Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El mundo se arrepentirá de haber traído a Assad del pasado

El presidente sirio Bashar Al-Assad en Damasco, Siria, el 11 de febrero de 2016 [JOSEPH EID/AFP/Getty Images].

Cuando el rey jordano Abdullah II habló por teléfono con el presidente sirio, Bashar al-Assad, a principios de este mes, sentó un precedente que descongeló una década de hielo entre ambos. Una semana antes, Ammán había reabierto completamente su principal paso fronterizo con Damasco, y los jefes de inteligencia de ambos países se reunieron y acordaron la cooperación.

Fue un fuerte contraste con la postura inicial de Abdullah en 2011, cuando condenó la brutal represión del régimen de Assad contra los manifestantes pacíficos al inicio de la revolución siria, lo que convirtió a Jordania en el primer país de la región en cortar lazos con Siria y apoyar a la oposición.

Jordania no es el único país que ha aplicado una postura de apoyo a Assad. Hace dos semanas, el ministro de Asuntos Exteriores de Egipto también se reunió con su homólogo sirio y se comprometió a ayudar a devolver a Siria a la Liga Árabe y a restaurar su posición en el mundo árabe. Todo esto, por supuesto, se produjo después de los procesos de normalización iniciados por los Estados del Golfo como los EAU, Omán y, parcialmente, Arabia Saudí.

La avalancha de esfuerzos para restaurar y normalizar los lazos con el régimen de Assad es, en muchos sentidos, comprensible. Al igual que ocurrió con los Estados árabes que se unieron a la comunidad internacional para normalizar los vínculos con países como Israel, hacerlo con Assad es simplemente una extensión de ese reconocimiento de la realidad geopolítica.

Tras una década de guerra y la participación de numerosos actores extranjeros en el país, la relativa victoria territorial de Assad -gracias en gran medida a sus aliados rusos e iraníes, por supuesto- ha obligado a sus vecinos a aceptarlo de nuevo en el redil. No importa si se trata de una prueba de que "el poder es el derecho" o simplemente del hecho de que el régimen está ahí para quedarse y es mejor que lo aguanten: simplemente ven que tratar con Assad es la única y mejor solución práctica.

Por supuesto, el mejor momento para asegurar una transición de gobierno en Siria ya ha pasado. Esa oportunidad se presentó en los primeros años de la revolución, cuando la oposición aún estaba en gran medida unificada y ganaba velocidad en su lucha contra el régimen. Sin embargo, en aquel entonces, cuando la oposición solicitaba armas y ayuda militar a Estados Unidos y a las naciones occidentales, lo único que se le daba eran suministros de paquetes de alimentos.

En la situación actual y los esfuerzos por restablecer los lazos diplomáticos, todo lo que hicieron las fuerzas militares sirias se deja de lado y se olvida. Esto incluye los innumerables e indescriptibles crímenes de guerra, la desaparición y la tortura hasta la muerte de decenas de miles de personas, el lanzamiento de bombas de barril sobre zonas civiles y sus poblaciones, los ataques con armas químicas (discutidos, aparentemente) contra civiles y opositores por igual, y el vasto y pesadillesco sistema penitenciario del régimen, que sigue muy intacto.

LEER: Recordando el Tratado de Wadi Araba y la "fría paz" entre Jordania e Israel

Sin embargo, lo que los gobiernos de la región no se dan cuenta es que los crímenes del régimen sirio les afectan más que a sus enemigos. Si bien es cierto que Assad proporciona una medida de estabilidad y seguridad, aunque de una manera que califica cualquier forma de disidencia como "terrorismo", se trata sólo de una estabilidad a corto plazo.

En primer lugar, está la obvia inestabilidad social y política causada por las violaciones incontroladas de los derechos humanos, ya que el descontento reprimido entre la población tiene una forma de resurgir en años posteriores, si no se resuelve. Hemos sido testigos de este hecho con la propia revolución siria, que se construyó sobre décadas de represión y masacres como la de Hama en 1982.

Aparte de eso, existe también el gran obstáculo del tráfico de estupefacientes que ha surgido en Siria en el transcurso del conflicto. La producción y el contrabando de drogas como el captagón y el hachís -especialmente el primero- han sido una pesadilla para los funcionarios de aduanas y fronteras de toda la región, y los Estados vecinos, entre ellos Arabia Saudí y Jordania, han desbaratado numerosos cargamentos de estupefacientes, así como Estados tan lejanos como Libia y Grecia.

Esas operaciones de contrabando de estupefacientes han tenido su origen en Siria, y no bajo las milicias como Daesh, como muchos pensaron inicialmente, sino bajo el régimen de Assad y su abrumadora cantidad de centros de fabricación que dirige en todo su territorio. Si los Estados de la región y de fuera de ella permiten que el régimen sirio reine sin obstáculos, se harán vulnerables al creciente comercio transnacional de narcóticos procedente del "narcoestado" que tienen a sus puertas.

LEER: Irán establece una nueva brigada en el este de Siria compuesta por chiítas locales

Un fenómeno sorprendente a lo largo del proceso de normalización ha sido el silencio de Estados Unidos. Bajo la anterior administración de Trump, a pesar de todos sus muchos defectos, hubo un esfuerzo activo para poner en jaque al régimen sirio y sus aliados. Desde la revelación de Trump de que consideraba asesinar a Assad, hasta la aplicación de las principales sanciones de César a Damasco y sus filiales, esa administración tenía una política distintiva sobre Siria y una fuerza detrás de sus palabras.

Sin embargo, bajo la actual administración del presidente Joe Biden, no hay objetivos distintivos en Siria y la política de Washington es notablemente confusa. Aparte de las garantías de que Estados Unidos no tiene previsto restablecer los lazos con Assad y de su insistencia a sus socios regionales para que cesen sus esfuerzos de normalización, todavía no se ha dado ningún paso serio.

Incluso las sanciones de César -esas duras medidas implementadas en 2019 contra el gobierno sirio y cualquier individuo, empresa o estado que tratara con él- parecen haber sido olvidadas. Según ese acto histórico, las sanciones deberían haber afectado ya a numerosas entidades que trataban con Assad.

Hay casos en los que, comprensiblemente, se conceden excepciones, como la garantía de Estados Unidos a Líbano de que puede importar de Siria y exportar a ese país durante la actual crisis económica de Beirut y la falta de bienes esenciales, incluido el combustible. Sin embargo, otros Estados de la región no se encuentran en una situación tan desesperada.

El desvanecimiento de las sanciones de César muestra tanto a los aliados como a los adversarios de Estados Unidos en la región -y ciertamente en todo el mundo- que puede no hacer cumplir lo que manda. Para ser justos, sin embargo, muchos han atribuido esa falta de una política clara sobre Siria a los propios problemas de salud de Biden, que también han alimentado las teorías de que no está realmente al frente del gobierno estadounidense y que ni siquiera ocupa el despacho oval de la Casa Blanca.

En última instancia, toda la debacle también demuestra a los Estados que las sanciones pueden ser superadas, especialmente con los aliados geopolíticos adecuados, un comercio de drogas en auge y una red internacional de empresarios y empresas tapadera.

Los Estados de la región y de fuera de ella que pretenden normalizar las relaciones con el gobierno sirio deberían saber que un régimen así no favorece la estabilidad y la prosperidad a largo plazo. La normalización se volverá contra ellos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUJordaniaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSiriaUS

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines