Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué las naciones eligen líderes incompetentes?

Twitter elimina los tuits del expresidente estadounidense Donald Trump de la cuenta POTUS [Metin Aktaş/Anadolu Agency]

¿Qué hace que las naciones, ya sean de países con democracias antiguas, como Gran Bretaña y Estados Unidos, o de una democracia recién establecida, como Irak, elijan a líderes, especialmente en la última década, que se distinguen por su incompetencia, ya sea política, moral o mental, o las tres cosas a la vez? ¿Es necesario leer la historia lejana para conocer las razones de su victoria, en un proceso que ahora se presenta como la única opción para que el pueblo evite la dictadura? ¿Es cierto que los votantes se identifican, en un grado u otro, con las personalidades de los ganadores que eligen?

Dejemos de lado a los "ganadores" de nuestros países. El concepto de democracia, tal y como lo conoce nuestro pueblo, adopta muchas formas y especificaciones que difieren de un país a otro, cuando se aplica, aunque digamos lo contrario. También tenemos suficientes modelos de gobierno en los países que patrocinan la democracia. Quizá el ejemplo más destacado sea el del ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que ha proporcionado a otros en todo el mundo un modelo para rebajar el nivel de liderazgo necesario.

Se han escrito millones de artículos sobre la personalidad de Trump, su victoria y su estilo de gobierno, o la falta de él, como presidente del país más poderoso del mundo. Se podrían resumir, si quisiéramos recordar su personalidad para compararla con otras, diciendo que no estaba cualificado, ni política ni económicamente. Acosaba a las mujeres, se burlaba de los discapacitados, despreciaba a los negros, a las minorías y a los refugiados. Era un populista que apelaba a los deseos de las masas, promovía el racismo como combustible espiritual para los supremacistas blancos y, para atraer a los extremistas religiosos, cuando era necesario, se jactaba de que nadie leía la Biblia más que él.

Presentación de los líderes del mundo - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Se le ha descrito como un peligro para el mundo, debido a sus rápidas respuestas, basadas en su arrogancia y su toma de decisiones de forma impulsiva y sin pensar seriamente. También se le consideró un peligro para Estados Unidos por su rapidez engañando a la gente, insultarla y vengarse de sus críticos, incluidos sus asesores. Algunas de estas características se conocían antes de su elección y otras se podían encontrar al examinar su vida personal y pública, especialmente porque era conocido por su mala reputación en los círculos financieros y mediáticos. Entonces, ¿por qué lo eligió la gente?

LEER: ¿Es Biden diferente de Trump en cuanto a Palestina?

La misma pregunta habría que hacerse para entender la "victoria" de una corriente política bajo el liderazgo de una persona como "Su Eminencia, que Dios le honre, Muqtada al-Sadr" en las elecciones iraquíes, a pesar de su turbulento historial personal y político, que oscila entre las decisiones improvisadas y los saltos rápidos, de una posición a otra, y que fluctúa entre la predicación, la movilización y la retórica populista con el pretexto del martirio y la resistencia. Alterna entre el enfado con alguno de sus seguidores y el castigo, la desmovilización de la milicia que dirige en nombre de su padre, o su refundación con un nuevo nombre. Su retiro se prolonga a veces durante muchos meses, en la ciudad iraní de Qom, con el pretexto de intentar completar un estudio de jurisprudencia que le capacite, como mencionó en su última declaración, para emitir fatuas religiosas, o escribir poesía, además de publicar tuits que coinciden con los de Trump en su irritabilidad y en el bajo nivel intelectual de su emisor.

Hay, por supuesto, numerosas y entrelazadas razones para el fenómeno de la elección de "líderes" no cualificados. Algunas de ellas nos llevan a los motivos para participar en las elecciones principalmente para lograr la victoria de un candidato concreto, incluyendo la afiliación partidista, religiosa o familiar. Puede ser la creencia de que el voto es el camino más seguro para el cambio, el apoyo financiero y laboral que un partido proporciona a sus seguidores, o el resultado de ceder a la intensa presión de los medios de comunicación para "crear" una posición. Los sociólogos y psicólogos también consideran que el acto de votar es una expresión de pertenencia a un grupo o la expresión de quién es uno, así como los sentimientos idealistas de que quien vota es un buen ciudadano. Por otra parte, varios psicólogos han llegado a la conclusión de que las personas racionales que se preocupan por sí mismas no dan ninguna importancia a las elecciones y las consideran una pérdida de tiempo.

En respuesta a la cuestión de la incompetencia y el ascenso de personas que no merecen un puesto de liderazgo, quienes no les votaron nos recuerdan que el incompetente no fue elegido por todo el pueblo y que una minoría influyente que posee dinero, medios de comunicación y armas se ha apoderado de los votos. También nos recuerdan que los votantes, en general, prefieren las políticas con soluciones inmediatas y rápidas que les ayuden a resolver sus problemas de subsistencia y a mejorar su bienestar a las soluciones estratégicas. Mientras que otros nos recuerdan que la democracia tiene sus enfermedades y desventajas, incluso en los países considerados "madres de la democracia". Además, la persona no cualificada puede ser la menos perjudicial en caso de vacío moral y, como señaló un comentarista durante la campaña presidencial de Trump en 2016 contra Hillary Clinton, "decir que no hay ningún candidato presidencial moralmente bueno en estas elecciones y que Trump es un buen candidato, aunque con defectos". En ese caso, las elecciones se decidieron, en su opinión, eligiendo lo malo sobre lo peor, o el menor de dos males. El proceso de selección democrática no está exento de represalias públicas, en las que un ciudadano recurre a votar contra el candidato de su partido, al que había apoyado durante mucho tiempo, cuando se siente decepcionado por la política del partido en una cuestión, que considera de principios. Las masas también pueden recurrir a votar a alguien que no pertenece a ningún partido y es relativamente desconocido, para vengarse de los partidos preocupados por la corrupción y los intereses personales, que es lo que ocurrió en Túnez, cuando Kais Saied fue elegido presidente con el mayor número de votos.

OPINIÓN: Aquí yace Colin Powell...

Si bien la democracia puede haber puesto fin a la perpetuación del gobierno del presidente, independientemente de sus calificaciones, también ha derribado, al mismo tiempo, la ilusión del presidente, el líder con cualidades históricas y heroicas que han alimentado la imaginación de las masas durante décadas. Apareció una nueva generación de líderes, con características diferentes a las conocidas. El voluble primer ministro británico, Boris Johnson, que pronuncia lo que se le ocurre sin pensar, sean cuales sean las consecuencias, no encuentra ningún pudor en retractarse de las declaraciones que ha hecho, riendo y bromeando, solidificando su imagen y, por tanto, sus papeles como persona que vive el momento, con un espíritu juvenil alegre, y un peinado ondulante. Esto está lejos de las pesadas pesadillas de la historia que han envuelto a su partido durante mucho tiempo, y ciertamente lejos de la personalidad de su oponente en las elecciones, Jeremy Corbyn, el líder del partido laborista, que es serio y con principios. La victoria de Johnson fue un gran éxito para el primer clon de Trump.

El proceso de reproducción y clonación no se detendrá en estos modelos, ya que los resultados electorales indican en muchos países, Irak por ejemplo, la aparición de más de estos modelos, con sus deficiencias y delirios, y sus daños inmediatos y a largo plazo. Esto continuará hasta que las naciones se deshagan de la era de la mentira envuelta en falsa propaganda, para vivir sus esperanzas de libertad, justicia y dignidad por las que siempre han luchado.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 25 de octubre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines