Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El golpe de Estado en Sudán

Los sudaneses bloquean las carreteras y queman neumáticos mientras salen a la calle después de que los partidos políticos convocaran el lunes una huelga general y protestas en Sudán tras la toma de posesión del gobierno civil por parte de los militares y la detención de altos cargos en Jartum, Sudán, el 26 de octubre de 2021 [Mahmoud Hjaj/Anadolu Agency via Getty Images].

No es la primera vez, desde la independencia de Sudán el 1 de enero de 1956, que los militares derrocan a los civiles. Si se acortara el nombre del conflicto en Sudán, se describiría como un conflicto entre civiles y militares.

Los militares dieron su primer golpe de estado exitoso contra los civiles en noviembre de 1958. Fue dirigido por el general Ibrahim Abboud contra el gobierno de coalición formado por los partidos Umma y Unionista Democrático. Ismail al-Azhari era el jefe de Estado y Abdullah Khalil el primer ministro.

El gobierno militar se mantuvo en control del pueblo sudanés hasta que desapareció tras una revolución popular que lo derrocó en 1964. Sudán fue entonces gobernado por una coalición partidista y los gobiernos produjeron elecciones parciales, hasta que fueron derrocados por los militares.

Jaafar Nimeiry anunció que dirigió un exitoso golpe militar contra civiles en 1969, en el golpe del 25 de mayo, y gobernó Sudán con autoritarismo y unilateralidad durante más de 16 años. Oprimió a quien oprimió y ejecutó a quien ejecutó hasta que fue derrocado por una revolución popular del pueblo valiente y corajudo que hizo muchos sacrificios hasta imponer su presencia en las calles para que los civiles gobernaran mediante partidos y elecciones.

LEER: Es poco probable que Estados Unidos presione al régimen militar de Sudán para que proceda a la normalización de Israel

Omar Al-Bashir anunció que dirigió un exitoso golpe militar, en el que los militares lograron por tercera vez hacerse con el poder, el 30 de junio de 1989, contra el gobierno civil partidista elegido, encabezado por Sadiq Al-Mahdi. Lo llamó la revolución de la salvación nacional. Al-Bashir siguió gobernando Sudán en colaboración con el Frente Islámico Nacional y su líder, Hassan al-Turabi, hasta que se separaron.

El ejército sudanés destituye a Al-Bashir - Caricatura [Arabi21]

El gobierno de Al-Bashir fue derrocado mediante una revolución popular, que estalló en diciembre de 2018, y dimitió el 11 de abril de 2019, por decisión del ejército. El general Abdel Fattah Al-Burhan asumió el poder, tras llegar a un entendimiento con el movimiento popular y sus fuerzas políticas que se reunieron bajo el lema y el nombre de "Alianza de las Fuerzas de la Declaración de la Libertad y el Cambio".

El 17 de agosto de 2019, militares y civiles acordaron un documento constitucional y se alcanzó un periodo de transición, basado en la asociación entre civiles y militares, hasta enero de 2024, cuando los militares entregarían el poder a los civiles. Sin embargo, como es habitual, no se adhieren a los documentos y compromisos y, en cambio, monopolizan el poder.

Ayer, lunes 25 de octubre de 2021, los militares tomaron el poder y detuvieron al primer ministro, Abdalla Hamdok, que se negó a comprometerse y entregarse a los militares. Se negó a apoyar o aceptar sus medidas. Es conocido por su terquedad y sus principios, ya que anteriormente se negó a ser ministro de Economía durante el gobierno de Bashir. Ahora, rechaza el gobierno de los militares y su autoritarismo, ya que no respondieron al espíritu de asociación y sus requisitos y, en cambio, decidieron tomar el poder, llevando a Sudán de nuevo al gobierno militar.

LEER: Oriente Medio necesita desesperadamente una recalibración geopolítica, tal vez esté en marcha

Los exitosos golpes militares de Ibrahim Abboud, Jaafar Nimeiry, Omar Al-Bashir y Abdel-Fattah Al-Burhan no fueron los únicos intentos y ambiciones militares. También hubo varios golpes fallidos de Ismail Kabeida, que fue el primer golpe militar en 1957, Hashem Al-Atta en 1971, Hassan Hussein en 1975, Mahmoud Nour Saad en 1976, Abdul-Kader al-Kadro y Mohammad Osman en 1990, Ahmed Khaled en 1992, y Hashem Abdel-Muttalib en 2020 contra el Consejo Militar el 11 de julio de 2021.

Sudán es un país de golpes de Estado, al igual que de revoluciones populares, y, hoy, se encuentra en un punto álgido, rumbo a lo desconocido. ¿Quién triunfará?

Está claro que los militares tienen el control, pero es imposible que las cosas vayan a su favor.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Addustour el 26 de octubre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines