Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La Declaración Balfour y el terrorismo

Una foto fechada antes de 1937 durante el Mandato Británico en Palestina muestra a los árabes manifestándose en la Ciudad Vieja de Jerusalén contra la inmigración judía europea a Palestina [-/AFP vía Getty Images].

La nefasta Declaración Balfour marcó el inicio del terrorismo en la región, al ceder lo que no poseía a los judíos para que establecieran su Estado en una tierra que no es suya. Se aprovecharon de la debilidad y la fragmentación árabe de la época y de la influencia británica en la región.

Desde 1917, año en que Gran Bretaña anunció esta fatídica declaración, se convirtió en una dolorosa realidad para la patria árabe y el pueblo palestino, cuya tierra les fue arrebatada injustamente. Se concedió por la fuerza al pueblo judío, del que Occidente pretendía deshacerse y mantenerlo alejado de sus países porque ellos, los judíos, eran una fuente de ansiedad e inconvenientes para los europeos.

Desde entonces y hasta ahora, la región no ha disfrutado de la seguridad y la estabilidad que la ocupación israelí creó y estableció, debido a la matanza, el desplazamiento y la expulsión que practicó contra el indefenso pueblo palestino de forma sistemática y racista para expulsar al pueblo palestino y eliminarlo de su tierra. El número de palestinos desplazados por la fuerza supera los 7 millones de refugiados, distribuidos en todas las partes del mundo, la mayoría de los cuales se encuentran en Jordania, el país que los acogió y les proporcionó atención y cuidados.

LEER: Las palabras sin acción desenmascaran el papel de Occidente en la expansión de los asentamientos ilegales de Israel

Han pasado 104 años desde la Declaración, pero todavía recordamos las peores acciones y masacres israelíes, como la masacre de Balad al-Shaykh en 1947, Deir Yassin en 1948, el pueblo de Abu Shusha en 1948, Al-Tantora en 1948, Qibya en 1953, Qalqilya en 1956, Kafr Qasem en 1956 y Khan Yunis en 1956.

También están las masacres que cometió no hace mucho tiempo contra Gaza y su población. ¿No va esto más allá de la definición de terrorismo? El mundo no ha podido encontrar una explicación o un nombre para estas masacres.

Aunque el mundo cree que Israel es un Estado ocupante que se apoderó de la tierra de otros con el apoyo de Gran Bretaña, seguido del apoyo estadounidense y europeo, Israel no ha cesado, ni siquiera por un momento, su racismo y violencia contra el pueblo palestino. Israel ha cometido todos los actos inhumanos contra los palestinos, incluyendo la matanza, la expulsión y el desplazamiento e infligiendo destrucción y devastación a todo lo que hay en la tierra. Ni siquiera los árboles y las piedras se han librado de la destrucción. Comete terrorismo en sus peores formas.

Esta declaración es un doloroso recuerdo para las naciones árabes y musulmanas y para todos los que aman la paz, después de que el Estado de ocupación cruzara todas las líneas y violara todas las cartas internacionales. Rechazó todas las iniciativas árabes para la paz y el establecimiento de los dos estados, mientras intensificaba su actividad de asentamiento y confiscación de la tierra, en pos de la judeidad del estado, con el objetivo de borrar la realidad de que es una fuerza de ocupación que vive en la tierra de otros por la fuerza.

A pesar de ello, el apoyo y la atención estadounidense continuaron después de que Estados Unidos trasladara su embajada a Jerusalén durante la presidencia del ex presidente estadounidense, Donald Trump. Esto supuso un nuevo golpe y una mayor injusticia, y viola todas las resoluciones de la ONU o cualquier esfuerzo por lograr la paz. Por el contrario, profundiza el estado de terrorismo que sufre el mundo entero, del que Israel es responsable, y quienes lo acompañan.

Por lo tanto, el mundo no disfrutará de paz y estabilidad sin una solución justa y completa de la cuestión palestina, y sin que el pueblo palestino obtenga sus plenos derechos mediante el establecimiento de su Estado independiente, con Jerusalén como capital y afirmando su derecho al retorno y a la compensación.

LEER: Abbas preside los protocolos simbólicos

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines