Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Y si los palestinos aceptaran vivir bajo la ocupación?

Activistas palestinos, israelíes y extranjeros levantan pancartas y carteles durante una manifestación contra la ocupación israelí y la actividad de los asentamientos en los territorios palestinos y el este de Jerusalén, en el barrio palestino de Sheikh Jarrah, el 19 de marzo de 2021 [AHMAD GHARABLI / AFP].

¿Permitiría la ocupación israelí que nosotros, los palestinos, viviéramos bajo su redil, que sangráramos nuestro sudor y nuestra energía en sus fábricas y que le proporcionáramos los servicios de seguridad que tanto ansía, para que nos arroje un pan, mientras nosotros le alabamos día y noche?

No lo creo. La ocupación israelí no aceptará la mera presencia de un pueblo palestino en esta tierra ya que, desde que el primer invasor sionista puso el pie en la tierra de Palestina, han estado repitiendo las palabras del antiguo Primer Ministro británico, Benjamin Disraeli, "Una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra". La mejor prueba de ello son los Acuerdos de Oslo, que reconocían el derecho de Israel a la mayor parte de Palestina y exigían que el pueblo palestino depusiera las armas y coexistiera con los ocupantes durante un periodo de cuatro años de transición, tras el cual permitirían la creación de un Estado palestino.

¿Aceptaron los israelíes la ecuación de que los palestinos vivieran bajo la sombra de la ocupación?

No, los israelíes no aceptaron esta ecuación sino que, por el contrario, estaban dispuestos a explotar los Acuerdos de Oslo en favor de la expansión de los asentamientos y la restricción de las condiciones de vida de los palestinos. Por eso, los primeros enfrentamientos estallaron en Hebrón, y luego en Jabal Abu Ghneim en 1998, cuando los colonos se apoderaron de la estratégica montaña al norte de Belén, y la convirtieron en un asentamiento llamado Har Homa. Las ambiciones israelíes no se detuvieron ahí, y siguieron violando los Acuerdos de Oslo, el Protocolo de Hebrón y el Memorando del Río Wye.

LEER: Los valores compartidos permiten a Israel actuar con impunidad

La Intifada de Al-Aqsa fue una rebelión palestina contra la idea de coexistencia bajo las sombras de la ocupación, y la respuesta israelí fue más asesinatos, represión, matanzas y conspiraciones. Durante ese tiempo, Sharon consiguió acorralar a Abu Ammar en el recinto de la Muqata'a e imponerle el arresto domiciliario, del que fueron testigos todos los dirigentes palestinos que hoy derraman lágrimas por Abu Ammar. Abu Ammar permaneció encarcelado en AL-Muqata'a, mientras que el resto de los dirigentes de la OLP siguieron moviéndose, atravesando los puestos de control israelíes, cruzando de Gaza a Cisjordania y, desde Cisjordania, a Jordania. Farouk Kaddoumi participó en la Conferencia de la Cumbre Árabe de Beirut 2002, en un momento en que los dirigentes árabes no permitieron que Abu Ammar pronunciara el discurso de Palestina desde la Muqata'a, donde Sharon lo había asediado.

Abu Ammar fue liquidado como prisionero, mientras que sus colegas, amigos y herederos siguieron moviéndose. Su adjunto y primer ministro, Mahmud Abbas, se reunió con Sharon en junio de 2003 en Aqaba y, en presencia del presidente estadounidense Bush, llegó a un acuerdo para poner fin a la Intifada y conformarse con vivir bajo la ocupación. Esto condujo a la liquidación de la Intifada de Al-Aqsa, mientras que la coordinación y la cooperación en materia de seguridad se convirtieron en algo sagrado. Sin embargo, nada de esto satisfizo a los israelíes. No condujo a la creación de un Estado palestino ni puso fin a las matanzas, las intrusiones y las restricciones a la vida de los palestinos, hasta que el 60% de Cisjordania quedó completamente bajo control israelí y los palestinos se replegaron dentro de sus ciudades, campamentos y pueblos, impotentes para defender sus santuarios.

¿Están los israelíes satisfechos con esta ecuación? ¿Dejaron sus dirigentes de conspirar contra la propia presencia palestina dentro de las ciudades de Cisjordania, asediadas por asentamientos y carreteras de circunvalación? ¿Reconocerán algún día los derechos humanos de los palestinos, después de negar sus derechos políticos?

La respuesta que todo el mundo, de cerca y de lejos, se da cuenta ahora es que la ocupación israelí quiere la tierra sin el pueblo, aunque el pueblo acepte vivir en Gaza y Cisjordania en comunidades residenciales, como es el caso de sus compatriotas palestinos en los territorios ocupados en 1948. La ocupación no aceptará esta ecuación, y no dará a los palestinos ninguna igualdad de derechos humanos, lo que ha perjudicado a nuestro pueblo en los territorios ocupados en 1948, que se encontró, 70 años después de intentar coexistir con los israelíes, todavía humillado y sufriendo el apartheid.

La experiencia es el mejor maestro, y quien no aprende de las experiencias de los pueblos sigue siendo un alumno fracasado en la escuela primaria de coordinación y cooperación en materia de seguridad, buscando sus sueños entre las cenizas de sus errores.

LEER: ¿Es Biden diferente de Trump en cuanto a Palestina?

Este artículo apareció por primera vez en árabe en el the Palestinian Information Centre el 26 de octubre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Fayez Abu Shalameh es un escritor palestino.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines