Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Conmemoración del asesinato de Rabin en plena oleada de odio e intimidación

El primer ministro israelí Yitzhak Rabin se dirige a la Knesset el 3 de octubre de 1994 [MENAHEM KAHANA/AFP/Getty Images].

Los israelíes conmemoran el 26º aniversario del asesinato del ex primer ministro Isaac Rabin. Esta conmemoración se produce en medio de un estado de aguda polarización sin precedentes, de intercambio de acusaciones y de voces recientes que expresan su temor a volver a la misma atmósfera incitante que precedió al asesinato, que fue el primero de este tipo en la historia de Israel.

Hace unos días, se celebraron varios actos israelíes para conmemorar este aniversario en presencia de numerosas personalidades políticas, que coincidieron en que cualquier israelí que haya vivido la noche del asesinato de Rabin no olvidará nunca ese momento. Fue una conmoción que no se puede describir con palabras, ya que un judío había matado a otro judío. Además, Rabin representaba, para muchas generaciones israelíes, la imagen que le acompañaba irrumpiendo en la mezquita de Al-Aqsa durante la guerra de 1967.

Un sondeo de opinión de muchos israelíes para comentar este recuerdo ha demostrado que, después de estos largos años, los israelíes se están vengando unos de otros, y el odio y la división entre ellos están aumentando. Puede que incluso pierdan al propio Israel a causa de todo esto. Es cierto que los israelíes están poniendo todo su empeño en mejorar la seguridad de Israel desde el exterior, pero no se dan cuenta de que van camino de perder su Estado desde el interior.

El aniversario del asesinato de Rabin envía una advertencia a los israelíes sobre cómo debe ser el debate entre las alas izquierda y derecha, cuáles son los límites de este debate y sus líneas rojas: básicamente, sin que nadie levante la mano contra el otro. Rabin no era un izquierdista cuando fue asesinado sino, más bien, alguien que comprendía los peligros de un estado binacional con los palestinos, por lo que se apresuró a llegar a un acuerdo con ellos. La incitación, hoy, es muy similar a la que Israel presenció en la víspera de su asesinato, porque los instigadores pronuncian el mismo vocabulario y la misma terminología.

LEER: La tribu perdida de Naftali Bennett

En cuanto a los miembros de la derecha israelí, acusan a los que conmemoran el asesinato de Rabin de montar un circo político. Es cierto que se abstienen de llamarle traidor -como le acusaron en su momento los partidarios de la línea dura de la derecha-, pero están de acuerdo en que se equivocó en su dirección política con los palestinos. Mientras tanto, se generaliza el odio, la división y los discursos vulgares contra los adversarios políticos.

Además, la derecha israelí considera que la conmemoración del asesinato de Rabin es una plataforma para atacar a quienes lo conmemoran. Esto ha llevado a algunos de sus líderes a boicotear la conmemoración, subrayando que no hay una línea clara entre las declaraciones políticas legítimas y otras incendiarias que pueden llevar al asesinato político y que desacreditar cualquier oposición israelí a la dirección del gobierno existente puede dejar efectos negativos en las masas israelíes y allanar el camino hacia la comisión de más crímenes políticos.

26 años después del asesinato de Rabin, la sociedad israelí está más dividida que nunca y la incitación interna ha alcanzado nuevas cotas. La etapa que siguió al asesinato se considera uno de los momentos más dramáticos de la historia de Israel. Cuando Rabin fue trasladado al hospital en estado crítico, los israelíes esperaban dos cosas: que Rabin sobreviviera y que el tirador no fuera judío, pero todas sus esperanzas se desvanecieron.

Yigal Amir, el asesino de Rabin, era un nacionalista extremista al que le habían lavado el cerebro. Creía que matar a Rabin enterraría el proceso de acuerdo con los palestinos y salvaría a Israel de las consecuencias catastróficas que se le infligirían. Siguió creyendo eso incluso cuando estaba entre rejas, y por eso fue considerado uno de los asesinos políticos más peligrosos de la historia moderna.

El asesinato de Rabin y la pérdida de las elecciones por parte de su sucesor, Shimon Peres, 6 meses después, en favor de Netanyahu, supusieron el colapso del proceso de Oslo, con un giro de Israel hacia la derecha, que se mantuvo durante un cuarto de siglo. Hoy, cuando Israel celebra la memoria de Rabin, la incitación derechista del Likud y de otros partidos, que condujo al asesinato de Rabin, no ha cesado. Por el contrario, las advertencias del servicio de seguridad Shin Bet sobre el aumento de las posibilidades de violencia, causadas por la incitación de los derechistas contra el primer ministro, Naftali Bennett, han aumentado.

El primer ministro israelí Naftali Bennett habla en Jerusalén el 12 de octubre de 2021 en Jerusalén [Amir Levy/Getty Images]

Incluso altos cargos de la policía israelí no dudan en afirmar que estos días les recuerdan a los que precedieron al asesinato de Rabin. El odio y la división que vemos en las calles son más peligrosos que en aquella época y suenan las campanas de alarma, advirtiendo de otro asesinato político, ya que los activistas del Likud recorren las calles con camisetas que llevan las palabras: 'Los izquierdistas son traidores'. El hijo del ex primer ministro, Yair Netanyahu, ha tuiteado repetidamente contra los opositores de su padre, acusándolos de suponer una amenaza existencial para Israel, y describiéndolos como "tan malos como Irán".

Hoy, más de un cuarto de siglo después del asesinato de Rabin, los israelíes parecen más divididos entre la izquierda y la derecha, y desgarrados entre los partidarios de Rabin y del proceso de Oslo que lideró, y los opositores al mismo, que consideran la entrega de tierras a los palestinos un pecado imperdonable contra la Torá. Esto demuestra lo cargado que está el ambiente y cómo los israelíes están divididos entre los dos polos. En este sentido, el ambiente actual es mucho peor, porque el colapso interno se está produciendo muy rápidamente, y ya no es una división entre la izquierda y la derecha, sino entre personas de cada campo, lo que lo hace más peligroso.

Es cierto que la mitad de los israelíes apoyan a este bando, mientras que la otra mitad lo ve como una fuerza destructiva, que supone una verdadera amenaza existencial para el futuro de Israel. En realidad, ninguno de los dos bandos está dispuesto a ceder. Además, en este momento, hay una mezcla entre esta intransigencia y la amarga incitación, con la profunda crisis económica y las continuas protestas en todo Israel. Esto, a su vez, está poniendo todo al borde de una explosión; lo único que falta es una chispa para prender el fuego.

LEER: Oriente Medio necesita desesperadamente una recalibración geopolítica, tal vez esté en marcha

Los acontecimientos internos a los que asiste Israel estos días contribuyen a alimentar las protestas en todo el Estado. La mayor parte de la violencia israelí va acompañada de intentos de atropellar a los manifestantes, el lanzamiento de gases lacrimógenos y gas pimienta, el lanzamiento de piedras y los enfrentamientos de vez en cuando. Por tanto, el ambiente es muy volátil, a la espera de que alguien lance una cerilla.

Todo esto confirma que Israel podría estar acercándose a otro asesinato político. El pegamento que solía mantener unidas a las distintas tribus israelíes en una sola nación ya no existe. Así lo demuestra el hecho de que el propio Naftali Bennett esté bien protegido por los servicios de seguridad, como lección aprendida del asesinato de Rabin, y porque la mayor amenaza reside en las protestas en las calles israelíes.

La conclusión del aniversario del asesinato de Rabin es que las posibilidades de intentar atentar contra alguien más en Israel están aumentando. La situación se está volviendo muy resbaladiza, y los frenos son cada vez más débiles, y parece que no hay forma de que Israel escape de esta crisis intratable.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines