Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los académicos iraníes recuerdan al poeta y filósofo Sir Muhammad Iqbal

Sir Mohammad Iqbal [Academia Iqbal Pakistán/Wikipedia]

En Markaz Tabadol Kitaab, una popular tienda de libros usados situada en la concurrida calle Vali Asr, en el centro de Teherán, hay una gran sección repleta de obras persas de Sir Mohammad Iqbal, conocido cariñosamente en Irán como "Iqbal Lahori".

Iqbal, firme defensor del renacimiento político y espiritual de la civilización islámica en todo el mundo, nunca visitó Irán. Pero sus huellas se encuentran en todas partes: en los libros de texto, en las tesis universitarias, en los clubes de poesía, en los institutos de investigación, en los grupos de reflexión política e incluso en las calles.

Incluso el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, ha escrito un libro sobre él.

Un vendedor de una destacada librería de Teherán dijo a la Agencia Anadolu que las obras de Iqbal y los libros sobre él siguen teniendo una gran demanda entre los estudiantes universitarios.

Es uno de los pocos nombres ilustres del sur de Asia que tienen calles con su nombre en la capital iraní; otros son Mohammad Ali Jinnah y Mahatma Gandhi, los iconos del movimiento anticolonial en la India británica indivisa.

Arash Saberi, un investigador que ha trabajado extensamente en las obras persas de Iqbal, dijo que éste modeló su poesía según el estilo adoptado por el legendario poeta persa Jalaluddin Rumi.

LEER: Un alto general iraní visitará Irak mientras Sadr se prepara para formar gobierno

"Rumi, al ser una de las mayores inspiraciones espirituales de Iqbal, desempeñó un papel fundamental en su transformación de poeta urdu a persa", declaró a la Agencia Anadolu, añadiendo que unos 7.000 de los 12.000 versos de su poesía están en lengua persa.

Saberi dijo que Iqbal estaba "fascinado" por Irán y su civilización y cultura, lo que se "refleja en muchas de sus obras" como Zabur e Ajam, un libro de poesía filosófica en persa publicado en 1927, y Maqaalat e Iqbal, una antología de sus escritos publicada en 1963.

Curiosamente, la tesis doctoral que Iqbal presentó en la Universidad de Múnich versaba sobre el pensamiento filosófico persa.

En su libro "Asraar e Khudi" (Secretos del yo), publicado en 1915, Iqbal alabó la belleza y la nobleza de la lengua persa.

Un lugar único en la literatura persa

Ali Dehgahi, director general de la Organización de Cultura y Relaciones Islámicas -un organismo cultural de alto nivel afiliado al gobierno de Irán- dijo que Iqbal ocupa un lugar único en el ámbito de la literatura persa.

En declaraciones a la Agencia Anadolu, Dehgahi describió a Iqbal como "el último de la generación estelar de poetas persas del subcontinente", después de Bidel Dehlavi, Amir Khosrow y Mirza Asadullah Ghalib.

"Pero el arte de Iqbal no se limitó a la poesía y la literatura persas. Fue un pensador social y un reformista que buscó la reforma de las sociedades orientales y de los países islámicos, y esta preocupación se reflejó también en sus obras literarias", afirmó, distinguiendo a Iqbal de otros célebres poetas persas.

Sobre su popularidad en Irán, Dehgahi dijo que tiene que ver con "su gran amor y afecto por Irán", así como con sus inestimables obras persas.

"Un breve estudio de su vida y pensamientos muestra que el Sagrado Corán y las obras de místicos y gigantes literarios persas como Hafez, Sanai y, en particular, Rumi, influyeron enormemente en la formación de sus pensamientos e ideas", dijo Dehgahi, que anteriormente dirigió la Casa Cultural de Irán en Nueva Delhi.

LEER: Irán advierte que EE.UU. debe garantizar que no se retirará del acuerdo nuclear

Mohammad Akhgari, un destacado experto en la obra persa de Iqbal y profesor de la Universidad de Teherán, dijo que Iqbal es "uno de los poetas persas más queridos" cuya poesía se ha hecho un hueco en los libros de texto educativos de Irán por su exquisita riqueza.

Dijo que Lahore, la ciudad de adopción de Iqbal, tenía la reputación de ser "uno de los centros activos de la literatura persa" y produjo muchos poetas legendarios como Ali ibn Othman Jalabi, cuyo libro "Kashf al Mahjoub" fue el primer libro de prosa mística en lengua persa hasta que Iqbal irrumpió en escena.

La visita de Iqbal a Irán no se cumplió

Otra cosa que distingue a Iqbal de otros notables poetas persas de su tiempo fue su réplica al Diwan del Oeste-Oriente del poeta alemán Goethe, señaló Akhgari, y añadió que "ningún otro poeta en lengua persa pudo hacer lo que hizo Iqbal".

Uno de los deseos de Iqbal que quedó sin cumplir fue el de visitar Irán, país inmortalizado por su poesía persa.

El "Poeta de Oriente", como se le llama, recibió poco aprecio de los gobernantes de la época en Irán, la dinastía Pahlavi, ya que había ganado una inmensa popularidad en los círculos académicos del país.

Sin embargo, se dice que el gobernante iraní, Reza Shah Pahlavi, invitó al popular poeta bengalí, Rabindranath Tagore, a Teherán a principios de la década de 1930, pero nunca se envió tal invitación a Iqbal.

Qadir Hassani Asraar, investigador de la literatura persa, lamenta que el gran filósofo-poeta nunca pudiera visitar Irán.

"Alguien que fue alabado por gente como Murtaza Mutahhiri e idolatrado por gente como el sociólogo Ali Shariati, merecía un honor estatal por su contribución sin parangón a la lengua persa", dijo.

En 1952, años después de la muerte del poeta, el entonces Primer Ministro iraní, Mohammad Mosadeq, felicitó póstumamente a Iqbal en una emisión de radio, alabando su contribución a la literatura persa y su lucha contra el imperialismo británico en la India.

"En los años siguientes, sus obras en persa empezaron a publicarse en Irán, y el resto, como se dice, es historia", dijo Asraar.

Categorías
IránNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines