Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El pueblo libanés vive en el terror

Manifestantes ondean la bandera nacional libanesa en una protesta contra el deterioro de las condiciones económicas y sociales en Beirut, Líbano, el 2 de marzo de 2021 [ANWAR AMRO/AFP/Getty Images].

Me he vuelto muy cautelosa cuando escribo o leo un artículo en el que se utiliza la frase "sin precedentes" o "no es lo mismo que antes" al referirse a un acontecimiento importante, ya que nosotros, los escritores, nos entusiasmamos en el calor del momento y elevamos nuestras esperanzas, imaginando que un terremoto golpearía y cambiaría todos los equilibrios de poder y cambiaría todas las situaciones que hemos odiado durante mucho tiempo y hemos pedido cambiar varias veces. Nuestros sueños se ven luego aplastados por la amarga realidad que ha producido enfermedades incurables que no pueden tratarse con una solución rápida, sino que requieren un cirujano hábil y audaz que no se deje intimidar por los gritos de un líder sectario engañoso, ni se deje amedrentar por un líder miliciano criminal.

Digo esto con motivo de cumplirse dos años de la revolución libanesa, el 17 de noviembre de 2019, y de que las masas de todos los bandos salieran a la calle y pidieran el derrocamiento del gobierno y del presidente, o más bien, la caída de todo el sistema sectario. Coreaban "Todos ellos, significa todos ellos", mientras los chiíes, suníes y cristianos se daban la mano y unían sus voces, coreando esta maravillosa sinfonía, "Todos ellos, significa todos ellos." Fue un hermoso espectáculo que el Líbano nunca había presenciado, lo que nos llevó a los escritores a expresar este raro momento y a decir que el Líbano después del 17 de noviembre no sería el mismo que antes.

Sin embargo, los líderes sectarios tenían otras opiniones y posiciones, a pesar del miedo y el terror que sentían ante esta magnífica escena. Cada uno de los líderes temía por su soberanía y superioridad sobre su secta, que, en sus delirios, creían proteger a su secta del mal de otras sectas. Por lo tanto, seguían a los líderes ciegamente y sin pensar, mientras que cada líder tenía un país diferente para protegerlos y apoyarlos contra las otras sectas, permitiendo así que el Líbano fuera gobernado desde el extranjero. Irán protege a los chiíes, Arabia Saudí a los suníes y Francia y Occidente, en general, a los cristianos, por lo que los países que controlan el Líbano empezaron a trasladar sus conflictos y guerras entre sí a la hermosa tierra verde del Líbano, la Joya de Oriente o, como se le llamaba, la "Suiza de Oriente".

LEER: El Islam político y la crisis de la democracia en el norte de África

En el momento en que el pueblo libanés de todas las sectas se unió, los líderes sectarios temieron que se les quitara la alfombra de debajo de los pies, y temieron por su riqueza, que obtuvieron gracias a la corrupción y a su liderazgo forzado. Por ello, Nabih Berri, presidente del parlamento y del Movimiento Amal, envió rápidamente a sus hombres armados a disparar a los manifestantes que se dirigían al parlamento y amenazó con cortar la lengua a los que hablaran mal de su líder, Nabih Berri. Se dirigieron a la Plaza de los Mártires, el lugar donde tenía lugar la sentada, y quemaron las tiendas de campaña por la noche y abrieron fuego contra los manifestantes, coreando "chií, chií, chií", para despistar o desbaratar el cántico "Todos ellos, significa todos ellos".

El secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, acusó a las embajadas occidentales en el Líbano de estar detrás de estas manifestaciones, afirmando que financiaban las protestas, que había una conspiración extranjera contra el Líbano y que su partido era el objetivo. Amenazó a todos los que pedían la caída del presidente, al que nombró y obligó al pueblo libanés para que fuera su marioneta, firmando todo lo que quisiera, mientras Nasrallah seguía gobernando el Líbano entre bastidores; o mejor dicho, para que Irán siguiera siendo el gobernante de facto del Líbano. ¿No dijo uno de los funcionarios de Irán que ocupa cinco capitales árabes, la primera de las cuales es el Líbano?

Los partidarios de Hassan Nasrallah, el jefe del movimiento libanés Hezbolá, lo ven hablar a través de una pantalla gigante en una mezquita en los suburbios del sur de la capital libanesa, Beirut, el 1 de noviembre de 2019. [AFP vía Getty Images]

Por desgracia, la sentada se dispersó y los líderes de las sectas se unieron y consiguieron dividir la calle unida en varias calles, fragmentando a los manifestantes en tribus sectarias y doctrinales. Cada secta se encerró en sí misma bajo el paraguas de su líder, para ampararse en su líder y preservar su identidad sectaria, en lugar de su identidad libanesa, que reúne a todos bajo su paraguas. De este modo, consiguieron enterrar la revolución libanesa mediante la conspiración y la traición, como todas las revoluciones de la Primavera Árabe, y la situación volvió a ser lo que era, quizá peor de lo que era, desmintiendo así la frase de que "el Líbano después de 17Nov no será lo mismo que antes".

Unos meses más tarde, llegó el gran acontecimiento que sacudió a todo Líbano, con la terrible explosión en el puerto de Beirut que se cobró la vida de casi 200 personas, hirió a miles y destruyó decenas de miles de viviendas. Entre el horror de la catástrofe, las llamas y el humo que cubrían el cielo de Beirut, la gente se preguntaba de dónde procedían las varias toneladas de nitrato de amonio que provocaron esta terrible explosión y por qué se dejaron durante todos estos años cerca de los barrios residenciales. ¿A quién pertenece? Se señaló con el dedo a Hezbolá, y se dijo que lo guardaban para utilizarlo en el país cuando fuera necesario, o para enviarlo a Siria para quemar a los manifestantes con barriles explosivos, como hicieron durante la revolución. Sobre todo porque el periodo en que se almacenaron coincide con el crimen cometido por el régimen de Bashar Al-Assad. En un principio se pidió una investigación internacional, pero el Estado de Hezbolá no estuvo de acuerdo, por lo que el presidente, Michel Aoun, se vio obligado a asignar la investigación al Ministerio de Justicia, que realmente investigó los detalles del acto. Parece que ha encontrado al culpable, pero se ha visto obligado a dimitir debido a las presiones políticas sobre él. En su lugar, se nombró al juez Tarek Bitar, que no era del agrado del jefe de Hezbolá, Hassan Nasrallah, por lo que éste atacó al juez en sus discursos durante cuatro meses, incitando a su secta contra él y amenazando con derrocarlo. Nasrallah envió a su oficial de seguridad, Wafiq Safa, al Palacio de Justicia, amenazando con usurparlo y acusándolo de colaborar con los estadounidenses. Se lanzó una campaña de incitación inmoral y envenenada contra él en los canales, sitios de noticias y periódicos de Hezbolá, que informaron de noticias indocumentadas sobre sus reuniones con la embajadora estadounidense, Dorothy Shea, y con el patriarca Bechara Al-Rahi.

LEER: Oriente Medio necesita desesperadamente una recalibración geopolítica, tal vez esté en marcha

Los desafortunados sucesos tuvieron lugar en la plaza de Tabouneh, que se saldaron con la muerte de 7 personas y decenas de heridos. Estos sucesos confirmaron que existe una profunda tensión sectaria entre el pueblo libanés que ya no se esconde en sus corazones sino que asoma su fea cabeza cada vez que se presenta la oportunidad. Esta vez, la oportunidad se les presentó a través de Hassan Nasrallah y Samir Geagea.

Apenas se apagó el sonido de las balas vivas, comenzó un tiroteo de otro tipo, más fuerte. Comenzaron los enfrentamientos verbales y las disputas políticas entre Nasrallah y Geagea. Nasrallah pronunció un discurso la semana pasada, en el que afirmó que había protegido a los cristianos durante las últimas tres décadas, amenazando a Samir Geagea por su nombre, no implícitamente, y acusándole de tener en su agenda una guerra civil en Líbano. Nasrallah también afirmó que Geagea está siendo financiado por Arabia Saudí y que apoya a Daesh y al Frente Nusra. Nasrallah dijo que Geagea tiene que calmarse y mostrar moderación, y exhibió su poder al pueblo libanés, diciendo que tenía 100.000 combatientes listos para luchar.

Geagea negó las acusaciones de Nasrallah y las consideró un sinsentido, una mentira descarada y una excusa más para salir del paso. Geagea afirmó que el proyecto de Hezbolá es un proyecto destructivo para el Líbano y que lo que el país está presenciando estos días es el comienzo de la ejecución de este proyecto.

Esto se produjo en medio de las noticias que circulaban de que el tribunal militar había citado al jefe del Partido de las Fuerzas Libanesas, por lo que Geagea respondió que, si esta información es cierta, entonces Hassan Nasrallah debe ser tratado de forma similar y citado primero para ser investigado, ya que es el jefe de un partido libanés legítimo según la ley. Sin embargo, el partido se considera por encima de la ley y de la justicia militar.

No sabemos cómo acabarán estas rencillas políticas, ya que no se limita a que dos sectas se enfrenten en todos sus canales de noticias y periódicos para avivar el fuego de los enfrentamientos. Esto puede frustrar la investigación del puerto por miedo al estallido de una guerra civil, ¡especialmente a la luz de las acusaciones del poder judicial!

El conflicto en Líbano ha hecho que el pueblo libanés viva aterrorizado y con miedo debido a las amenazas de su amo y a las escaladas de los sabios.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLíbanoOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines