Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Islam político y la crisis de la democracia en el norte de África

Votantes en las elecciones parlamentarias y municipales, en un colegio electoral en Rabat, Marruecos, el 8 de septiembre de 2021 [Jalal Morchidi/Agencia Anadolu].

Cuando circuló la noticia de que el principal grupo político marroquí, el Partido del Desarrollo y la Justicia (PJD), había sido derrotado en las últimas elecciones celebradas en septiembre, los medios de comunicación oficiales de Egipto celebraron la noticia como si la derrota del PJD fuera, en sí misma, un golpe para el movimiento de los Hermanos Musulmanes egipcios. A nivel regional, los comentaristas políticos que dedican gran parte de su tiempo a desacreditar a diversos partidos políticos islámicos -a menudo en nombre de uno u otro gobierno árabe- encontraron en la noticia otra supuesta prueba de que el Islam político es un fracaso tanto en la teoría como en la práctica.

"A nivel regional, la noticia del fracaso (del PJD) fue recibida con júbilo", escribió Magdi Abdelhadi en el sitio web de la BBC en inglés. "Los comentaristas consideraron la caída del PJD como el último clavo en el ataúd del Islam político", añadió.

Lo que falta en estas declaraciones tan amplias es que los que saludaron la derrota del PJD con "júbilo" son en su mayoría la misma multitud que desestimó el islam político incluso durante su auge sin precedentes tras la "primavera árabe" de 2011; y los mismos mercenarios intelectuales que siguen cantando sin pudor las alabanzas de dictadores como el general Abdel Fattah Al-Sisi en Egipto y los diversos monarcas árabes del Golfo.

El PJD no sólo fue derrotado, sino que fue demolido casi por completo como resultado de la votación, salvando sólo 12 escaños de los 125 que había obtenido tras las elecciones de 2016. Sin embargo, las razones de este fracaso están siendo malinterpretadas por diversas entidades, gobiernos y personas con el objetivo de ajustar viejas cuentas y empañar a los rivales políticos. El objetivo final es consolidar el statu quo en el que el destino de las naciones árabes sigue estando en manos de gobernantes brutales, corruptos y autocomplacientes, sin tolerancia alguna para la pluralidad política y la democracia genuinas.

Los que insisten en ver la política árabe y de Oriente Medio a través de nociones generalizadas y académicas también han encontrado en el resultado de las elecciones marroquíes una oportunidad perfecta para ahondar en afirmaciones generalizadas. Estas reacciones viscerales y tópicas se han visto potenciadas por la actual crisis política en Túnez, cuya principal víctima, además de la democracia tunecina, es el partido islámico Ennahda.

Crisis democrática en Túnez

El 25 de julio, el presidente tunecino Kais Saied inició una serie de medidas que desmantelaron de hecho toda la infraestructura democrática del país, al tiempo que concentraron todos los poderes en sus manos.

Aprovechando los malos resultados y la disfunción endémica de los principales partidos políticos del país, incluido Ennahda, así como la enconada crisis económica y el creciente descontento entre los tunecinos de a pie, Saied justificó sus acciones como una forma de "salvar el Estado y la sociedad".

LEER: La fase posterior a Haftar

Un académico sin experiencia política real, Saied no proporcionó ninguna hoja de ruta para restaurar la democracia del país o para arreglar sus muchas dolencias socioeconómicas. En su lugar, el 29 de septiembre, nombró a otra política sin experiencia, también académica, Najla Bouden Romdhane, para formar gobierno. La elección de Saied de elegir a una mujer para el puesto -siendo la primera mujer árabe en ser Primer Ministro- estaba probablemente pensada para comunicar un mensaje de política progresista, y para ganar más tiempo, pero ¿con qué fin?

Al revisar el programa político de Saied desde julio, The Economist argumentó que el presidente tunecino "ha anunciado poco en cuanto a un programa económico, aparte de los planes incipientes para luchar contra la corrupción y utilizar los ingresos para financiar el desarrollo".

La estrategia de Saied para reducir la inflación "consiste en pedir a las empresas que ofrezcan descuentos", según la publicación londinense, lo que difícilmente supone una reordenación radical de la devastada economía del país.

¿Se está utilizando el estado de emergencia en Túnez para restringir las libertades? - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Frustrada por la incapacidad de traducir la incipiente democracia tunecina en una diferencia tangible que pueda experimentarse en la vida cotidiana de la gente corriente, desempleada y empobrecida, la opinión pública de Túnez ha cambiado gradualmente a lo largo de los años. Esta pequeña nación, que en 2011 había buscado la salvación a través de la democracia por su bien, ahora vincula la democracia con la prosperidad económica.

Según una encuesta de opinión pública realizada por Arab Barometer en julio de 2021, tres cuartas partes de los tunecinos definen la democracia en términos de resultados económicos. Dado que los resultados deseados no se produjeron bajo la sucesión de gobiernos que gobernaron el país durante la última década, un número similar, el 87% de los tunecinos, apoyó las primeras decisiones de su presidente de destituir al parlamento. Es posible que esperaran que las medidas de Saied revirtieran la arraigada crisis económica. Sin embargo, a medida que va quedando claro que Saied no tiene un plan claro para alejar a Túnez del trágico camino del Líbano y otras economías fracasadas, los manifestantes vuelven a salir a la calle, exigiendo la restauración de la democracia y la vuelta a la pluralidad.

Política determinista vs política dinámica

Cuando comenzó la Primavera Árabe, que se inició en Túnez a principios de 2011, parecía que la caída de los dictadores y el ascenso de la democracia eran inevitables; también parecía seguro el ascenso de los partidos islámicos, que, de hecho, han registrado importantes victorias en varias elecciones democráticas en todo Oriente Medio y el Norte de África. El Partido de la Libertad y la Justicia (FJP) de Egipto -fundado por el Movimiento de los Hermanos Musulmanes del país- obtuvo el 37% de los votos en las elecciones parlamentarias de 2011; el PJD de Marruecos se aseguró más del 25% de los escaños disponibles en el Parlamento, mientras que Ennahda obtuvo 89 de los 217 escaños.

Entonces, era habitual hablar de los partidos islámicos como si todos fueran ramas de un mismo movimiento ideológico -de hecho, en opinión de algunos- incluso político. El "Islam político" se convirtió en sinónimo de la "Primavera Árabe". Algunos vieron en ella una oportunidad para que los musulmanes "moderados" -marginados, exiliados y a menudo torturados y asesinados- reclamaran por fin lo que les pertenece por derecho; otros, en concreto intelectuales y políticos occidentales israelíes y de derechas, denunciaron lo que consideraban un "invierno islámico", alegando que la democracia y el islam propiciarían un sentimiento antioccidental y antiisraelí aún mayor.

En la mayoría de estos debates suele faltar el contexto nacional, bajo el cual operan todas las políticas árabes, sean de tendencia islámica o no. En Marruecos, por ejemplo, el rey Mohamed VI jugó su propio juego político para garantizar la supervivencia de la monarquía en la era de la democratización. Rápidamente atrajo a los islamistas hacia él, ofreció un barniz de democracia, mientras que prácticamente se aferraba a todos los aspectos del poder.

LEER: El turismo nacional es la única esperanza para los artesanos de Marruecos

Aunque se necesitará tiempo para llegar a un análisis concluyente, es posible que la caída del PJD fuera resultado de su voluntad de comprometer sus principios declarados a cambio de una cuota de poder muy limitada. De hecho, a veces parecía que el partido islámico, elegido para alejar al país del gobierno de un solo individuo, estaba desempeñando el papel de partido político oficial del rey. Esto se manifestó en la aceptación y eventual respaldo del PJD a la normalización de los lazos de Marruecos con el Estado de Israel en diciembre de 2020.

Sin embargo, la reciente derrota de los islamistas en Marruecos no debe considerarse como una crisis del islam político, ya que éste es un concepto teórico que está en constante cambio y está abierto a varias interpretaciones, a menudo radicalmente opuestas, por parte de diferentes académicos y bajo diferentes contextos históricos.

Mientras que el PJD, por ejemplo, suscribió la normalización del Rey con Israel, Ennahda la rechazó con vehemencia. De hecho, cada partido islámico parece comportarse de acuerdo con diferentes conjuntos de prioridades que son exclusivas de ese partido, de su entorno socioeconómico, de su objetivo político y, en última instancia, de sus propios y únicos intereses.

Causas de optimismo

En lugar de recurrir a nociones abstractas y a la generalización, como que la "caída del PJD (es) el último clavo en el ataúd del Islam político", es posible una lectura alternativa y ciertamente más sensata:

En primer lugar, la mayoría de los votantes árabes, como los de todo el mundo, juzgan a los políticos en función de sus resultados, no de la propaganda, los eslóganes y los cánticos. Esto es tan cierto para los partidos islámicos como para los socialistas, secularistas y todos los demás; y es tan aplicable a Oriente Medio como al resto del mundo.

En segundo lugar, Marruecos es un espacio político único que debe analizarse por separado de Túnez y éste de Egipto, o de Palestina, etc. Aunque desde el punto de vista académico es correcto hablar de fenómenos políticos, las generalizaciones no pueden aplicarse fácilmente a los resultados políticos cotidianos.

En tercer lugar, el hecho de que el PJD se esté retirando discretamente a las filas de la oposición y que Ennahda esté experimentando una revisión sustancial, son indicios de que los partidos islámicos han aceptado, no sólo en teoría sino en la práctica, algunos de los principales pilares de la democracia y la pluralidad constructiva: la alternancia democrática, la autointrospección y el examen de conciencia.

Quienes se han consolado con la errónea idea de que el islam político ha muerto recuerdan, en su autoengaño, a la teoría de Francis Fukuyama sobre el "fin de la historia", tras la desintegración de la Unión Soviética y el ascenso temporalmente incontestable de Estados Unidos como única superpotencia mundial. Este pensamiento provisional no sólo es irracional, sino que es, en sí mismo, el resultado de una ilusión ideológica. Al final, la historia se mantuvo en movimiento, como siempre será el caso.

Aunque el Partido de la Justicia y el Desarrollo, Ennahda y otros partidos islámicos tienen mucho que reflexionar, debemos recordar que el futuro no está formado por nociones deterministas, sino por procesos dinámicos que producen constantemente nuevas variables y, por tanto, resultados. Esto es tan cierto en el Norte de África como lo será siempre en el resto del mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónMarruecosRegiónReportajes y AnálisisTúnez
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines