Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

De castigar a los talibanes a castigar al pueblo afgano

Soldados estadounidenses se sientan en un muro mientras los afganos se reúnen al borde de la carretera, cerca de la parte militar del aeropuerto de Kabul, el 20 de agosto de 2021, con la esperanza de huir del país tras la toma militar de Afganistán por parte de los talibanes. [WAKIL KOHSAR/AFP vía Getty Images]

Tras la salida de las fuerzas de ocupación estadounidenses de Afganistán, parece que la comunidad internacional, especialmente Estados Unidos, está pasando de intentar castigar a los talibanes a castigar al pueblo afgano. Fueron los combatientes talibanes, por supuesto, quienes básicamente derrotaron a las tropas estadounidenses en la guerra más larga de la historia de Estados Unidos.

Este cambio se pone de manifiesto en el hecho de que Washington no ha reconocido al gobierno talibán y ha congelado las reservas financieras de Afganistán depositadas en bancos estadounidenses. También está utilizando la ayuda humanitaria como moneda de cambio. Además, según el Wall Street Journal, varios oficiales de la inteligencia afgana y de las fuerzas especiales se han unido a los terroristas de Daesh para luchar contra los talibanes, que siempre han acusado a Washington y a las agencias de inteligencia afganas entrenadas por Estados Unidos de establecer y fortalecer a Daesh para debilitar al movimiento y desacreditarlo entre el pueblo afgano.

La cobertura de Afganistán desde la retirada de las fuerzas estadounidenses a finales de agosto ha estado dominada por el control de Washington sobre 10.000 millones de dólares de fondos afganos en bancos estadounidenses y su negativa a liberar el dinero. Esto es nada menos que terrorismo económico, y debe ser cuestionado como cualquier otro tipo de terrorismo. Impide al gobierno afgano pagar los sueldos de sus empleados, incluido el ejército y los que trabajan en el servicio diplomático. Estados Unidos también ha empleado políticas de palo y zanahoria e intimidación contra otros países para persuadirlos de que no reconozcan al gobierno talibán y no proporcionen ayuda humanitaria y apoyo a los afganos, lo que tiene un impacto negativo directo en la vida de los ciudadanos de a pie.

LEER: Turquía reabre 10 escuelas sólo para niñas en Afganistán

Podría decirse que lo peor que hizo la ocupación estadounidense a Afganistán fue mantenerlo como un Estado dependiente casi por completo del apoyo internacional. La economía afgana es cautiva de la comunidad internacional y de sus políticas. La anterior ocupación soviética también se aseguró de que así fuera, lo que significa que la economía afgana ha estado más o menos en la misma situación desde 1978. La ocupación estadounidense no hizo nada para mejorarla.

La forma brutal en que Estados Unidos y Occidente tratan a Afganistán -terrorismo económico y chantaje de ayuda humanitaria- refleja la magnitud de su ira y resentimiento contra el pueblo afgano. La forma en que las tropas estadounidenses abandonaron Afganistán expuso a Estados Unidos ante la comunidad internacional. Ha perdido definitivamente el prestigio y por eso recurre a nuevos y viejos métodos para vengarse de los considerados responsables.

Los medios de comunicación occidentales y estadounidenses, por su parte, sólo se centran en el último disparo, la explosión en el aeropuerto de Kabul, de la que Daesh se atribuyó el dudoso mérito. Sin embargo, a pocos metros de la explosión, cuatro oficiales de las Fuerzas Especiales estadounidenses lanzaban a una mujer afgana por encima del muro del aeropuerto. Tal brutalidad fue rara, pero no recibió una fracción de la cobertura que tuvo la bomba del aeropuerto. Los medios de comunicación occidentales tampoco han recordado que las fuerzas estadounidenses orinaron sobre los cadáveres de los combatientes talibanes, y que las tropas estadounidenses mataron a un afgano discapacitado al que se le había colocado una prótesis; le quitaron la prótesis; vertieron alcohol en su interior y luego se lo bebieron en una macabra imitación de los bárbaros mongoles anteriores, que solían ahuecar los cráneos afganos y beber alcohol de ellos.

LEER: Los talibanes prohíben el uso de moneda extranjera en Afganistán

El informe de que las fuerzas nacionales afganas, en las que los estadounidenses gastaron mucho en términos de armas e inteligencia, se unieron a Daesh, refleja o bien los esfuerzos de los estadounidenses por cooperar con Daesh contra los talibanes, o bien hasta qué punto Estados Unidos no protegió a los que entrenó para que no se unieran a organizaciones terroristas. Fue Estados Unidos, recuérdese, quien desmanteló el ejército iraquí tras la invasión de 2003, dejando que algunos de sus miembros se unieran a grupos afiliados a Al Qaeda. Ese escenario se está repitiendo hoy en Afganistán, con Daesh beneficiándose del entrenamiento y las armas que las fuerzas especiales afganas y las agencias de inteligencia recibieron de Estados Unidos.

Las narrativas estadounidenses ya no son coherentes, moralmente válidas o creíbles. Lo que está ocurriendo en Afganistán refuerza las dudas sobre la credibilidad de la política exterior estadounidense y sus justificaciones. El pueblo de Irak fue castigado por las sanciones de Estados Unidos y la ONU bajo la dictadura de Saddam Hussein. Ahora vemos el mismo escenario que afecta al pueblo de Afganistán, bajo pretextos igualmente endebles, mientras las fuerzas en las que Estados Unidos gastó miles de millones de dólares hacen las maletas y se unen a los terroristas del Daesh. ¿Está Washington cortando la nariz de Estados Unidos para fastidiar su cara?

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 1 de noviembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaRegiónReportajes y AnálisisUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines