Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La aventura militar de Estados Unidos en Afganistán

Soldados estadounidenses en Kandahar, Afganistán, 1 de marzo de 2015 [Scott Olson/Getty Images].

El 31 de agosto, Estados Unidos evacuó al último soldado estadounidense de Afganistán y puso fin a una guerra de dos décadas que se inició con la pretensión de luchar contra el terror, acabar con Al Qaeda y los talibanes y establecer una sociedad civil democrática en el país.

"Estados Unidos puso fin a 20 años de guerra en Afganistán", dijo el presidente estadounidense Joe Biden, afirmando que era "la guerra más larga de la historia de Estados Unidos". Biden no encontró nada de lo que presumir durante el discurso de retirada.

"Hemos completado uno de los mayores puentes aéreos de la historia con más de 120.000 personas evacuadas a un lugar seguro", dijo, refiriéndose a la evacuación de los estadounidenses, sus aliados y el pueblo afgano que trabajó para ellos durante su ocupación.

Un total de 800.000 soldados estadounidenses participaron en la ocupación de Afganistán, y Estados Unidos gastó más de 2 billones de dólares durante la guerra. Las agencias de noticias informaron de que Estados Unidos contrajo una deuda para financiar las guerras de Afganistán e Irak, y se espera que los intereses totales de estos préstamos alcancen los 6,5 billones de dólares en 2050.

Según el Costs of War Project, 176.000 personas murieron en Afganistán, entre ellas 46.319 civiles, 69.095 militares y policías y al menos 52.893 combatientes de la oposición. Estados Unidos y sus aliados no consiguieron nada durante los 20 años de ocupación.

LEER: Aquí yace Colin Powell...

Los talibanes, que dirigían el país antes de la ocupación y que ahora vuelven a estar en el poder, fueron designados como organización terrorista por los estadounidenses, pero ¿quién se cree la narrativa estadounidense? Estados Unidos dijo que combatiría el terror en Afganistán e Irak, pero lo que hemos visto es la destrucción de ambos países, el terror no ha terminado.

Antes de esto, Estados Unidos afirmó que había decidido luchar contra los talibanes porque no entregaban al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden. Mientras que los talibanes decían que habían pedido a EE.UU. que investigara el 11-S y confirmara si Bin Laden estaba detrás del atentado, y que si era así, lo entregaría. Pero la cuestión no era Bin Laden, sino eliminar a los talibanes.

Los estadounidenses hablaron de cómo habían mejorado Afganistán durante su ocupación, permitiendo que las mujeres estudiaran y mejorando el sector educativo. Contribuyeron a disminuir las tasas de mortalidad infantil, construyendo escuelas, hoteles, hospitales y comisarías, así como formando a decenas de miles de agentes de seguridad afganos para proteger el país. Sin embargo, Estados Unidos y sus aliados no lograron demostrar su éxito en todos estos campos.

Estados Unidos se retira de Afganistán, ¿hacia dónde va esto? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Famosas agencias de noticias y periódicos estadounidenses informaron de las conclusiones de la auditoría dirigida por el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (Sigar), John Sopko, que reveló cómo se despilfarró el dinero estadounidense en proyectos de despilfarro.

Según el informe, el gobierno estadounidense invirtió unos 145.000 millones de dólares en proyectos de construcción e infraestructuras, equipamiento para las fuerzas de seguridad afganas, ayuda humanitaria, programas de lucha contra el narcotráfico y otros gastos. Sin embargo, "el gobierno estadounidense subestimó sistemáticamente el tiempo necesario para reconstruir Afganistán y estableció plazos poco realistas... Estas decisiones aumentaron la corrupción y redujeron la eficacia de los programas... Muchas de las instituciones y proyectos de infraestructuras que Estados Unidos construyó no eran sostenibles", según el informe Sigar.

Menos de una semana después de la retirada total de Estados Unidos de Afganistán, el Wall Street Journal detalló los fracasos estadounidenses y los proyectos innecesarios. "El campo afgano está plagado de centrales eléctricas, prisiones, escuelas, fábricas, edificios de oficinas y bases militares abandonados y en decadencia, según una agencia de vigilancia, el legado del esfuerzo de 20 años de Estados Unidos para financiar el establecimiento de un estado afgano moderno que pudiera proporcionar seguridad y servicios básicos a sus ciudadanos."

LEER: El mundo está volviendo a los dos bandos, ¿necesitamos la OTAN?

Informando sobre Sigar, el Journal dijo: "En muchos casos, el gobierno estadounidense construyó cosas que los afganos no querían ni necesitaban. Algunas instalaciones y equipos resultaron dañados en los combates. En otros casos, ya sea por negligencia o incompetencia, los contratistas estadounidenses, afganos e internacionales nunca entregaron lo que se les pagó."

Sopko enumeró una serie de programas fallidos e innecesarios que muestran cómo el dinero estadounidense se gastó en vano, y citó los 6 millones de dólares gastados en la introducción de raras cabras italianas en Afganistán, cuya financiación fue aprobada por el Pentágono: "Muchas de las cabras enfermaron y murieron, y el director del proyecto renunció frustrado".

Sopko también citó los 28 millones de dólares para uniformes del ejército afgano, los 1.000 millones de dólares pagados para escuelas sin profesores ni alumnos, los 8.500 millones de dólares del programa de erradicación de la adormidera, los 486 millones de dólares de los aviones de carga desechados, los 549 millones de dólares para comprar y mantener 20 aviones de transporte medio G222 renovados para las fuerzas aéreas afganas, los 85 millones de dólares del hotel de lujo de Kabul y de las Grand Residences, que Sigar señaló que no era apto para la ocupación humana, los 1,6 millones de dólares para la energía eléctrica de Khost y muchos otros.

Uno de los mayores fracasos de la ocupación norteamericana fue el gobierno que armó para gobernar el país y que fue sacado del poder sin lucha. Los informes afirman que escaparon con sacos de dinero desviados del Estado.

Según el Washington Post, diplomáticos, militares y cooperantes estadounidenses, que participaron directamente en la invasión de Afganistán, dijeron: "En lugar de traer estabilidad y paz, dijeron, Estados Unidos construyó inadvertidamente un gobierno afgano corrupto y disfuncional que sigue dependiendo del poder militar de Estados Unidos para su supervivencia. Suponiendo que no se derrumbe, los funcionarios estadounidenses han dicho que necesitará miles de millones de dólares más de ayuda anual, durante décadas."

"Washington intentó tontamente reinventar Afganistán".

Veinte años de bombardeos, disturbios y ocupación dejaron a Afganistán sin cambios. Se trata de una aventura militar estadounidense. Si el plan fuera acabar con el terror, gran parte de ese programa habría llegado a su fin cuando Estados Unidos mató a Bin Laden en 2011.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines