Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Tres premios Nobel de la Paz para tres personas indignas

El presidente estadounidense Barack Obama, galardonado con el Premio Nobel de la Paz, sonríe en el podio con su diploma y medalla de oro durante la ceremonia del Nobel en el Ayuntamiento de Oslo el 10 de diciembre de 2009. [JEWEL SAMAD/AFP vía Getty Images]

Cuando el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió el prestigioso Premio Nobel de la Paz en 2009, llevaba menos de un año en el cargo. El Comité Nobel, en su declaración, dijo que el primer presidente negro lo merecía porque, bajo su mandato, "la diplomacia multilateral ha recuperado una posición central, con énfasis en el papel de las Naciones Unidas". ¿Esto le convierte en un artífice de la paz? El Comité del Nobel cree que sí.

El Sr. Obama, hacedor de la paz, pasó a presidir la política exterior hegemónica de Estados Unidos, como superpotencia, flexionando continuamente sus músculos en todo el mundo. Bajo el mando de Obama, pacificador, Estados Unidos entró en guerra en Libia en 2011, destruyendo un Estado miembro de la ONU y poniéndolo en rumbo de caída libre desde entonces. Como comandante en jefe de las fuerzas armadas estadounidenses, el Sr. Obama autorizó 1878 ataques con aviones no tripulados en países principalmente musulmanes, como Afganistán, Pakistán, Libia, Somalia y Yemen. En muchos de esos ataques, siempre justificados por la absurda afirmación de que se había alcanzado un objetivo terrorista, murieron cientos, si no miles, de mujeres, hombres, niños y animales inocentes en lo que los militares estadounidenses suelen describir como "daños colaterales". El Sr. Obama pareció haber engañado a muchos con su discurso en la Universidad de El Cairo en junio de 2009, cuando habló de "nuevos comienzos" con el mundo musulmán.

1878 ataques con drones en ocho años no es mucho comparado con los 2.243 ataques registrados por Donald Trump en los dos primeros años de su presidencia. ¡Pero el pobre Trump no ganó el Nobel!

Cuando el presidente Obama abandonó la Casa Blanca, el ejército estadounidense seguía sobre el terreno como fuerza de ocupación en Irak y Afganistán, mientras apoyaba de forma encubierta la guerra saudí contra Yemen, y la "guerra contra el terrorismo" de Estados Unidos nunca terminó.

LEER: Sacando a Irán de Siria

Abiy Ahmed se convirtió en primer ministro de Etiopía en 2018 y, en 2019, el Comité Nobel lo consideró merecedor de su premio de la paz dados sus "esfuerzos para lograr la paz y la cooperación internacional" destacando su "iniciativa decisiva", para poner fin a la guerra con Eritrea. Ganó las elecciones con una plataforma anticorrupción y de rendición de cuentas. El año pasado, el Nobel declaró la guerra dentro de su propio país. Ayudadas por las tropas eritreas, las fuerzas etíopes siguen intentando expulsar a los combatientes tigres de la región del norte de Tigray. Desde noviembre de 2020, miles de personas han sido desplazadas, mientras que decenas de miles buscaron refugio en Sudán y cientos de miles están al borde de la hambruna, reviviendo los horribles recuerdos de la hambruna de la década de 1980 que afectó al país, especialmente a la región de Tigray, matando a más de 1,2 millones de personas.

Para Aung San Suu Kyi, de Myanmar (antigua Birmania), el Premio Nobel llegó de forma más clásica. En 1991, el Comité que gestiona el premio dijo que Suu Kyi lo merecía por su "lucha no violenta" por la democracia y los derechos humanos. En una hoja informativa sobre ella, el Comité dijo que la Sra. Suu Kyi estaba "inspirada en Mahatma Gandhi", el padre indio de las protestas no violentas en todo el mundo. Sin embargo, ese Comité no consideró que Mahatma Gandhi pudiera optar a su premio, a pesar de haber sido nominado cinco veces entre 1937 y 1948, ¡pero ganó alguien a quien él inspiró!

Una paloma de la paz pasa volando por delante de un relieve de Alfred Nobel tras ser liberado frente al Centro Nobel de la Paz en Oslo, Noruega, el 8 de octubre de 2021. [ALI ZARE/NTB/AFP vía Getty Images].

El partido de Aung San Suu Kyi ganó las dos elecciones de Myanmar, primero en 2015 y luego en 2020, pero la Constitución le impedía ser presidenta por tener hijos extranjeros. Sin embargo, se convirtió en la líder de facto del país, hasta que el ejército la depuso el pasado febrero. Bajo el mandato de Suu Kyi, miles de personas de la minoría musulmana rohingya huyeron del país a la vecina Bangladesh, donde viven en condiciones degradantes. Los rohingya siempre han sido víctimas de brutales represiones, violaciones y desplazamientos en Myanmar, pero lo que empezó en 2017 bajo el liderazgo de la Nobel no se había visto nunca.

En los tres casos, los galardonados han perdido todo el terreno moral para siquiera calificarse gracias a sus propias acciones. Muchos ven al ex presidente Obama como un criminal de guerra. Lo mismo, en menor medida, puede decirse del actual primer ministro etíope, Abiy Ahmed. Pronto podría verse envuelto en una guerra con Sudán o Egipto, si no por disputas fronterizas con el primero, sí por las aguas del Nilo con el segundo.

El genocidio cultural en Palestina: Sobre la decisión de Sally Rooney de boicotear a Israel

Para la Sra. Suu Kyi, que sigue en la cárcel, el hecho de ser galardonada con el Nobel es aún más vergonzoso, no sólo para ella misma, sino también para el Comité noruego que le concedió el premio. A diferencia de Abiy Ahmed y Barack Obama, ella recibió el premio principalmente por su lucha por los derechos humanos y la democracia.

Nunca el Comité Noruego ha retirado ningún premio de la paz después de concederlo. En 2018, un informe de la ONU criticó duramente a la señora Suu Kyi por no pronunciarse contra lo que hizo su ejército contra los civiles rohingya. Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de retirar el premio a Aung Suu Kyi, un representante del Comité Noruego dijo: "No lo hacemos. No es nuestra tarea supervisar o censurar el comportamiento de los ganadores después de haber ganado el premio".

Pero esto es un error, teniendo en cuenta los privilegios que el premio aporta a los individuos en términos de dinero, prestigio y reputación. A la hora de decidir quién gana el premio, el Comité noruego tiene criterios claros para evaluar a los ganadores en, por ejemplo, física, medicina o química. Pero no en el caso del premio de la paz, ya que las directrices son borrosas, en el mejor de los casos. Además, algunos ganadores dignos del pasado pueden no sentirse cómodos cuando se otorga el premio a alguien menos digno. Por ejemplo, al ganar el Nobel en 2009, muchos consideran que Barack Obama está en igualdad de condiciones que el difunto Nelson Mandela, que ganó el Premio Nobel de la Paz en 1993, lo que no es justo. La única directriz para el Comité que concede el premio es una sección del testamento de su fundador, Alfred Nobel: dice que alguien lo merece si esa persona ha "hecho el mayor o mejor trabajo por la fraternidad entre las naciones, por la abolición o reducción de los ejércitos permanentes y por la celebración y promoción de congresos de paz" Obama, Abiy Ahmed y Aung Suu Ky no encajan en esa descripción. Es hora de que el testamento de Nobel se adapte para reflejar los criterios actuales, sin cambiarlo realmente. De lo contrario, el premio seguirá perdiendo credibilidad, al tiempo que se politiza.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioUS

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines