Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los valores compartidos permiten a Israel actuar con impunidad

Activistas de izquierda estadounidenses protestan contra la construcción de asentamientos en Cisjordania frente a la universidad Bar Ilan en Ramat Gan, cerca de Tel Aviv, mientras el primer ministro Benjamín Netanyahu pronuncia un discurso en el que expone su política de paz el 14 de junio de 2009 [JONATHAN NACKSTRAND/AFP via Getty Images].

Los políticos y burócratas europeos y estadounidenses se refieren con frecuencia a los "valores compartidos" cuando tratan de justificar su apoyo al Estado de Israel. Esto suele interpretarse como un compromiso compartido con la democracia y otras fachadas mediáticas. No les creas.

Los valores democráticos no incluyen la discriminación institucionalizada de los ciudadanos de grupos minoritarios. Y sin embargo, Israel trata al 20% de sus ciudadanos, que resultan ser no judíos, precisamente de esta manera. La palabra afrikáans para esto es "apartheid", y fue expulsado de Sudáfrica hace casi 30 años. A principios de este año, Israel fue acusado por B'Tselem, una de las organizaciones de derechos humanos más respetadas, de aplicar el "apartheid". La acusación fue repetida por Human Rights Watch en abril.

Los gobiernos occidentales apoyaron infamemente el régimen de apartheid de Pretoria hasta el último momento. La británica Margaret Thatcher y el presidente de Estados Unidos Ronald Reagan estuvieron entre los más fervientes partidarios del apartheid en Sudáfrica. Ambos apoyaron también a Israel, como lo hacen sus sucesores hasta el día de hoy.

Haaretz informó en septiembre de que "varios cientos" de afrikaners se han convertido al judaísmo y se han trasladado a Israel. "Como muchos judíos ortodoxos, también tienden a ser bastante de derechas en su política [y] muchos han acabado viviendo en los asentamientos de Cisjordania", decía el periódico israelí.

Esto no es sorprendente. En 2006, Chris McGreal investigó para The Guardian la "alianza clandestina entre Israel y el régimen del apartheid" en Sudáfrica". En 1976, dijo McGreal, el primer ministro sudafricano John Vorster fue "agasajado" en Jerusalén, el mismo hombre que fue "internado como simpatizante nazi" durante la Segunda Guerra Mundial. La extrema derecha tiene un hogar natural en Israel.

LEER: ¿Es Biden diferente de Trump en cuanto a Palestina?

En 1984, James Adams publicó The Unnatural Alliance sobre los vínculos entre Israel y Sudáfrica. Según él, en un momento dado había unos 23.000 ciudadanos israelíes trabajando en la Sudáfrica del apartheid, principalmente en el sector de la defensa y otras industrias relacionadas. Adams sugirió que Pretoria ayudó a Israel a probar sus armas nucleares en el Océano Índico.

Esta conexión "antinatural" entre los Estados occidentales -entre los que se encontraba la Sudáfrica del apartheid- e Israel no es, en realidad, nada de eso. La historia europea está llena de colonialismo de colonos, genocidio e imperialismo. Pregúntale a la gente del Congo lo que hicieron allí los belgas; pregúntale a la gente de Libia lo que hicieron allí los italianos; pregúntale a la gente de Angola lo que hicieron allí los portugueses. Pregúntale al pueblo de Sudáfrica que apoya a los palestinos en su lucha contra el apartheid y la ocupación colonial de Israel.

No es casualidad que Estados Unidos y Canadá respalden a Israel hasta la saciedad. Los colonos europeos y sus descendientes masacraron a los pueblos indígenas y se apoderaron de todo un continente, dejando a los habitantes originales viviendo en lo que Bill Bryson llamó "la tierra más mezquina e improductiva" en su libro de 1994 Made in America. "Entre 1830 y 1895...", escribió Bryson, "[L]a virtual exterminación del búfalo no fue simplemente una cuestión de descuido y ensañamiento... sino el resultado de "una política consciente conspirada por los ferrocarriles, el ejército y los ganaderos como medio para someter a los indios [sic] y mantenerlos en sus reservas". El gobierno estadounidense, añadió Bryson, hizo 400 tratados con los indígenas, "y rompió todos ellos".

La vista gorda ante la situación en Palestina - Caricatura [Yace/MonitordeOriente].

Los palestinos reconocerán este tipo de trato. Les costará encontrar un solo ejemplo de que Israel haya cumplido con sus obligaciones hacia los habitantes de la tierra que ocupa, a pesar de los acuerdos que ha firmado. Y será igualmente difícil dar un ejemplo de cualquier concesión que Israel haya hecho durante el moribundo "proceso de paz".

Las intenciones y los objetivos de Israel son, sencillamente, los mismos que los del colonialismo europeo en épocas anteriores. Al fin y al cabo, el Estado fue vendido a los Estados coloniales occidentales por los sionistas como "el baluarte de Europa contra Asia... la vanguardia de la cultura contra la barbarie"; el "colonialismo supremacista blanco". El hecho de que el autoproclamado "Estado judío" nunca haya declarado dónde están sus fronteras, algo único entre los Estados miembros de la ONU, delata la naturaleza expansionista y colonial del proyecto sionista.

La crisis humanitaria en la Franja de Gaza no es el resultado de un desastre natural. Es el resultado de una decisión consciente tomada por razones políticas para privar a otros seres humanos de las necesidades básicas. Los informes de los medios de comunicación en 2012 revelaron que Israel utilizó un "recuento de calorías" para permitir la entrada de los alimentos suficientes en Gaza "para evitar la desnutrición", y llevó a cabo su asedio en consecuencia.

OPINIÓN: La introspección de Israel se utilizará para justificar su impunidad

Estos particulares "valores compartidos" no son nada de lo que enorgullecerse. El colonialismo de los colonos europeos y estadounidenses está siendo reproducido por Israel. El encogimiento de hombros europeo cuando Israel bombardea Gaza, roba tierras palestinas y permite que sus "matones de las colinas" -colonos ilegales- ataquen a los palestinos y sus cultivos porque el Estado de ocupación "comparte nuestros valores" permite a los israelíes actuar con impunidad. Ninguna cantidad de donaciones europeas y estadounidenses para mantener a flote a la corrupta Autoridad Palestina podrá compensar esto.

Recuerde esto la próxima vez que oiga mencionar esos "valores". Simplemente se nos está recordando que Israel es "uno de los nuestros" y que está haciendo lo que Occidente ya no puede hacer abiertamente, pero -si el auge del populismo de extrema derecha en Europa y EE.UU. sirve de ejemplo- probablemente desearía seguir haciéndolo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines