Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La dictadura en Egipto es más peligrosa que las emisiones de carbono

El presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi en Budapest, Hungría, el 12 de octubre de 2021. [ATTILA KISBENEDEK/AFP vía Getty Images]

El primer ministro británico, Boris Johnson, llamó hace un par de semanas a Abdel Fattah Al-Sisi en relación con la invitación de este último a asistir a la 26ª Conferencia sobre el Cambio Climático que se celebrará en Glasgow en las próximas dos semanas. Johnson también expresó su alegría por la designación de Egipto como anfitrión de la 27ª conferencia el año que viene. También se trataron temas de defensa y seguridad nacional, especialmente en relación con Libia y la necesidad de que las fuerzas extranjeras se retiren del Estado norteafricano junto con la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias en ese país el mes próximo.

Ambos coincidieron en la necesidad de que la conferencia de Glasgow tenga éxito. Se celebra en medio de grandes manifestaciones y muchas críticas a las políticas de los países participantes a la hora de afrontar los peligros del cambio climático y el notable aumento de las emisiones de carbono.

Sin embargo, la dictadura es el contaminante más peligroso del mundo actual. Este es el mensaje que los líderes que participan en Glasgow deben saber cuando se encuentren con el general Abdel Fattah Al-Sisi y estrechen las manos manchadas de sangre egipcia. Cuando se colocan junto a él para las fotografías oficiales le dan un barniz de legitimidad que le permite continuar con sus horribles violaciones de los derechos humanos en Egipto, incluidas las ejecuciones extrajudiciales.

Por supuesto, no podemos ignorar los peligros del cambio climático, que se ha convertido en una amenaza real para el planeta. Millones de personas cuentan con que los gobiernos tomen decisiones viables y prácticas y apliquen estrategias para hacer frente a la contaminación y al aumento de las emisiones de carbono, especialmente en aquellos países que no cuentan con los recursos financieros, la voluntad política o la conciencia social para hacer frente a un problema tan global.

LEER: Activistas de derechos humanos denuncian la ampliación de los poderes del ejército en Egipto

Mientras el mundo discute el cambio climático y el riesgo que supone, todo el mundo debe saber que hay miles de egipcios que languidecen en las cárceles establecidas por el régimen de Al-Sisi. Muchos están recluidos en régimen de aislamiento y llevan años sin ver el sol ni respirar aire fresco. La represión y los abusos contra los derechos de los opositores políticos en Egipto están en su nivel más alto.

"Los funcionarios de prisiones de Egipto someten a los presos de conciencia y a otras personas detenidas por motivos políticos a tortura y a condiciones de detención crueles e inhumanas", afirmó Amnistía Internacional en su informe publicado en enero de este año bajo el título ¿A quién le importa si mueres? Negligencia y denegación de atención en las cárceles egipcias. "Les niegan la atención médica a propósito como castigo por su oposición, lo que ha causado muertes durante la detención, así como daños irreparables en la salud de otros presos".

Las cárceles de Sisi - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Al-Sisi hablará a los participantes en Glasgow sobre la "Visión Egipto 2030" para la reducción de la contaminación en el país en un 15%. Prometerá un aumento de los espacios verdes para 2024 y hablará de una iniciativa que lanzó para plantar un millón de árboles. Les hablará de la heroica decisión de su régimen de cambiar al transporte eléctrico para reducir las emisiones de carbono en Egipto.

Sin embargo, no les hablará del daño causado a los árboles y espacios verdes de todo Egipto por sus políticas, que superan los últimos cambios cosméticos. No explicará que sus políticas medioambientales negativas han reducido la cuota de espacio verde de cada ciudadano egipcio a un metro cuadrado, lo que es mucho menos que la cuota media mundial per cápita.

LEER: El jefe de inteligencia de Egipto visitará Israel a finales de este mes

Más importante que las fotografías y los apretones de manos diplomáticos con este dictador militar es que alguien le pregunte por el número de detenidos políticos en Egipto, o por las celdas superpobladas que no les permiten sentarse, dormir o incluso respirar con normalidad. También es importante preguntarle por las denuncias realizadas por las organizaciones de derechos humanos sobre la deliberada negligencia médica de su régimen hacia los detenidos, incluidos los que tienen Covid-19. Muchos han muerto en la cárcel sin haber recibido ningún tratamiento.

Si la cuestión del cambio climático necesita de científicos y especialistas que la traten, los participantes en Glasgow deben saber que hay muchos profesores universitarios y académicos en las cárceles de Al-Sisi. Si el asunto requiere los esfuerzos de investigadores y académicos, entonces pregúntale por Patrick George Zaki. Y si el asunto requiere la movilización de activistas y organizaciones de la sociedad civil, entonces pregúntenle a Al-Sisi por Alaa Abdel Fattah, Ahmed Amasha y otros miles de personas que siguen en sus prisiones en Egipto.

Con su dictadura represiva en Egipto, Abdel Fattah Al-Sisi es mucho más peligroso para este mundo que el cambio climático y las emisiones de carbono. El general egipcio no necesita esperar a que los efectos nocivos del cambio climático maten a la gente. Se está deshaciendo de los egipcios rápidamente a través de su dictadura y las violaciones de los derechos humanos.

Traducido de Arabi21, 30 de octubre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines