Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las fuerzas civiles de Sudán son las que han perdido su revolución

El pueblo sudanés escenifica una manifestación exigiendo el fin de la intervención militar y el traspaso de la administración a los civiles en Jartum, Sudán, el 30 de octubre de 2021 [Mahmoud Hjaj/Anadolu Agency].

Las contrarrevoluciones siguen librando su feroz guerra contra las revoluciones de los pueblos árabes. Después de enterrar las revoluciones en Siria, Libia y Yemen, marcharon hacia el norte, hacia Túnez, la cuna de las revoluciones de la Primavera Árabe, para hacer de la cuna de la Primavera Árabe su cementerio, donde quedaría olvidada. Ahora ha llegado al sur, a Sudán, para eliminar la esperanza que queda en los corazones de los pueblos árabes en sus revoluciones, para que no vuelvan a rebelarse contra sus gobernantes.

Sin embargo, ¿la culpa recae únicamente en la contrarrevolución, que se gestiona desde Abu Dhabi con la ayuda del Mossad, o los líderes de las revoluciones árabes y los que se llaman élites comparten esa culpa y contribuyen, aunque sea involuntariamente, a enterrar su revolución?

Sin duda, ellos también son responsables de la pérdida de sus revoluciones. Más bien, tienen la mayor responsabilidad y, hoy, me centro en los últimos fracasos de las revoluciones árabes, Sudán, y el reciente golpe de Abdel Fattah Al-Burhan, contra las fuerzas civiles que se aliaron con él tras la revolución del pueblo sudanés en enero de 2019 contra el tirano Hassan Omar Al-Bashir y su régimen dictatorial que gobernó durante 30 años. La revolución fue liderada, en su momento, por las fuerzas de Libertad y Cambio, que es un componente político formado por profesionales y una fuerte alianza de consenso nacional y la unión de la oposición, pero los comunistas y la izquierda, en general, se hicieron con el control de la misma, y redujeron la revolución a ellos. Hablaron en su nombre, considerándose a sí mismos como los que tienen las voces resonantes, pero los bienes que promueven son obsoletos.

LEER: El general Abdel Al-Burhan se nombra a sí mismo presidente del Consejo Soberano de Sudán

Sin embargo, son arrogantes y viven en torres de marfil, encumbrándose sobre el pueblo que, según ellos, debe someterse a ellos y ser gobernado por ellos, aunque sea por la fuerza. Creen que esto no puede ocurrir sin aliarse con el ejército, por lo que se apresuraron a acudir a él para estar bajo su paraguas y obtener su protección, en lugar de hacerlo bajo el paraguas del pueblo, al que desprecian y degradan, al no creer en referirse a su voluntad en elecciones libres y justas. Esto se debe a que son conscientes de su tamaño real en las calles sudanesas y, por lo tanto, no ganarán a través de las urnas y no lograrán su sueño de gobernar Sudán. Así, sus deseos se alinean con los del ejército, que derrocó a su líder y comandante principal para extinguir la revolución popular que casi los derroca a todos.

Los partidarios de la revolución esperaban desarraigar completamente a los militares del terreno de la política y exigir un gobierno puramente civil, pero los comunistas obstaculizaron este camino, se escudaron en los militares y aceptaron compartir el poder con ellos. Se justificaron a sí mismos y a los numerosos partidarios de la revolución que los comunistas montaron y robaron la revolución a sus partidarios, diciendo que se trata de un período de transición para la estabilidad del país, después del cual volverá la vida política plena y la democracia. Es irónico que cuando el Consejo Militar, cuyos generales, encabezados por Abdul-Fattah Al-Burhan, fingieron que eran partidarios y protectores de la revolución, anunciaron que el período de transición duraría un año en un intento de cortejar y tranquilizar al pueblo, temieron por ellos mismos y luego exigieron que se ampliara a dos años. Luego pidieron que se ampliara a cuatro años, y consiguieron lo que querían.

Los militares de Sudán toman el poder y detienen al primer ministro, Abdalla Hamdok - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Los comunistas utilizaron la revolución como escalera para alcanzar el poder, y su primera y última preocupación fue vengarse de sus oponentes políticos, concretamente del movimiento islamista que había gobernado el país desde la revolución de Al-Turabi en 1989, que también fue entregado a los militares (Al-Bashir y sus ayudantes militares). Por ello, encarcelaron a sus oponentes, confiscaron su dinero, los despidieron de sus puestos de trabajo y crearon unos infames comités conocidos como de "destitución de poderes", cuya misión es destituir a los funcionarios que fueron nombrados durante el gobierno de Al-Bashir de las instituciones estatales y de importantes instalaciones vitales, para sustituirlos por sus propios partidarios.

El componente civil se preocupó por ajustar sus cuentas con sus oponentes islamistas y se desvió de la identidad musulmana de la nación sudanesa. Cambió los planes de estudio para adaptarlos a sus creencias y al marxismo, suprimió todo lo relativo a la identidad islámica, reprimió las mezquitas, cerró las escuelas coránicas y los centros de ayuda islámicos que ayudan a los musulmanes necesitados, en Sudán y en otros países islámicos afligidos, etc. Es como si el objetivo de su revolución fuera vengarse de la corriente islámica, que llegó al extremo de ser abiertamente hostil al propio Islam, y no deshacerse de la dictadura tiránica y establecer una vida política sana en la que el ciudadano sudanés goce de libertad, dignidad humana y justicia social. Esto es lo que pretenden las masas revolucionarias que salieron a la calle. En lugar de resolver las crisis económicas y luchar contra la corrupción, arrastraron al país a nuevas crisis económicas, mientras que la corrupción se hizo más rampante en los últimos dos años, durante los cuales el Consejo Militar participó en el gobierno.

El Consejo Militar, encabezado por Al-Burhan, se aprovechó de esta adolescencia política y del feroz espíritu de venganza que había en las fuerzas civiles y dejó que abusaran de los islamistas y los golpearan hasta la muerte sin ningún tipo de rechazo u objeción. Esto tenía como objetivo debilitar a todo el componente civil del país y hacer que el pueblo se hartara de ellos, sobre todo por la escalada de su crisis vital, en la que los militares jugaban un papel oculto entre bastidores. Querían que las masas salieran a la calle en manifestaciones airadas para que la salvación estuviera en manos de los militares y el salvador fuera Abdul Fattah Al-Burhan. Esto ocurre en el momento en que estableció los pilares de su gobierno en los últimos dos años y solidificó sus relaciones con los países de la región que apoyan el gobierno de los militares. También recibió la bendición de Abu Dhabi y el pleno apoyo de Israel, ya que ha habido noticias de que una delegación de altos oficiales del ejército sudanés visitó Israel dos semanas antes del golpe y recibió el visto bueno de Israel. Así lo confirman los informes de la agencia israelí Walla!, según los cuales la administración del presidente estadounidense Joe Biden aprovecharía sus distinguidas relaciones con el general Al-Burhan para devolver a Hamdok y su ministerio y liberar a los detenidos.

¡Es realmente lamentable y vergonzoso que el ejército sudanés, el país de los "tres no": no a la paz con Israel, no al reconocimiento de Israel, no a las negociaciones con Israel, como se anunció en la cumbre de la Liga Árabe en Jartum en 1967, sea el amigo, el aliado y el cerebro del gobierno militar!

Cabe señalar que todos los gobiernos occidentales condenaron el golpe militar, excepto Israel, que no siguió sus pasos, dando así la impresión de que sus dirigentes apoyaron el golpe de Al-Burhan.

LEER: ¿Por qué Occidente se contradice al reaccionar ante los golpes de Al-Burhan y Al-Sisi?

Mientras los comunistas estaban despreocupados y sumidos en la euforia por su victoria sobre los islamistas, Al-Burhan les dio un golpe de estado. Declaró el estado de emergencia en el país, disolvió el Consejo de Soberanía, detuvo al Primer Ministro y a un gran número de ministros afines a ellos, y derrocó a su fiscal general, al que nombraron para vengarse de sus oponentes. También puso en libertad al máximo responsable del anterior gobierno, Ibrahim Ghandour, y disolvió su comité de represalias, conocido como comité de destitución. Pensaron tontamente que tenían en sus manos el documento constitucional que les da derecho a destituir a Al-Burhan.

En su primera declaración a la agencia de noticias rusa Sputnik, Abdel-Fattah Al-Burhan describió las medidas adoptadas por las fuerzas armadas sudanesas y las decisiones que tomó como "una corrección del rumbo y del proceso de transición". Negó que se tratara de un golpe de estado, ya que todos los militares nunca ven el tanque que les llevó al poder como un golpe de estado, sino que el tanque les llevó a salvar al país y al pueblo. También mencionó a la misma agencia de noticias que el gobierno de Abdullah Hamdok era incapaz de hacer frente a las crisis del país.

Los militares sudaneses aceptaron a regañadientes la participación de los civiles en el gobierno, hasta que la revolución se vació de contenido y sus brasas se apagaron después de haber casi quemado a los militares. Esperaron a que pasara la tormenta y entonces volvieron a tomar el poder por su cuenta. A los militares no les gusta tener un socio en el gobierno. ¿Los comunistas no lo sabían o estaban cegados por la codicia, el oportunismo, la estupidez y el odio contra los islamistas?

Fueron una catástrofe para el pueblo sudanés, que perdió su gran revolución.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines