Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Aquí yace Colin Powell...

La bandera estadounidense se ve a media asta en lo alto de la Casa Blanca tras la muerte del ex secretario de Estado Colin Powell el 19 de octubre de 2021 [DANIEL SLIM/AFP vía Getty Images].

Tras su muerte por Covid-19 a principios de esta semana, el legado del ex Secretario de Estado estadounidense Colin Powell será examinado por mucha gente y por razones muy diferentes. Algunos lo elogiarán como uno de los principales diplomáticos y asesores presidenciales de Estados Unidos. Muchos más, sospecho, lo recordarán como el hombre que mintió por su país una y otra vez.

Uno de los sabios griegos, Chilón de Esparta, dijo que no debemos hablar mal de los muertos (lo que ahora es el aforismo latino "De mortuis nil nisi bonum dicendum est"), una máxima con la que en general estoy de acuerdo. Sin embargo, es precisamente por los muertos por lo que escribo estas palabras.

Los muertos a los que me refiero proceden de muchas naciones del mundo; innumerables hombres, mujeres y niños que dejaron esta tierra en ausencia de misericordia, de voz o de justicia. Millones de otros aún no han tenido ningún tipo de cierre o paz debido al militarismo, las guerras, las intervenciones y las atrocidades de Estados Unidos durante muchas décadas. Powell apoyó, excusó y encubrió la mayoría de ellas, desde Vietnam hasta la actualidad.

El próximo mes se celebrará un servicio conmemorativo para el general Powell en la Catedral Nacional de Washington, en la capital estadounidense. Los llamados grandes y buenos elogiarán al primer afroamericano que ha sido jefe del Estado Mayor Conjunto y Secretario de Estado de Estados Unidos. Mi propia contribución no es para Powell y los dolientes, sino para los supervivientes olvidados que se habrán visto impulsados a lugares muy oscuros al ver su nombre en los titulares de esta semana.

Para el pueblo iraquí, Powell fue el hombre que hizo el trabajo sucio al defender una guerra que creó más de un millón de viudas y huérfanos. Las estimaciones del número de muertos en Irak siguen siendo modificadas. Fue Powell quien se presentó ante la ONU en nombre del presidente George W. Bush en febrero de 2003 y habló con gran autoridad, utilizando fotografías para "demostrar" que el Irak de Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva (ADM). Esto era una mentira, y él lo sabía.

Un par de semanas antes de su discurso, unos refugiados argelinos fueron detenidos por la supuesta producción de ricina en Wood Green, al norte de Londres. Los medios de comunicación británicos se llenaron de titulares diciendo que la policía antiterrorista había descubierto una célula de Al Qaeda preparada para soltar el veneno mortal a un público desprevenido. Los informes más escabrosos también afirmaban que la "fábrica de ricina" contenía material para fabricar bombas. El primer ministro británico Tony Blair -otro hombre con una relación a distancia con la verdad- azuzó un frenesí de histeria afirmando que "este peligro está presente y es real, y está con nosotros ahora".

Blair fue respaldado por Powell en su presentación ante el Consejo de Seguridad de la ONU; ambos hombres estaban impulsando el caso de la guerra contra Irak. Powell citó gravemente el "hallazgo" de Londres como una "red terrorista vinculada a Irak". A pesar de que las instalaciones de investigación de armas químicas del gobierno británico en Porton Down sabían que no había ricina en Wood Green a principios de enero de 2003, Powell siguió adelante con sus mentiras. Tanto Blair como Powell parecen haber ignorado los hechos. En un nido de víboras, siempre es difícil separar una serpiente de otra.

Dos años más tarde, durante el juicio de Old Bailey a los refugiados argelinos, surgió una historia muy diferente: no hubo ricina ni un sofisticado complot de Al Qaeda. El presidente del jurado, Lawrence Archer, estaba tan indignado por lo que surgió durante su odisea de siete meses en el tribunal que coescribió un libro con la periodista Fiona Bawdon en el que exponía las mentiras contadas por Powell respaldadas por palabras "descaradamente distorsionadas" del gobierno británico, los medios de comunicación y las agencias de seguridad.

Powell afirmó más tarde que se arrepentía de su actuación en la ONU. Sin embargo, eso no ayudó a los argelinos, que permanecieron en una prisión de alta seguridad durante más de dos años hasta que se derrumbó el caso contra ellos en su infame juicio con jurado. El funcionario estadounidense sabía que no había ningún complot con ricina; de hecho, que no había ricina, así que ¿qué era el polvo blanco en el frasco que agitó tan dramáticamente en la reunión del Consejo de Seguridad?

Para el pueblo de Vietnam, Colin Powell fue el militar que encubrió los crímenes de guerra llevados a cabo en Mỹ Lai por una unidad de tropas estadounidenses que masacraron a 500 civiles. Powell admitió en un memorándum de 1968 que podría haber habido "casos aislados de maltrato", pero en agosto de 1971 acabó diciendo la verdad en una declaración jurada durante el juicio por crímenes de guerra contra el general de brigada John Donaldson, quien, según se alegó, había "matado u ordenado matar a civiles vietnamitas desarmados y sin resistencia" desde su helicóptero.

Powell se congració en 1985 como asistente principal del Secretario de Defensa de Estados Unidos, Caspar Weinberger, cuando ayudó a encubrir la venta de armas a Irán para que la administración Reagan pudiera canalizar dinero a los contrarrevolucionarios de la Contra, apoyados y financiados por Estados Unidos, en Nicaragua. Weinberger se enfrentó a cinco cargos relacionados con el llamado escándalo Irán-Contra, pero fue indultado por el presidente George H.W. Bush antes de que pudiera ser juzgado. Se supo que Powell participó personalmente en al menos una venta encubierta de armas a cambio de rehenes.

En los años siguientes metió el dedo en la llaga, lo que supuso la desaparición de algunas dictaduras y el ascenso de otras, en acciones militares de Estados Unidos en Panamá, Filipinas, Somalia, Liberia, Bangladesh, Rusia, Bosnia, Afganistán, el Golfo Pérsico y Oriente Medio.

Para los palestinos -y para mí mismo, debo añadir- Powell siempre será el hombre que fue traicionero y tramposo con ellos. Mintió sobre la masacre israelí de palestinos en el campo de refugiados de Jenin en abril de 2002.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) trataron de ocultar desesperadamente uno de sus muchos crímenes de guerra cometidos en la Cisjordania ocupada cuando sus soldados mataron al menos a 52 palestinos en el campo de refugiados entre el 1 y el 11 de abril, en el momento álgido de la Segunda Intifada (Al-Aqsa). Las cobardes tropas de Ariel Sharon habrían salido rápidamente de no ser por el dilema de cómo encubrir la matanza de tanta gente. Es un dilema que centró las mentes de los responsables de la llamada Operación Escudo Defensivo.

Como escribí en MEMO el año pasado, "[Ellos] decidieron imponer un asedio tan estricto que nadie, a pesar de las protestas mundiales, podía pasar el anillo de acero de Israel; fue un bloqueo total y duró semanas mientras el gobierno israelí hacía todo lo posible para mantener a los periodistas y a los observadores de derechos humanos lejos de la ciudad palestina...".

"El ambiente era tenso y la ONU anunció que tenía previsto iniciar una investigación sobre las convincentes acusaciones de crímenes de guerra israelíes que se habrían cometido en el campo de refugiados. Los israelíes hicieron lo que saben hacer bien, y movilizaron a políticos y asesores gubernamentales maleables para engañar a unos medios de comunicación y un público crédulos."

El entonces Secretario de Estado de EE.UU., Powell, se presentó para utilizar un tono tranquilo y autoritario en una conferencia de prensa en el Hotel Rey David de Jerusalén, que los terroristas sionistas hicieron estallar en 1946, matando a 91 personas e hiriendo a otras 41. La ironía no pasó desapercibida para los palestinos y el mundo que los observaba.

Afirmó no haber visto "ninguna prueba" de una masacre. En el artículo del año pasado señalé: "El 23 de abril Powell estaba de vuelta en Washington informando a los senadores: En este momento, no he visto ninguna evidencia de fosas comunes y no he visto ninguna evidencia que sugiera que tuvo lugar una masacre". No mentía, por supuesto, porque nunca fue a Yenín, por lo que no podría haber "visto" las pruebas aunque hubiera querido".

Sin embargo, yo fui uno de los primeros periodistas en llegar al lugar de los hechos y estuve en el campo de refugiados de Yenín el día en que el ex general presentó su poco honesto informe a los medios de comunicación de todo el mundo. La rabia y la frustración que sentí al escuchar sus mentiras no fueron probablemente nada comparadas con los sentimientos de los palestinos de Yenín que me contaron cómo sus madres, esposas, hijos y otros familiares habían sido asesinados ante sus ojos. Recuerdo haber visto a un grupo de mujeres palestinas desgarrando los escombros con sus manos desnudas y ensangrentadas tratando de encontrar los cuerpos de sus seres queridos. El hedor de la muerte era abrumador. Además, aunque Powell dijo que no veía "ninguna prueba" de una masacre, Human Rights Watch no está de acuerdo, y lo dijo al publicar un duro informe sobre lo ocurrido en Yenín.

La revista online Jacobin ha publicado un obituario brutalmente salvaje de Powell. "No hay nada honorable o decente en la larga lista de crímenes de guerra de Colin Powell" era el titular. Yo y millones de personas como yo no podríamos estar más de acuerdo. Fue enterrado el viernes por la mañana, pero todavía no hay una lápida oficial. Cuando finalmente se coloque en su tumba, debería ser muy sencilla: "Aquí yace Colin Powell - en la muerte como en la vida".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUURegión

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines