Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando el Tratado de Wadi Araba y la "fría paz" entre Jordania e Israel

Qué: La firma de un tratado de paz entre Jordania e Israel, que puso fin a más de cuatro décadas de conflicto.

Cuándo: 26 de octubre de 1994

Dónde: Wadi Araba, frontera entre Jordania e Israel

¿Qué ocurrió?

El importante papel del Reino Hachemita de Jordania en la guerra de 1967 que libró con sus aliados Egipto y Siria contra Israel (conocida como la guerra de los Seis Días) cimentó la posición de Ammán en el mundo árabe como baluarte de la resistencia contra el Estado ocupante. Su pequeña participación en la guerra de 1973 también reforzó esa opinión, aunque los documentos desclasificados de EE.UU. mostraron más tarde que se trataba más de un movimiento simbólico en acuerdo secreto con Tel Aviv que de un ataque serio.

Como suele ocurrir, las conversaciones entre bastidores entre Jordania e Israel llevaban algún tiempo antes de que el rey Hussein Bin Talal y el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Shimon Peres, intentaran concertar un acuerdo de paz en 1987, mediante el cual Ammán habría recuperado el control de la Cisjordania ocupada por Israel.

Ese esfuerzo no tuvo éxito debido a los obstáculos que surgieron dentro de Israel. Sin embargo, las discusiones sobre un acuerdo de paz resurgieron en 1994 tras los Acuerdos de Oslo que los israelíes firmaron con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y su líder Yasser Arafat el año anterior.

LEER: Israel sigue arrasando tumbas palestinas en Jerusalén Este

Gracias a la importante presión ejercida por el presidente estadounidense Bill Clinton, que había prometido al rey Hussein la condonación de las deudas de Jordania si se acordaba un tratado de paz, se entablaron negociaciones y el reino firmó un acuerdo de no beligerancia con Israel. Los tres países también firmaron la Declaración de Washington en la capital estadounidense el 25 de julio de 1994, poniendo fin oficialmente al estado de guerra entre Ammán y Tel Aviv.

El 26 de octubre de ese año, el primer ministro jordano Abdelsalam Al-Majali y su homólogo israelí Yitzhak Rabin, observados por Clinton y otros funcionarios, firmaron entonces el Tratado de Wadi Araba, que lleva el nombre del valle donde se celebró la ceremonia, cerca de la frontera entre Jordania e Israel. Según los términos del tratado, se establecieron relaciones abiertas entre los dos estados vecinos, lo que permite una serie de posibilidades, como los lazos económicos, el comercio, la seguridad, el intercambio de información y el reparto de agua.

El tratado y sus protocolos fueron aclamados en el portal web oficial del rey Hussein como un esfuerzo por "sentar una base firme para una paz justa, completa y duradera". Garantizaba a Jordania la restitución de sus tierras ocupadas (aproximadamente 380 kilómetros cuadrados), así como una parte equitativa del agua de los ríos Yarmouk y Jordán". También definió claramente la frontera occidental de Jordania por primera vez desde su independencia en 1946.

¿Qué pasó después?

Aunque el gobierno jordano ha considerado y sigue considerando el tratado como un logro positivo fruto de la búsqueda de la paz en la región y la prosperidad de su país por parte del rey Hussein, muchos ciudadanos jordanos se han opuesto durante mucho tiempo a él y a cualquier normalización con Israel.

Sin embargo, los israelíes lo consideraron en gran medida positivo, ya que Jordania era el segundo Estado árabe que hacía las paces con Tel Aviv. Para ellos representaba la posibilidad de un mayor reconocimiento y normalización dentro del mundo árabe.

Egipto fue el primer Estado árabe que normalizó sus vínculos con Israel. El Tratado de Wadi Araba fue elogiado por el presidente Hosni Mubarak. El régimen sirio de Hafez Al-Assad lo condenó.

Rifaat y Hafez al-Assad [Wikipedia]

La firma del tratado impulsó la cooperación y la ayuda de Occidente a Jordania, especialmente la ayuda comercial y militar de Estados Unidos. El gobierno jordano se convirtió en uno de los principales aliados y socios de Washington en Oriente Medio. Desde entonces, las agencias de inteligencia occidentales utilizan Ammán como un importante centro de operaciones en la región.

Sin embargo, a pesar de los elogios y el optimismo que los analistas occidentales e israelíes han dedicado al tratado, han surgido muchos aspectos y consecuencias negativas. En 1997, por ejemplo, agentes de la agencia de inteligencia israelí Mossad fueron enviados a Ammán para asesinar a Khaled Meshaal, el líder del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina, Hamás. Meshaal, ciudadano jordano, fue seguido por los agentes, que le inyectaron una sustancia química desconocida en el oído. Los culpables fueron atrapados por su guardaespaldas.

El rey Hussein, furioso, presionó a Clinton para que obligara al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a proporcionar un antídoto y amenazó con asaltar la embajada israelí con fuerzas especiales si no lo conseguía a tiempo para salvar la vida de Meshaal. Netanyahu cedió ante la presión y Meshaal sobrevivió.

Aunque el intento de asesinato fracasó, supuso un importante retroceso en las relaciones entre Jordania e Israel. La confianza del rey Hussein en el compromiso de Tel Aviv con la paz se vio muy afectada.

LEER: Israel tiene vínculos con todos los Estados árabes, asegura un ministro israelí

A ese incidente le siguieron numerosas decepciones en la relación entre Jordania e Israel. Esto se debió principalmente a la ocupación israelí y a las continuas violaciones de los derechos de los palestinos; a la discriminación oficial y a la imposición de lo que ahora se denomina abiertamente un régimen de apartheid al pueblo de la Palestina ocupada; y al crecimiento sin obstáculos de los asentamientos ilegales sólo para judíos en la Cisjordania ocupada y en Jerusalén.

Pero, sobre todo, Israel ha demostrado su total falta de respeto por la posición de Jordania como custodio oficial del Noble Santuario de Al-Aqsa en Jerusalén. Las incursiones armadas de los colonos judíos se han producido en innumerables ocasiones a lo largo de las décadas, con el pleno respaldo de la policía y las fuerzas de seguridad israelíes.

Aunque Ammán y Tel Aviv siguen cooperando entre sí, sobre todo en lo que respecta a su acuerdo de suministro de gas por valor de 10.000 millones de dólares y el reparto del agua, las protestas de los ciudadanos jordanos son constantes y algunos elementos de Israel siguen considerando la relación como una oportunidad para hacer presión política.

Las relaciones se agravaron aún más cuando surgieron informes de que Netanyahu conspiró con Arabia Saudí para derrocar al hijo de Hussein y actual monarca jordano, el rey Abdalá II, a principios de este año.

El rey Abdullah lo expresó mejor cuando admitió en una entrevista en 2009 que el tratado entre el reino hachemita y el autoproclamado Estado judío "es una paz fría, y nuestra relación se está enfriando". Casi treinta años después de la firma del Tratado de Wadi Araba, poco ha cambiado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Monitor.

Categorías
IsraelJordaniaNoticiasOriente MedioPalestinaSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines