Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La tribu perdida de Naftali Bennett

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, escucha durante una reunión con el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en el hotel Willard de Washington, el 25 de agosto de 2021. [OLIVIER DOULIERY/POOL/AFP vía Getty Images]

La noticia de la llegada de 235 judíos desplazados a Israel a través del aeropuerto Ben Gurion el 13 de octubre pasó por delante de nosotros. Estos inmigrantes llegaron desde la ciudad de Manipur, en la India, afirmando que eran judíos descendientes de la tribu bíblica perdida de Menashe. Su judaísmo fue descubierto casualmente por Michael Freund. Es un miembro activo de la oficina del ex primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. En cuanto a cómo descubrió que eran judíos, empleó una técnica única consistente en limitarse a observar que cumplían con el Sabbath, comían kosher y que seguían las leyes de pureza judías.

Los recién llegados se unirán a su comunidad que fue traída a Israel hace años, su número se estima en 5.000 en la actualidad. Israel está planeando traer pronto al resto de la tribu a territorio israelí, la mayoría de los cuales, especialmente los jóvenes, serán obligados a unirse al ejército para reprimirnos. Serán desplegados en los puestos de control. El resto se convertirá en colonos que se apoderarán de nuestra tierra.

El descubridor, Michael Freund, fundador de la asociación Shavei Israel, afirmó que los miembros de la tribu Bnei Menashe son descendientes de los judíos exiliados por el Imperio Asirio hace 27 siglos.

Este "asombroso" descubrimiento no se basa en ninguna ciencia, sino en el cálculo demográfico de Israel, que es un cálculo basado en el cambio de la población autóctona de Palestina mediante la incorporación de otras nacionalidades y sectas, alegando que tienen un derecho bíblico. Esto es, sin duda, ¡limpieza étnica!

LEER: La comunidad internacional y los crímenes israelíes en Palestina

Este acto no se limita a Michael Freund y a su asociación, Shavei Israel, sino que fue supervisado por la mayoría de los ministerios de Israel, el Ministerio de Aaliyah e Integración, la Agencia Judía, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Vivienda, además de los apoyos financieros, en el país y en el extranjero.

Esta política podría ser aceptable en un país que vive en su propia tierra legalmente reconocida, pero en cambio está ocurriendo en un Estado que ha ocupado nuestra tierra, lo que constituye un crimen contra la humanidad. Se nos está despojando de nuestros derechos para concederlos a los nuevos inmigrantes. Al mismo tiempo, el Ministerio del Interior israelí se niega a conceder a los indígenas nacidos en su propia tierra permisos humanitarios y de reunificación legal. No sólo esto, sino que también está desplazando a los residentes del Negev, demoliendo sus aldeas, expulsando a los residentes de Jerusalén y de la Galilea, apoderándose de sus casas, y demoliendo las aldeas de los indígenas en el Valle del Jordán.

Desgraciadamente, este expediente ya no obtiene la atención de los medios de comunicación. La mayoría de los medios de comunicación palestinos ni siquiera hacen un seguimiento de estas inmigraciones racistas diarias procedentes de todo el mundo. No hay ninguna ley en el mundo que justifique la expulsión de indígenas porque sus ocupantes afirmen ser descendientes de una tribu judía perdida, que vivía en la zona hace 27 décadas.

Me gustaría recordar a los lectores que hay diez tribus judías que siguen perdidas de un total de 12 tribus judías.

Sólo hay dos tribus en Israel: Benjamín en el norte, y Judá en el sur, y ni siquiera ellas están completas.

Opresión y racismo: Los principales determinantes de la inmigración judía

En cuanto a las diez tribus que aún faltan en la fecha en que se escribió este artículo, son: Rubén, Isacar, Zabulón, Dan, Neftalí, Gad, Aser, José, Efraín y Manasés.

No sólo los rabinos, como lo hizo Ovadia Yosef al dictaminar que los falashas son descendientes de la tribu judía Dan en 1972, sino también los investigadores y políticos que han afirmado que los romanos también se encuentran entre las tribus perdidas.

Los investigadores genéticos de Israel han señalado anteriormente que los gitanos también se encuentran entre las tribus perdidas.

La serie continuará y no terminará, porque el Primer Ministro de Israel es un líder de los colonos, que lleva el nombre de la tribu judía perdida de Neftalí. ¡Él y su partido seguirán en constante búsqueda de su tribu perdida!

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Ayyam el 20 de octubre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines