Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Bill Gates debería saberlo: Israel arrasa con el medio ambiente en Palestina

Bill Gates asiste a la sesión de la Cumbre de Líderes Mundiales "Acelerar la innovación y el despliegue de las tecnologías limpias" en el tercer día de la COP26 el 2 de noviembre de 2021 en Glasgow, Escocia. [Jeff J Mitchell - Pool/Getty Images]

Quienes no estén familiarizados con el modo en que Israel, en particular con su ocupación militar de Palestina, está dañando de forma activa e irreversible el medio ambiente, podrían llegar a la conclusión errónea de que Tel Aviv está a la vanguardia de la lucha mundial contra el cambio climático. La realidad es exactamente lo contrario.

En su discurso en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP26- en Glasgow, el primer ministro derechista Naftali Bennett impulsó la marca israelí de "innovación e ingenio" para "promover la energía limpia y reducir los gases de efecto invernadero". Israel utiliza esta marca particular para venderlo todo, ya sea promocionándose como el salvador de África; ayudando a los gobiernos a interceptar a los refugiados que huyen de la violencia y la guerra; impulsando armas mortales en el mercado global; o, como hizo Bennett en Escocia, supuestamente salvando el planeta.

Antes de descartar la retórica de Bennett como palabras vacías, debemos recordar que algunas personas realmente se creen esta propaganda israelí. Uno de ellos es el multimillonario estadounidense Bill Gates.

Al día siguiente del discurso de Bennett, Gates se reunió con el primer ministro israelí al margen de la COP26 para hablar de la creación de un "grupo de trabajo" para estudiar la posible cooperación "entre el Estado de Israel y la Fundación Gates en el ámbito de la innovación sobre el cambio climático", informó el Times of Israel. Según el periódico, Gates, que había afirmado en su reunión con Bennett que sólo la innovación puede resolver el problema del cambio climático, comentó: "Eso es realmente lo que caracteriza a Israel".

Sin embargo, la obsesión del multimillonario de Microsoft por la "innovación" podría haberle impedido abordar otras cosas por las que también es "conocido" Israel: ser el principal violador de los derechos humanos del mundo, por ejemplo, cuyo horrible historial de apartheid racista y violencia es conocido por todos los Estados miembros de las Naciones Unidas.

LEER: ¿Por qué la Liga Árabe condena los esfuerzos de Turquía en Libia y guarda silencio sobre Israel?

Otra cosa de la que quizás Gates no sea consciente es de la destrucción sistemática y deliberada del entorno palestino por parte de Israel, resultado de su ocupación de Palestina y del insaciable apetito de Tel Aviv por la superioridad militar y la constante "innovación" en términos de armas y municiones. Cada acto que se lleva a cabo para afianzar la ocupación militar consolida el control colonial de Israel y la expansión de los asentamientos judíos ilegales, todo lo cual tiene un impacto directo en el entorno palestino.

No pasa un solo día sin que un árbol o huerto palestino sea incendiado o cortado por un israelí. "Limpiar" el entorno palestino es, y siempre ha sido, el requisito previo para construir o ampliar los asentamientos judíos. Para que estas colonias se construyan, hay que "eliminar" innumerables árboles, junto con los palestinos que los han plantado, cultivado y cosechado durante siglos.

A lo largo de los años, millones de olivos y árboles frutales palestinos han sido arrancados en la constante demanda de Israel de más tierras. La erosión del suelo resultante en muchas partes de la Palestina ocupada dice mucho de este horrendo ecocidio.

Un hombre es visto llevando y sosteniendo una bandera palestina fuera de la Cumbre COP26 el 2 de noviembre de 2021 en Glasgow, Reino Unido. [Peter Summers/Getty Images]

Pero la cosa no acaba ahí. Para que existan cientos de asentamientos judíos ilegales que albergan a más de 600.000 colonos, el medio ambiente palestino paga un alto precio a diario. Según la minuciosa investigación de Ahmed Abofou, investigador jurídico independiente del grupo de derechos Al-Haq, los asentamientos ilegales israelíes "generan alrededor de 145.000 toneladas diarias de residuos domésticos." De hecho, "solo en 2016, se bombeó alrededor de 83 millones de metros cúbicos de aguas residuales en toda Cisjordania."

Además, Israel tiene un control casi total del agua palestina. Depende de los acuíferos de la Cisjordania ocupada para satisfacer sus necesidades de agua, mientras niega a los palestinos el acceso a sus propios recursos hídricos naturales.

Según Amnistía Internacional, un israelí medio recibe 300 litros de agua al día, mientras que un palestino sólo recibe 73 litros. El problema se acentúa cuando se tiene en cuenta también el uso de agua de los colonos judíos ilegales. El colono medio utiliza hasta 800 litros al día, mientras que a comunidades palestinas enteras se les puede negar una gota de agua durante días y semanas, a menudo como forma de castigo colectivo.

El problema no es sólo el robo descarado, la denegación de acceso o la distribución desigual de los recursos hídricos. También se trata de la falta de agua potable limpia y segura, una cuestión que han puesto de relieve los grupos internacionales de derechos humanos durante muchos años.

El resultado de estas políticas injustas ha obligado a muchos palestinos a "comprar agua traída en camiones" a precios "que van de 4 a 10 dólares por metro cúbico", informó Amnistía. La organización de derechos humanos destacó que, para las comunidades palestinas más pobres, "los gastos de agua pueden suponer, en ocasiones, la mitad de los ingresos mensuales de una familia".

LEER: Palestina es un territorio ocupado, un hecho reconocido por el derecho internacional

Por muy mal que suene la situación, la situación de la asediada Franja de Gaza es mucho peor que la de la ocupada Cisjordania. El diminuto y superpoblado territorio es un ejemplo de la crueldad israelí. A los dos millones de palestinos que viven en Gaza se les niegan los derechos humanos más básicos, por no hablar de la libertad de movimiento.

Desde que comenzó el bloqueo militar israelí sobre Gaza en 2007, el entorno de la región costera se ha deteriorado de forma constante. Con un acceso restringido al suministro de electricidad y plantas de alcantarillado bombardeadas, los palestinos de Gaza se ven obligados a verter las aguas residuales sin tratar en el mar. Además, el principal acuífero de Gaza está ahora tan contaminado que el 97% del agua disponible no es potable, según informes de la ONU.

Esto es sólo la punta del iceberg. Desde la destrucción de los pozos palestinos hasta el envenenamiento de los árboles; y desde la demolición de ecosistemas enteros para hacer espacio para el muro del apartheid de Israel, hasta el uso de uranio empobrecido en sus diversas ofensivas militares contra Gaza, Israel ha estado en una misión implacable para destruir el medio ambiente de Palestina en todas sus manifestaciones.

En realidad, Sr. Gates, esto es lo que hace que Israel sea "conocido" por cualquiera que se preocupe de prestar atención. Permitir que Bennett presente a su país como un potencial salvador de la humanidad, a la vez que legitima a Israel con inversiones masivas en "innovación", caracteriza erróneamente -de hecho, invalida- toda la campaña mundial para comprender realmente la naturaleza del problema climático que nos ocupa.

Quienes están dañando el planeta no tienen derecho a afirmar que lo están salvando. Tal y como están las cosas, Israel es el enemigo del medio ambiente que arrasa voluntariamente. Esto es realmente por lo que debería ser "conocido".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines