Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Cuando se trata del cambio climático, Oriente Medio se encuentra en un aprieto

Delegados asisten a la Cumbre del Clima de la ONU COP26 en Glasgow el 3 de noviembre de 2021. [DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP vía Getty Images]

En la cumbre climática COP26 de Glasgow han saltado las alarmas sobre el peligroso destino del planeta. La amenaza de un escenario "catastrófico" se hizo eco en los discursos de los líderes mundiales participantes, advirtiendo de la "amenaza existencial para la existencia humana". El mensaje no puede ser más claro y descarnado: "Estamos cavando nuestra tumba" si la vida continúa con normalidad por nuestra incapacidad combinada para reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

Para evitar que el planeta se deslice hacia el olvido, limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados por encima de la época preindustrial es un objetivo clave, al igual que el compromiso de alcanzar las emisiones netas de carbono, el Santo Grial, por así decirlo, para evitar el desastre ecológico. Dependiendo de la simulación climática que se utilice, la temperatura media de nuestro planeta podría aumentar entre 1,1 y 5,4 grados para finales de siglo.

Para la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA), podría ser la hora del apocalipsis si las temperaturas aumentan como se prevé. La región se está calentando el doble de rápido que el resto del mundo. Las recientes olas de calor nos han dado una idea de lo que podemos esperar, ya que varios países han batido récords de temperatura. Kuwait, por ejemplo, registró una temperatura de 53,6 grados centígrados en 2016. Un año después, Irán registró la temperatura oficial más alta de la región, con 54 grados. Se cree que para finales de siglo, si las predicciones más funestas se cumplen, La Meca podría no ser habitable, poniendo en riesgo la peregrinación obligatoria de los musulmanes al Hajj.

Jos Lelieveld, experto en el clima de Oriente Medio y el Mediterráneo en el Instituto Max Planck, ha afirmado que Oriente Medio ha superado a la Unión Europea en emisiones de gases de efecto invernadero, a pesar de estar "especialmente afectada" por el cambio climático. "En varias ciudades de Oriente Medio, las temperaturas se han disparado por encima de los 50 grados", explicó. "Si nada cambia, las ciudades pueden experimentar temperaturas de 60 grados centígrados en el futuro, lo que será peligroso para quienes no tengan acceso al aire acondicionado".

Las nefastas consecuencias del cambio climático en Oriente Medio son una importante fuente de conflictos. Aunque se ha debatido y puesto en duda, la conexión entre el cambio climático y las revoluciones de la Primavera Árabe ha sido citada a menudo por analistas y líderes mundiales como una advertencia. El cambio climático se considera un "multiplicador de amenazas" para la inestabilidad en las próximas décadas. Se cree que el cambio climático inducido por el hombre fue un factor que contribuyó a la guerra civil siria. Al parecer, la extrema sequía previa al estallido del conflicto fue la causa de la migración a gran escala antes de que se desataran las hostilidades, lo que a su vez exacerbó las tensiones socioeconómicas que apuntalaron el descenso de Siria hacia el derramamiento de sangre.

LEER: ¿Por qué Occidente se contradice al reaccionar ante los golpes de Al-Burhan y Al-Sisi?

Lo que no se discute, sin embargo, es el hecho de que la región se encuentra en un aprieto a la hora de enfrentarse a lo que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha calificado de "amenaza existencial". Cumplir el objetivo de 1,5 grados y llegar a la emisión neta de carbono es, sin duda, mucho más complicado para Oriente Medio que para cualquier otra región. Sólo puede lograrse mediante una drástica reducción del consumo mundial de petróleo, una perspectiva que no interesa a los países que dependen en gran medida de la venta de combustibles fósiles. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha calculado exactamente cuánto.

Para alcanzar las emisiones netas cero en 2050, la demanda de petróleo tendrá que bajar de 88 millones de barriles diarios (mb/d) en 2020, a 72 mb/d en 2030 y a 24 mb/d en 2050. Esta fuerte caída representa un descenso de casi el 75% entre 2020 y 2050, un descenso lo suficientemente pronunciado como para que los países dependientes del petróleo se vean obligados a cumplir cualquier compromiso climático que hagan. Los Estados petroleros del Golfo siguen dependiendo en gran medida de las exportaciones de petróleo y gas, que representan más del 70% de las exportaciones totales. En los mismos países fuertemente dependientes del petróleo, el 70% de los ingresos totales del gobierno también provienen de la venta de combustibles fósiles. En el caso de Arabia Saudí, el mayor exportador de petróleo del mundo, la cifra es del 75%. Por tanto, dada su dependencia del petróleo, no es de extrañar que Riad se burle de las conclusiones de la AIE diciendo que vive en "La-La land". No obstante, el Reino del Golfo se ha comprometido a alcanzar las emisiones netas de carbono cero en 2060. Los EAU, por su parte, han dicho que alcanzarán este objetivo una década antes.

El ministro de Asuntos Exteriores de los EAU, Abdullah bin Zayed Al Nahyan (4L), asiste a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26 en Glasgow, Escocia, el 2 de noviembre de 2021. [ADRIAN DENNIS/AFP vía Getty Images]

Sin embargo, la promesa de alcanzar un objetivo a cuatro décadas vista cuenta muy poco sin un plan. Los detalles sobre cómo alcanzar este objetivo siguen siendo imprecisos. Se dice que Arabia Saudí, China, India, Rusia y Australia han presentado nuevos planes débiles o ninguno para reducir las emisiones de carbono en esta década.

Para poner en duda el compromiso de Riad, una enorme filtración de documentos vista por BBC News muestra cómo el gobierno ha estado presionando, junto con otros países, para que se modifique un informe científico crucial sobre cómo abordar el cambio climático. La filtración revela que los países están presionando para que se modifiquen las recomendaciones de acción de la ONU días antes de que se les pida en la cumbre COP26 que asuman compromisos significativos para frenar el cambio climático y mantener el calentamiento global en 1,5 grados.

Es bien sabido que las promesas hechas para alcanzar las emisiones netas cero pueden ser fácilmente abusadas. En lugar de que los gobiernos o las empresas cumplan sus promesas de dejar de emitir dióxido de carbono por completo, suelen decir que reducirán las emisiones de combustibles fósiles de sus propias fábricas, hogares y automóviles en la medida en que puedan, y luego compensarán lo que no puedan eliminar, por ejemplo, plantando árboles o utilizando tecnología para extraer el carbono del aire. Se trata de una técnica que se dice muy dudosa, pero que, sin embargo, es muy utilizada por las economías hambrientas de petróleo a la hora de hacer previsiones.

Al comentar el aprieto en el que se encuentran los Estados petroleros, Jim Krane, analista de investigación energética del Instituto Baker de la Universidad de Rice, en Houston, señaló los intereses contrapuestos de los gobernantes autoritarios y del pueblo. "Es un asunto realmente difícil porque los intereses de las élites gobernantes son contrarios a los intereses de los ciudadanos", señaló. "Las élites gobernantes dependen de las rentas del petróleo para la supervivencia de sus regímenes. Necesitan que el negocio del petróleo siga vivo para mantenerse en el poder. Su sistema se basa en la continuidad de la renta petrolera, pero en última instancia, los intereses de los ciudadanos a largo plazo son con un clima habitable".

La observación de Krane llega al corazón de gran parte del debate sobre el cambio climático. Arreglar los problemas globales siempre choca con los intereses de quienes se benefician de preservar el statu quo. Los gobiernos corruptos no suelen estar interesados en resolver los problemas globales a menos que haya fuertes incentivos para que cambien su comportamiento. Esto es cierto para muchos problemas globales, como la desigualdad. Aunque se sabe que una solución es imponer un impuesto global sobre el capital, es probable que esa política fracase porque los tipos impositivos elevados de un país pueden ser rebajados por un país competidor.

Este problema básico es doblemente cierto cuando se trata de abordar la cuestión del cambio climático en Oriente Medio. Los regímenes autocráticos de la región se han vuelto totalmente dependientes de la petroeconomía para su legitimidad y supervivencia. Creer que es posible abordar un problema tan grande como el cambio climático sin una reforma política en la región MENA es una ilusión. Sólo las sociedades libres y abiertas toman decisiones en interés del pueblo. Los regímenes autoritarios que sólo buscan su supervivencia no tienen ningún incentivo para permitir el tipo de innovación y libertad que se requiere para abordar de manera significativa un problema tan serio como la supervivencia de nuestra especie.

LEER: El enviado de Israel a la ONU no puede soportar la verdad sobre los abusos de derechos humanos

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOrganizaciones InternacionalesOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines