Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Oriente Medio necesita desesperadamente una recalibración geopolítica, tal vez esté en marcha

Banderas de Israel y Estados Unidos se ven en Jerusalén el 21 de marzo de 2019 [Uriel Sinai/Getty Images].

Uno de los beneficios del tan mentado "pivote" estadounidense hacia Asia es la auténtica perspectiva de recalibración geopolítica. Por inverosímil que pueda parecer, entre las arenas movedizas de la política de Oriente Medio, al menos una parte de la fórmula para engendrar el tan necesario ajuste regional ya está en marcha, a saber, la contracción de la presencia estadounidense en la región.

¿Sigue existiendo alguna de las razones históricas para mantener una fuerte presencia estadounidense? La preservación de la seguridad de Israel y su ventaja militar cualitativa sobre sus vecinos es uno de esos factores de atracción fundamentales, pero con la firma de los llamados Acuerdos de Abraham y la supremacía del Estado sionista, ¿qué necesidad hay exactamente de que Estados Unidos continúe su presencia al mismo nivel histórico? Asimismo, la demanda de un suministro constante de petróleo de la región también ha desaparecido como pilar estratégico de la política estadounidense, al igual que la necesidad de Estados Unidos de contener la amenaza del comunismo. La confrontación con China podría mencionarse como un argumento válido, pero de eso se trata el llamado "pivote" hacia el Este.

Estas son las realidades geopolíticas de la presencia de Estados Unidos en la región que se han venido desarrollando en los últimos años. Al igual que un nuevo equilibrio de poder que toma forma en la naturaleza con la salida de un superdepredador, en Oriente Medio se ha puesto en marcha un proceso similar, que -con la llegada de la pandemia mundial de coronavirus- ha avanzado rápidamente. Cuando Irán se convirtió en el epicentro del brote en la región hace casi dos años, se dejaron de lado las amargas rivalidades para enfrentarse a lo que se consideraba un enemigo común. "Ha llegado el momento de poner fin al conflicto armado y centrarnos juntos en la verdadera lucha de nuestras vidas", fue el mensaje de la ONU. El llamamiento fue acatado, y las hostilidades se dejaron de lado.

Los EAU enviaron cuatro aviones cargados de ayuda médica a Teherán. "Proporcionar asistencia para salvar vidas a quienes expresan su angustia es esencial para el bien común", dijo entonces el ministro de Estado de los EAU para la cooperación internacional. Los Estados del Golfo con relaciones mucho más cálidas con Irán también enviaron ayuda a su asediado vecino. El emir de Qatar, Tamim Bin Hamad Al Thani, por ejemplo, ordenó el envío de 16 toneladas de equipos y suministros médicos, mientras que Kuwait anunció que enviaría 10 millones de dólares en ayuda humanitaria.

LEER: El mundo se arrepentirá de haber traído a Assad del pasado

Agradeciendo el gesto de tregua, Irán respondió diciendo que la propagación del coronavirus en Oriente Medio había aportado "más razón y lógica" a la relación del país con sus rivales del Golfo. En junio de 2020, mientras el COVID-19 paralizaba las economías de toda la región, Teherán llegó a sugerir que su relación con los EAU había mejorado hasta el punto de estar dispuesto a dialogar con Arabia Saudí.

Sin embargo, no había ninguna razón para pensar que las relaciones cordiales continuarían más allá del interés compartido de combatir una pandemia mundial.

En lo que debe ser una sorpresa para muchos, el reproche se convirtió en el lema de la región. Irán y Arabia Saudí no sólo han dialogado, sino que los dos archienemigos están muy cerca de reabrir consulados y restablecer relaciones diplomáticas. Aunque están enfrentados por Yemen, Siria, Irak y Líbano, Riad y Teherán iniciaron conversaciones ya en abril para recomponer sus relaciones. Las negociaciones, que tuvieron lugar en Bagdad, fueron las primeras discusiones políticas significativas entre las dos naciones desde 2016, cuando cortaron relaciones tras la ejecución del clérigo chií Nimr Baqir Al-Nimr.

Los Emiratos Árabes Unidos y Egipto, que se encuentran en lados opuestos a los de Turquía y Qatar en los principales puntos de fricción de la región, también han tratado de arreglar las cosas. Riad y El Cairo han liderado los esfuerzos por recomponer los lazos y ya han nombrado embajadores en Qatar tras un bloqueo de tres años que se levantó a principios de año. En sintonía con el momento, el presidente Recep Tayyip Erdogan habló de las relaciones de Turquía con los EAU durante una conversación telefónica con el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohammed Bin Zayed. Por no hablar de la rehabilitación en curso del sirio Bashar Al-Assad.

Aunque puede haber inyectado "más razón y lógica" y fomentado la cooperación por motivos humanitarios, el interés mutuo de combatir una pandemia mundial no es, sin embargo, una explicación satisfactoria de por qué la región está experimentando una recalibración geopolítica. Una explicación mejor es el debilitamiento de los pilares de la presencia estadounidense en la región; la incertidumbre sobre el papel de Estados Unidos en el mundo, combinada con la toma de conciencia por parte de los aliados tradicionales de Washington de que sus intereses propios no están completamente sincronizados con los de Estados Unidos.

La desastrosa retirada del presidente Joe Biden de Afganistán y el pacto de seguridad trilateral entre Australia, el Reino Unido y Estados Unidos, conocido como AUKUS, lanzado el mes pasado, fueron una confirmación más, si es que se necesitaba, de que los países de Oriente Medio que dependen del paraguas de seguridad estadounidense de la posguerra no pueden dar por sentada esta seguridad.

Ante la realidad de unos Estados Unidos menos comprometidos, los Estados del Golfo han tratado de compensar la incertidumbre generada por este temor con una mayor autosuficiencia. Parece que ya no están obligados a mirar a la región a través del prisma del interés propio de Estados Unidos, sino que buscan reparar las amargas rivalidades y encontrar nuevos amigos.

Por supuesto, esto plantea la pregunta de si Estados Unidos ha sido una ayuda o un obstáculo en la búsqueda de la región de una fórmula política que garantice una paz y estabilidad duraderas. Basta con mirar el número de guerras en las que Estados Unidos ha participado directa o indirectamente para conocer la respuesta a esta pregunta. Con una superpotencia mundial profundamente arraigada en la arquitectura de seguridad de la región, tradicionalmente por su dependencia del petróleo de Oriente Medio, y para garantizar la supremacía militar de Israel, no quedaba espacio para que los países evaluaran su propio interés independientemente de EEUU. Cuando se trataba de seguridad, lo único que importaba era complacer a Washington o, si se trataba de Irán, enfrentarse al "gran Satán".

LEER: Simulacro de guerra civil en el Líbano

Aunque es claramente una ilusión sugerir que Estados Unidos dejará permanentemente a Oriente Medio en un futuro previsible para que se valga por sí mismo, cualquier cosa que haga que los líderes de la región cuestionen la fórmula tradicional de seguridad con Estados Unidos en el epicentro va a tener, no hace falta decirlo, un impacto dramático. Biden, a pesar de sus muchos intentos de presentarse como un claro alejamiento del caos y el caos de la era de Donald Trump, no se ha desviado de la dirección general de la política exterior estadounidense desde Barack Obama ni de la de su predecesor, como se señala en un informe del Servicio de Investigación del Congreso (CRS) titulado "Renewed Great Power Competition: Implicaciones para la Defensa-Cuestiones para el Congreso".

El CRS -un think tank afiliado al poder legislativo estadounidense- situó la rivalidad de Estados Unidos con China y, en menor medida, con Rusia, en el centro de la Estrategia de Seguridad Nacional (NSS) de la administración Trump. Reconociendo la reorientación, el CRS dijo que la estrategia de seguridad nacional y defensa de Estados Unidos se había movido "hacia un enfoque primario explícito en la competencia de grandes potencias con China y Rusia".

En términos geopolíticos, esto significa que Estados Unidos se encuentra en la fase inicial de un cambio drástico. En términos de política para Oriente Medio, esto se traduce en dar prioridad a la obstrucción del ascenso de China y Rusia y, más concretamente, tal y como se indica en el documento del CRS, en "un deseo de reducir los despliegues militares de Estados Unidos en Oriente Medio" para facilitar "los despliegues militares en África y Sudamérica, en parte para facilitar un aumento de los despliegues de fuerzas de Estados Unidos en la región del Indo-Pacífico para contrarrestar a China". Aunque la reducción de tropas en la región de Oriente Medio y Norte de África para contrarrestar a China en otros lugares es un objetivo declarado, se reconoce que los acontecimientos en la región están "complicando" este plan.

Lo que esto significa en última instancia es que los aliados tradicionales de Estados Unidos ya no sienten que puedan confiar en Washington. A pesar de la incertidumbre que conlleva esta constatación, no puede ser sino un cambio positivo para una región que ha estado sumida en la guerra y el conflicto bajo el paraguas de la seguridad estadounidense. Una mejor fórmula para la paz y la estabilidad sería que los gobiernos de los 20 países de la región aprovecharan este momento y se dieran cuenta de que su propio interés radica en continuar con la recalibración de la geopolítica de la región y tender puentes que sirvan a los objetivos e intereses de sus pueblos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEEUUEgiptoEgiptoIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSiriaTurquíaTurquíaUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines