Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos pescan la justicia europea

Las fuerzas de ocupación israelíes ampliaron la zona de pesca frente a la Franja de Gaza de 6 a 9 millas náuticas durante un periodo de seis semanas, lo que permitió a los pescadores de Gaza desplazarse más lejos para conseguir sus capturas [Mohammed Asad/Middle East Monitor].

Si hubiera habido una verdadera determinación en el mundo árabe de hacer justicia al pueblo palestino, se habría hecho hace años. Sin embargo, muchos de los Estados y sus gobernantes han demostrado ser incompetentes e impotentes cuando se trata de la Palestina ocupada.

A menudo he dicho que las injusticias que sufren los palestinos, especialmente los que viven en la Franja de Gaza, deberían tratarse más como un problema europeo que como uno que pueda resolverse sólo en Oriente Medio. Para demostrar mi punto de vista, sólo tenemos que mirar a los once miembros de la Unión Europea que han expresado su indignación y se han unido a Francia contra Gran Bretaña por la forma en que el Reino Unido está manejando la distribución de las licencias de pesca post-Brexit. Alemania, España e Italia, junto con Bélgica, Chipre, Grecia, Irlanda, los Países Bajos, Portugal y Suecia, se han unido a Francia para condenar el comportamiento de Gran Bretaña.

Las industrias pesqueras del mundo siempre han invocado el simbolismo patriótico, quizás en ningún lugar más que en el Mediterráneo, donde también pescan cuatro de los países "indignados": Francia, Grecia, Italia y España. Lamentablemente, su solidaridad y apoyo a los pescadores franceses no se extiende a sus homólogos palestinos del Mediterráneo.

Aunque los Acuerdos de Oslo de 1993 concedieron a los pescadores palestinos de Gaza el derecho a pescar hasta 20 millas náuticas de la costa, el ejército israelí hace todo lo posible por impedírselo, destruyendo así su medio de vida. Las embarcaciones palestinas son bombardeadas, bombardeadas e incendiadas, y sus propietarios y tripulaciones son blanco de francotiradores israelíes y detenidos. Sus embarcaciones también son confiscadas por la marina israelí. MEMO informó de uno de estos incidentes hace apenas unos días.

LEER: Poesía de la resistencia palestina de Mahmoud Darwish

Toda esta violencia sin precedentes ocurre en el mismo Mar Mediterráneo que pescan los pescadores franceses, griegos, italianos y españoles, cuyos representantes electos, y no digamos sus gobiernos, mantienen un estricto silencio por la sencilla razón de que Israel es la parte culpable. La indignación de los miembros de la Unión Europea hacia Israel es escasa o nula en casi todos los temas. El Estado del apartheid depende en gran medida del silencio de la comunidad internacional sobre su trato a los palestinos, incluidos los asaltos marítimos casi diarios a los pescadores. Más de 4.500 palestinos y alrededor de 50.000 de sus familiares dependen de la pesca para su subsistencia. Viven y trabajan bajo una presión y un estrés extremos debido al bloqueo israelí. A principios de este año, el cierre arbitrario de la zona de pesca palestina frente a la costa de Gaza fue condenado por grupos de derechos humanos en medio de acusaciones de "castigo colectivo", que es ilegal según el derecho internacional.

Los profesionales de la pesca que trabajan en los países de la cuenca mediterránea -los cuatro mencionados más Albania, Argelia, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Chipre, Egipto, Líbano, Libia, Malta, Mónaco, Montenegro, Marruecos, Eslovenia, Siria, Túnez y Turquía- se preocupan por las condiciones meteorológicas, las malas capturas y las fluctuaciones de los mercados. Imagínense el clamor si también tuvieran que enfrentarse a las tropas israelíes que disparan con munición real, o si sus barcos fueran bombardeados y confiscados. Esa es la realidad cotidiana de los palestinos.

Además, Israel redujo unilateralmente los límites de pesca de 20 millas náuticas a sólo seis millas náuticas cuando Hamás fue elegido democráticamente en 2006 para dirigir la Autoridad Palestina. Más castigo colectivo. Tras la ofensiva militar israelí de 2008/9 contra la población civil de Gaza, la zona de pesca se redujo aún más, a sólo tres millas náuticas. La armada israelí ataca a los barcos de pesca palestinos incluso cuando se encuentran dentro de esa zona increíblemente estrecha. Esto ha sido documentado en informes del Centro Palestino de Derechos Humanos (PCHR).

Los pescadores palestinos se encontraban antes entre las personas más ricas de su comunidad, pero hoy el 95% depende de la ayuda alimentaria para sobrevivir. El Estado sionista ha bloqueado su acceso al 85% de los caladeros disponibles, incluidas las mejores aguas para la sardina y la caballa.

Todo esto está ocurriendo en el Mar Mediterráneo y debería crear olas en toda la Unión Europea y en la industria pesquera europea. Si los ministros de agricultura y pesca de la UE pueden apoyar a Francia frente a las posturas y gestos británicos en el Mar del Norte, ¿por qué no pueden reunir algún apoyo para la industria pesquera de Gaza, que se encuentra en dificultades?

Los pescadores franceses acusan a Gran Bretaña de pedir demasiada documentación, lo que les hace imposible obtener licencias, pero al menos no tienen que enfrentarse a que la Royal Navy les dispare y destruya sus barcos. El gobierno francés, por su parte, ha introducido la prohibición de que los barcos pesqueros británicos desembarquen sus capturas en los puertos franceses a partir del martes, a menos que Gran Bretaña otorgue licencias a más de 240 barcos franceses. Los franceses han detenido un pesquero británico en Le Havre y otro fue multado por no cooperar con las autoridades hace unos días.

LEER: ¿Y si los palestinos aceptaran vivir bajo la ocupación?

Un furioso portavoz del gobierno en Westminster calificó las acciones francesas de "injustificadas" y aparentemente incompatibles con el Acuerdo de Comercio y Cooperación (TCA) o el derecho internacional en general. El ministro francés de Europa, Clément Beaune, justificó la necesidad de "hablar el lenguaje de la fuerza" porque "es el único [lenguaje] que entiende el gobierno británico". Ni los franceses ni los británicos pretenden aplicar el derecho internacional en la Palestina ocupada, donde Israel lo trata con abierto desprecio.

Cabe señalar que la Política Europea de Vecindad (PEV) es un instrumento de relaciones exteriores de la UE que vincula a los países vecinos del este y del sur con el bloque. Palestina, incluida la Franja de Gaza, está asociada a la PEV, por lo que Virginijus Sinkevičius, no tiene excusa. El comisario de Asuntos Marítimos y Pesca de la UE debería dirigir su atención a los acontecimientos que se están produciendo en el Mediterráneo frente a las costas de la Palestina ocupada.

Muhammad Majid Bakr, de 23 años, tomó una decisión de vida o muerte cuando echó la red para ganarse la vida, y fue asesinado por Israel por hacerlo. Ni siquiera en la hipócrita diplomacia que rige las relaciones de Europa con Israel puede ser eso aceptable.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines