Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Simulacro de guerra civil en el Líbano

Manifestantes se reúnen en la Plaza de los Mártires y marchan hacia el puerto de Beirut, donde tuvo lugar una enorme explosión el 4 de agosto, en el segundo aniversario de las manifestaciones del 17 de octubre en Beirut, Líbano, el 17 de octubre de 2021. [Hussam Shbaro - Agencia Anadolu]

Las escenas de francotiradores enmascarados y las líneas de contacto entre Ain El-Remmaneh y Chyah, en Beirut, recordaron la pesadilla de la guerra civil que vivió Líbano a mediados de los años 70 y 80, y que duró 17 años.

La zona de la plaza de Tabbouna, situada entre la zona de Badaro, de población cristiana, y el Palacio de Justicia que dirigían un grupo armado de Hezbolá, el Movimiento Amal y otro grupo armado del partido Fuerzas Libanesas, se convirtió en un campo de batalla. Ya no se sabe quién disparaba a quién. Las balas y los RPG volaban desde todas las direcciones, a pesar de la presencia del ejército en esta delicada zona, lo que plantea interrogantes y da una fuerte impresión o sugerencia de que la batalla fue preestablecida y no sólo una manifestación que se desvió de su curso pacífico. Esto es especialmente pertinente ya que se trata de la misma zona en la que se desencadenó la guerra civil libanesa, en Ain El-Remmaneh pero, esta vez, fue entre cristianos y musulmanes chiítas y no entre cristianos y musulmanes sunitas, como ocurrió en la guerra anterior. Los partidarios de ambos bandos se desplazaban en ciclomotores y portaban armas ligeras, y expresaban consignas sectarias. Parece que este era el propósito, o lo que se necesitaba para la movilización sectaria, para que el ministro del Movimiento Amal, Ali Hassan Khalil, que es el brazo político de Nabih Berri, ¡llame a atacar a toda una confesión!

Las dos partes enfrentadas intercambiaron acusaciones entre sí. Por un lado, las fuerzas libanesas culparon al dúo chiíta del ataque, diciendo que fueron ellos los que entraron en una zona cristiana y empezaron a romper coches y tiendas y a quemar casas. Por el otro lado, el dúo chiíta acusó a las fuerzas de Samir Geagea de abrir fuego contra manifestantes pacíficos.

LEER: Un diputado libanés es acusado de guardar en su despacho objetos robados de Palmira

Independientemente del iniciador y de cuál de las dos partes sea responsable del ataque que causó la muerte de 7 personas y heridas a muchas otras, el resultado o el significado que se extrae de esta desafortunada batalla es una profunda tensión sectaria entre el pueblo libanés que ya no se esconde en el corazón, sino que asoma su fea cabeza cada vez que se presenta la oportunidad. Esta vez, la oportunidad la dio el Secretario General de Hezbolá, Hassan Nasrallah, cuando, en sus recientes discursos, atacó al investigador judicial, Tarek Bitar, encargado de investigar la explosión del puerto de Beirut. Nasrallah incitó contra él y amenazó con deponerlo porque convocó al ministro, Ali Hassan Khalil, y emitió una orden de arresto. Esto provocó el caos y no sentó bien a los dos aliados chiíes. Envió a su oficial de seguridad, Wafeeq Safa, al Palacio de Justicia para amenazar al juez y dio a elegir al gabinete entre suspender o destituir al juez Bitar. Esto, a su vez, hizo que los partidarios de los dos bandos salieran a la calle como una forma de terrorismo enfrentándose al Palacio de Justicia con la misma lógica golpista y utilizando las armas, la intimidación y la violencia para derrocar el curso de la justicia en el atentado del puerto de Beirut. Esto es exactamente lo que hizo en los acontecimientos de mayo de 2008, cuando Hezbolá extendió su control militar sobre Beirut para controlar las repercusiones del asesinato del difunto primer ministro, Rafik Hariri, y después del levantamiento de octubre de 2019, cuando sus socios partidistas atacaron a los manifestantes y destruyeron sus tiendas en el centro de Beirut.

Al menos seis personas han muerto en un tiroteo durante una protesta en Beirut, Líbano - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

La última sesión del gabinete, que fue acalorada, confirmó lo que siempre se ha dicho, es decir, que Hezbolá es un Estado dentro del Estado y que se aferra a las instituciones estatales y viola las leyes del Estado libanés en beneficio del Estado persa. Después de todo, un funcionario iraní dijo una vez que Irán ocupa cuatro capitales árabes y mencionó Beirut en primer lugar.

En esta tormentosa sesión, el ministro de Cultura, Mohamed Radi, gritó repetidamente y dijo desafiante: "Voy a llevar a Hassan Khalil a Manara y veremos si alguien puede detenerme". El presidente, Michel Aoun, comentó: "Parece que nos está amenazando; no nos vamos a dejar amenazar de esta manera". Entonces respondió: "No estoy amenazando, estoy advirtiendo que van a ver algo extraño en el país; algo que nunca han visto en su vida".

A decir verdad, después de esta amenaza, el Líbano vivió acontecimientos extraños e importantes. Es como si se tratara de un ensayo de una próxima guerra civil que se está planeando.

Es lamentable que se explote políticamente la horrible explosión del puerto y está claro que Hezbolá quiere cerrar el expediente y pasar la página por completo. ¿Por qué teme la investigación, mientras afirme que el nitrato de amonio, almacenado durante años y que causó la enorme explosión y dejó cientos de libaneses muertos y heridos, no le pertenecía a él ni a Siria? Es extraño y sospechoso.

El conflicto en el Líbano se extiende a un conflicto entre dos ejes y dos planes, pero la víctima es siempre el pueblo libanés, como si estuviera amenazado por el tormento, añadiendo los sonidos de las balas y los misiles a sus noches oscuras y días duros.

LEER: El agua es el "valor más estratégico" del próximo siglo, afirma el presidente turco

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLíbanoOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines