Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El líder etíope, al cumplir un año de guerra, dice que enterrará al enemigo "con nuestra sangre"

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, se dirige a la Cámara de Representantes del Pueblo en Addis Abeba, Etiopía, el 30 de noviembre de 2020 [Minasse Wondimu Hailu/Agencia Anadolu].

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, prometió este miércoles enterrar a los enemigos de su Gobierno "con nuestra sangre" al conmemorar el inicio de la guerra en la región de Tigray hace un año.

Abiy, galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2019, hablaba un día después de que se declarara el Estado de Emergencia en el país y con las fuerzas de Tigray amenazando con avanzar sobre la capital, Addis Abeba.

"La fosa que se cave será muy profunda, será donde se entierre al enemigo, no donde se desintegre Etiopía", dijo en un discurso en un acto en el cuartel general del ejército en Addis Abeba.

"Enterraremos a este enemigo con nuestra sangre y nuestros huesos y haremos que la gloria de Etiopía vuelva a estar en lo más alto", dijo Abiy, que ganó el Premio Nobel por resolver el prolongado conflicto de Etiopía con Eritrea.

En la ceremonia, iluminada con velas, se guardó un momento de silencio en recuerdo de los muertos del 3 de noviembre, cuando las fuerzas leales al Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF) -incluidos algunos soldados- tomaron bases militares en Tigray. En respuesta, Abiy envió más tropas a la región del norte.

LEER: Qatar insta a sus ciudadanos a abandonar Etiopía "lo antes posible"

El TPLF lideró la coalición gobernante de Etiopía durante casi 30 años, pero perdió el control cuando Abiy asumió el cargo en 2018 tras años de protestas antigubernamentales.

Las relaciones con el TPLF se agriaron después de que lo acusaran de centralizar el poder a expensas de los estados regionales de Etiopía, una acusación que Abiy niega.

El conflicto en el segundo país más poblado de África ha matado a miles de personas, ha obligado a más de dos millones a abandonar sus hogares y ha dejado a 400.000 personas en Tigray expuestas a la hambruna.

Una investigación conjunta de las Naciones Unidas y la comisión de derechos humanos de Etiopía nombrada por el Estado, publicada el miércoles, concluyó que todas las partes que luchan en la guerra han cometido violaciones que pueden equivaler a crímenes de guerra.

La Unión Africana declaró el miércoles que el presidente de la UA, Moussa Faki Mahamat, seguía la escalada en Etiopía con gran preocupación. Instó a las partes a entablar un diálogo.

Por su parte, Kenia, país vecino de Etiopía, declaró que su policía había reforzado la seguridad en la frontera.

Will Davison, analista principal del grupo de reflexión International Crisis Group, dijo que los avances de las fuerzas tigresas habían aumentado la presión sobre el gobierno de Abiy, como se refleja en el estado de emergencia.

"En estos momentos, parece difícil que la coalición federal pueda frenar el avance de las fuerzas de Tigray, y algunos de sus líderes han dicho recientemente que, en esta última fase, no están dispuestos a negociar con Abiy", dijo.

El portavoz del TPLF, Getachew Reda, no respondió a las llamadas a su teléfono satélite el miércoles.

Un analista regional que está en contacto con las partes de la guerra y que habló bajo condición de anonimato, dijo a Reuters que el TPLF probablemente se abstendría de cualquier avance sobre Addis Abeba hasta que asegurara la carretera que va desde la vecina Yibuti a la capital.

Para ello es necesario tomar la ciudad de Mille. El martes, Getachew dijo a Reuters que las fuerzas tigresas se estaban acercando a Mille.

ARRESTOS

El gobierno de Abiy impuso el lunes el estado de emergencia durante seis meses, con efecto inmediato.

La orden se produjo después de que el TPLF afirmara haber capturado varias ciudades en los últimos días y dijera que podría marchar hacia Addis Abeba, a unos 380 km (235 millas) al sur de sus posiciones avanzadas.

El estado de emergencia permite al gobierno ordenar a los ciudadanos en edad militar que reciban formación y acepten el servicio militar.

También permite a las autoridades detener arbitrariamente a cualquier persona sospechosa de colaborar con "grupos terroristas" con una orden judicial y detenerla mientras dure el Estado de Emergencia, según la proclamación.

El gobierno designó al TPLF como grupo terrorista en mayo.

Tras el anuncio del estado de emergencia, hubo informes dispersos de detenciones de personas de etnia tigre en la capital.

Una mujer de una clínica privada de la ciudad dijo a Reuters que había visto cómo la policía se llevaba a cuatro médicos y una enfermera, todos ellos de etnia tigrayana, el martes por la noche.

Un residente dijo a Reuters que había visto a la policía en el distrito central de Bole deteniendo aleatoriamente a la gente en la calle y pidiéndoles que mostraran sus documentos de identidad gubernamentales, en los que figura la identidad étnica.

LEER: Egipto ampliará los poderes de seguridad de Al Sisi y del ejército

"Vi a tres personas detenidas", dijo, hablando bajo condición de anonimato por temor a represalias.

Otra mujer dijo a Reuters que su marido, un ingeniero, fue detenido por la policía mientras caminaba por la calle, hablando por su teléfono en su idioma nativo, el tigriña.

Otras dos personas dijeron a Reuters que se habían producido varias detenciones de tigres el martes en los distritos de Bole y Lemi Kura.

La policía de Addis Abeba y un portavoz del gobierno no respondieron a las llamadas telefónicas para solicitar comentarios.

Dos residentes de Addis Abeba dijeron a Reuters que atenderían el llamamiento de Abiy para unirse a la lucha de los militares contra las fuerzas tigresas.

"Todos queremos tener un país, así que todos deberíamos responder al llamamiento", dijo Merkeb Shiferaw, de 28 años, ingeniero. Algunas personas en Addis Abeba entraron en pánico por la situación, pero la ciudad permaneció en paz, dijo.

Categorías
ÁfricaEtiopíaNoticias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines