Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué Occidente se contradice al reaccionar ante los golpes de Al-Burhan y Al-Sisi?

Manifestantes sudaneses se reúnen durante una manifestación contra la visita del presidente egipcio a la capital, Jartum, el 6 de marzo de 2021 [ASHRAF SHAZLY/AFP via Getty Images].

Existe una clara contradicción entre la forma en que Occidente en general, y Estados Unidos en particular, ha respondido al golpe de Estado en Sudán dirigido por Abdel Fattah Al-Burhan, y el golpe de Estado de 2013 en Egipto dirigido por Abdel Fattah Al-Sisi. Algunos analistas sugieren una serie de razones para ello, como el hecho de que Sudán haya normalizado sus relaciones con Israel y haya cumplido las condiciones para reanudarlas con Washington, mientras que se temía por el Estado de ocupación colonial dado el apoyo a Palestina y a su pueblo por parte de Egipto bajo el presidente democráticamente elegido Mohamed Morsi, que fue destituido por Al-Sisi.

La era Sisi - Caricatura [Carlos Latuff/MonitordeOriente]

"¿Cuál es el secreto que hace que Estados Unidos y los países occidentales apoyen el golpe de Estado de Abdel Fattah Al-Sisi en Egipto y pasen por alto todos sus crímenes, prisiones y detenciones, mientras que se oponen firmemente al golpe de Estado de Abdel Fattah en Sudán y exigen la liberación de los civiles y su regreso al poder?", se preguntó el periodista Ahmed Mansour en Twitter.

Según Sameh Rashid, investigador de asuntos árabes y africanos en el Centro Al-Ahram, la posición de Occidente y Estados Unidos sobre Sudán puede calificarse de pragmática. Siempre se han mantenido los intereses y los parámetros, como la normalización con Israel o el compromiso de apoyarlo, que es lo que realmente ocurrió tras la revolución de Sudán.

Según declaró a Arabi21, lo más importante es restablecer rápidamente las relaciones con Estados Unidos. En este sentido, no había ningún problema en que el componente civil del Consejo de Transición sudanés participara en el poder, por lo que debería haberse mantenido. Esto no significa excluir a los militares, sino presionar a Al-Burhan para que vuelva a la asociación, quizás con nuevos términos y condiciones.

Rashid también señaló que hay una diferencia entre 2013 y ahora en cuanto a tiempos y equilibrios en la región, y el componente civil revolucionario en Sudán respondió rápidamente a la normalización con Israel. Morsi, sin embargo, adoptó un punto de vista diferente, especialmente sobre la agresión israelí contra Gaza, y anunció en más de una ocasión que su objetivo era que Egipto fuera autosuficiente en alimentos, medicinas y armas. También se movilizó el movimiento islámico en la conferencia sobre Siria en el estadio de El Cairo, cuando Morsi cortó los lazos con el régimen de Bashar Al-Assad.

LEER: Las palabras sin acción desenmascaran el papel de Occidente en la expansión de los asentamientos ilegales de Israel

Estas posiciones, explicó Rashid, no tranquilizaron a Occidente y fueron motivo suficiente para no apoyar a Morsi. Se creía entonces que Al-Sisi sería más realista y evitaría los errores de los Hermanos Musulmanes, que fueron la causa de la ira interna contra Morsi también.

El experto en relaciones internacionales Abu Al-Khair señaló que existía un claro apoyo israelí al entonces ministro de Defensa Al-Sisi antes del golpe por su postura ante la ofensiva militar de Israel contra Gaza, así como por sus relaciones con el Departamento de Defensa de Estados Unidos. Esto le allanó el camino para derrocar a Morsi, a quien el Estado profundo había hecho parecer impotente como presidente, dejándolo aislado en el gobierno.

Los militares de Sudán toman el poder y detienen al primer ministro, Abdalla Hamdok - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

En declaraciones a Arabi21, Al-Khair coincidió en que el entusiasmo occidental por el componente revolucionario y civil de Sudán se debía a la rápida normalización con Israel y al cumplimiento de las exigencias de Washington. El factor definitorio, añadió, es y siempre ha sido Israel; ya sea el temor por su seguridad en el caso de Egipto y Morsi, o su preservación en el caso de Sudán y el componente civil en el Consejo de Transición.

LEER: El final de la generación fundadora ha puesto de manifiesto la crisis de liderazgo de Israel

El ex embajador egipcio Abdullah Al-Ashaal subrayó que lo que mueve a Estados Unidos y Occidente son sus intereses, así como la estabilidad, aunque el precio a pagar sea la libertad de los ciudadanos de a pie. Sin embargo, es importante que se proteja a Israel, que es lo que pudo hacer el gobierno militar en Egipto, y lo que hizo el componente civil del gobierno de transición en Sudán. A Estados Unidos y a Occidente no les importa mucho cómo se haga, siempre que alguien lo haga, mientras sus intereses no se vean afectados y se preserve la seguridad de Israel.

Al-Ashaal también destacó la visita del primer ministro de Morsi, Hisham Qandil, a Gaza en su momento, así como el anuncio de posiciones de apoyo a las cuestiones árabes e islámicas. Esto, dijo a Arabi21, envió el mensaje "equivocado" a Occidente, por lo que pasó por alto lo que hizo Al-Sisi en julio de 2013, y lo que ha hecho hasta hoy en términos de abusos de los derechos humanos.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 1 de noviembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines