Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La caza del ex jefe de inteligencia saudí llega a Malta

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, asiste a una reunión durante la cumbre del G20 en Osaka el 28 de junio de 2019 [BRENDAN SMIALOWSKI/AFP vía Getty Images].

La persecución por parte de Arabia Saudí de su ex alto funcionario de inteligencia, Saad Al-Jabri, ha llegado a la isla de Malta, abriendo un nuevo frente en la disputa internacional entre el crítico exiliado y el príncipe heredero Mohamed Bin Salman.

Conocido como MBS, el gobernante de facto del Reino lleva más de un año enzarzado en batallas legales con Al-Jabri en Estados Unidos y Canadá. Los saudíes han acusado a Al-Jabri de malversación de fondos del Estado y de apropiación indebida. Desde entonces, están desesperados por hacerse con este hombre de 63 años, que huyó del reino tras el "golpe de Estado blando" en el que MBS sustituyó a Mohamed Bin Nayef como príncipe heredero.

Al-Jabri abandonó el reino en 2017 y se instaló en Turquía antes de trasladarse a Canadá. El año pasado, presentó una demanda en Estados Unidos en la que afirmaba que Bin Salman había ordenado a un escuadrón de asesinos que le buscara y matara, apenas trece días después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul. El gobierno saudí también ha presentado un caso en Estados Unidos contra Al-Jabri, alegando que malversó fondos estatales. Él ha negado la acusación.

Debido a los vínculos de Al-Jabri con la inteligencia estadounidense, ya que fue el principal oficial de inteligencia de Riyad durante muchos años, la implacable persecución de Arabia Saudí contra él incluso provocó una rara intervención del Departamento de Justicia estadounidense por la preocupación de que se filtraran secretos de Estado durante el caso legal.

LEER: Arabia Saudí y Estados Unidos participan en un ejercicio naval conjunto en el Mar Rojo

En la parte maltesa de la disputa internacional, Riad busca impedir que Al-Jabri, que adquirió la ciudadanía del Estado insular en 2016 a través del Programa de Inversores Individuales, venda su apartamento de Tigné Point en Sliema.

En el caso judicial maltés, la empresa Sakab Saudi Holding Company, registrada en Arabia Saudí, habría presentado una orden judicial contra Al-Jabri y su empresa registrada en las Islas Caimán, Ten Leaves Management, para impedir que transfieran el derecho de uso de un apartamento en Tigné Point, Sliema, al norte de la capital, La Valeta.

Según Malta hoy, el apartamento del sexto piso de la urbanización de lujo fue adquirido en 2018. Sakab, que forma parte de un grupo de 17 empresas creadas por el Reino de Arabia Saudí, afirma que Al-Jabri utilizó estructuras en paraísos fiscales para ocultar ganancias ilícitas para enriquecer a su familia y comprar propiedades en todo el mundo.

Se acusa a Al-Jabri de utilizar Sakab como vehículo para distribuir 6.000 millones de euros en fondos a otras entidades comerciales entre 2008 y 2017, canalizados a otros miembros del grupo Sakab, supuestamente por instrucciones de Al-Jabri. Al parecer, la gran mayoría de las transacciones financieras fueron "extraoficiales" y no se declararon en la contabilidad oficial.

"Los demandantes entienden humildemente, y siempre de acuerdo con las pruebas de que disponemos, que Ten Leaves compró las propiedades utilizando fondos malversados a través de un plan fraudulento como parte de los esfuerzos de Jabri por ocultar y blanquear el dinero malversado", dijo Sakab, que está representado en Malta por el abogado Louis Cassar Pullicino.

Al-Jabri ha negado las acusaciones de malversación y apropiación indebida de fondos estatales.

Categorías
NoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines