Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Kafr Qasem es una herida abierta mientras los palestinos siguen resistiendo a la ocupación

La legisladora israelí Aida Touma-Suleiman

Los diputados de todos los bandos del parlamento israelí, la Knesset, tanto de derechas como de izquierdas, no tuvieron más remedio que votar en contra de una propuesta de ley que Aida Touma-Suleiman MK presentó el pasado miércoles para que el Estado reconozca públicamente su responsabilidad en la masacre de Kafr Qasem de octubre de 1956. La masacre es una de las muchas heridas que aún sangran en el pueblo palestino. También fue un crimen de guerra cometido por Israel contra civiles, los campesinos del pueblo que vivían bajo la ley militar, mientras el Estado de ocupación se preparaba para invadir la zona del Canal de Suez con Gran Bretaña y Francia.

Noventa y tres diputados de la Knesset votaron en contra de la ley propuesta, no porque no quieran elevar la clasificación de la horrible masacre de un "error" en la narrativa sionista, sino porque los criminales no pueden confesar sus crímenes a menos que haya una fuerza que les obligue a hacerlo. Esta fue una masacre, recuerden, resultado de lo que un tribunal israelí llamó una orden militar "ilegal".

LEER: El enviado de Israel a la ONU no puede soportar la verdad sobre los abusos de derechos humanos

Los sionistas y sus diversos partidos no pueden crear un precedente reconociendo la responsabilidad de Israel por las masacres y los crímenes de guerra cometidos por el Estado, incluso los cometidos contra sus propios ciudadanos después de la Nakba. Hacerlo sería abrir la puerta al reconocimiento de otros crímenes de Israel cometidos por "terroristas judíos" durante la propia Nakba. Fue a través de estos crímenes que se llevó a cabo la limpieza étnica del pueblo de Palestina.

La masacre de Kafr Qasem no completó el proyecto de limpieza étnica ocho años después de la Nakba, aunque había una clara intención de asustar a los supervivientes para que huyeran. La policía fronteriza israelí rodeó la aldea por tres lados, pero dejó el cuarto lado abierto hacia el este, dando una ruta clara a los aldeanos para escapar de la violencia dirigiéndose hacia la frontera nominal con la Cisjordania gobernada por Jordania.

A los ojos de los israelíes, lo horrible no es el hecho de la masacre en sí, sino que la brutal matanza de civiles que regresaban a sus casas y que, sin saberlo, rompían un toque de queda impuesto mientras estaban trabajando, no haya logrado el objetivo de una nueva limpieza étnica. Este ha sido el patrón en todos los territorios ocupados durante décadas: los palestinos no se han rendido simplemente, sino que siguen resistiendo y siendo una espina en el costado del Estado de ocupación.

El consenso israelí-sionista para negar la masacre de Kafr Qasem es, por tanto, un consenso nacional para negar todas las atrocidades y crímenes contra la humanidad de Israel, tanto si ocurrieron antes como después de la Nakba, en la Galilea y el Triángulo o en Cisjordania y la Franja de Gaza. Cualquiera que cuente con que Israel reconozca voluntariamente sus crímenes de guerra contra los palestinos vive en un sueño del que debe despertar.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arab48 el 30 de octubre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines