Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Tribunal Supremo de EE.UU. examina el caso de la vigilancia del FBI a musulmanes

El sello del F.B.I. cuelga en la Sala de la Bandera en la sede de la oficina el 9 de marzo de 2007 en Washington, DC. [Chip Somodevilla/Getty Images]

El Tribunal Supremo de EE.UU. escuchó ayer los argumentos de un posible caso sin precedentes presentado por tres hombres musulmanes de California. Los tres acusan al FBI de haberles vigilado ilegalmente tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, lo que, según ellos, constituye una violación de sus derechos constitucionales.

En respuesta a la acusación, el FBI ha invocado la doctrina del privilegio del secreto de estado que permite al gobierno retener información clasificada que podría amenazar la seguridad nacional. El tribunal, informó Reuters, se mostró reacio a rechazar el intento de la agencia de bloquear la demanda de derechos civiles, tras haber escuchado alrededor de dos horas de argumentos en la apelación del FBI contra la decisión de un tribunal inferior de 2019 que revocó la desestimación del caso por parte de un tribunal de distrito, en la que el gobierno federal se basó en el argumento del "secreto de Estado". El Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos en San Francisco anuló el fallo, aplicando la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, que requiere que los tribunales revisen las pruebas en una audiencia privada para determinar si alguna de ellas podría ser utilizada en el caso.

LEER: Palestina denuncia la negativa israelí a reabrir el consulado de Estados Unidos en Jerusalén

El principal demandante es el sheikh Yassir Fazaga, que ejercía de imán en la Fundación Islámica del Condado de Orange. Junto con otros dos musulmanes que asistían regularmente al Centro Islámico de Irvine, afirma que un informante encubierto del FBI se infiltró en la mezquita en 2006 y comenzó a recopilar información durante más de un año; la mayoría de sus interacciones con los miembros de la comunidad fueron grabadas mediante dispositivos ocultos. El informante del FBI fue finalmente denunciado por la comunidad musulmana después de que empezara a preguntar a la gente sobre la "yihad violenta".

Algunos magistrados se mostraron escépticos ante la decisión del tribunal de apelación. "Este tipo de información, dependiendo de lo que sea, no es el tipo de información que quieres que flote, incluso en la Casa Blanca", dijo el juez conservador Brett Kavanaugh.

Sin embargo, un jurista más liberal, el juez Stephen Breyer, cree que sería prematuro desestimar las demandas sin que el juez de primera instancia tenga la oportunidad de revisar adecuadamente ciertos documentos relacionados con el caso. "Mi opinión es que debería haber una forma de examinar la información... y decidir qué hacer", dijo.

Ahilan Arunlanathan, profesor de derecho de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), argumentó en nombre de los demandantes. Afirmó que el FBI no puede utilizar información secreta para desestimar la demanda y dijo a los jueces que debería permitirse que la vista siguiera adelante, incluso si la información se retuviera en audiencia pública.

Se espera que el Tribunal Supremo dicte sentencia a finales de junio del año que viene.

Categorías
NoticiasOriente MedioUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines