muy grandes riesgos que haya corrido.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUnión Europea

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines