Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La introspección de Israel se utilizará para justificar su impunidad

El humo se eleva desde un sitio golpeado por los ataques aéreos israelíes, dirigidos a los puntos de los grupos de resistencia palestinos en Khan Yunis, Gaza, el 23 de agosto de 2021 [Ashraf Amra/Anadolu Agency].

La preocupación de Israel por su imagen pública se puso de manifiesto ayer, cuando los medios de comunicación locales informaron de que el ex general de división de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) Nitzan Alon ha descrito el bombardeo de este año del edificio de gran altura que albergaba las oficinas de Associated Press (AP) y otros medios de comunicación en la Franja de Gaza como un "ataque terrorista de relaciones públicas" autoinfligido.

La furia estalló en las redes sociales cuando el edificio se derrumbó en mayo. Israel trató de justificar el ataque alegando que el grupo de resistencia Hamás utilizaba el lugar para almacenar material. Esta afirmación fue rebatida por el presidente y director general de AP, Gary Pruitt: "No hemos tenido ningún indicio de que Hamás estuviera en el edificio o estuviera activo en él... Nunca pondríamos en peligro a nuestros periodistas a sabiendas".

En ese momento, la Asociación de la Prensa Extranjera emitió una declaración que decía, en parte, que "causar a conciencia la destrucción de las oficinas de algunas de las organizaciones de noticias más grandes e influyentes del mundo plantea cuestiones profundamente preocupantes sobre la voluntad de Israel de interferir con la libertad de prensa." En una nota similar, Pruitt dijo: "El mundo sabrá menos sobre lo que está ocurriendo en Gaza por lo que ha pasado hoy".

Las violaciones cometidas por Israel no pueden pasar desapercibidas o ignoradas, tanto en lo que respecta a las pruebas como a las declaraciones emitidas a raíz de los hechos. Sin embargo, la principal preocupación de Israel no es que sus acciones constituyeran una violación o incluso un crimen de guerra, sino que pudieran haber dañado la percepción internacional de su narrativa de seguridad de "autodefensa". "El beneficio de la operación no valía el daño que causó diplomáticamente y en términos de percepción", insistió Alon.

LEER: ¿Es Biden diferente de Trump en cuanto a Palestina?

Hasta ahora, la narrativa de seguridad de Israel ha sido respaldada por la comunidad internacional con poca o ninguna crítica. Israel se basa en gran medida en su marca como un Estado innovador y humanitario, que ayuda a disfrazar su violencia colonial mediante la promoción de sus logros en diversos sectores de alta tecnología. Es esta imagen de Israel la que el mundo ha respaldado, en detrimento del pueblo palestino.

Si al ejército israelí le preocupa haber empañado su imagen, un pequeño paso en la dirección correcta podría ser que la comunidad internacional relacionara la destrucción de las oficinas de los medios de comunicación extranjeros con el bloqueo de las informaciones sobre la violencia colonial de los colonos, aunque fuera temporalmente. Sin embargo, también existe la posibilidad de que la admisión sobre el daño a las relaciones públicas sólo haya surgido porque las oficinas de los medios de comunicación internacionales fueron el objetivo.

Pero incluso si ese fuera el caso, la "preocupación" diplomática por el atentado no se extendió a pedir cuentas a Israel. El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, no condenó la destrucción. "Apoyamos el derecho de Israel a la autodefensa", declaró en mayo. "Confiamos en que Israel actúe con sentido de la proporción y en el marco de la proporcionalidad". Esta confianza está muy equivocada, entre otras cosas porque un Estado de ocupación no tiene derecho legal a afirmar que actúa en "defensa propia" contra las personas que viven bajo su ocupación.

En última instancia, la breve admisión de Israel caerá en el olvido si la comunidad internacional, como es habitual, no actúa para acabar con la impunidad israelí. El desprecio por los palestinos es evidente en las palabras de Alon; la preocupación del ejército está relacionada con la forma en que puede disparar, bombardear y matar a los palestinos sin atraer una atención no deseada. Se trata de una táctica que la comunidad internacional no ve con malos ojos cuando se trata de los derechos de los palestinos. De hecho, lo más probable es que la introspección de Israel se utilice para justificar su impunidad la próxima vez que decida bombardear la Franja de Gaza. Israel establece los parámetros y el mundo se limita a consentir las exigencias del Estado colonial de apartheid.

LEER: Oriente Medio necesita desesperadamente una recalibración geopolítica, tal vez esté en marcha

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines