Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los rebeldes de Yemen rechazan el llamamiento de Estados Unidos para detener el asalto a Marib

MAARIB, YEMEN: Partidario del presidente depuesto Abd Rabboh Mansur Hadi portan su retrato en un amanifestación contra el plan de paz de la ONU. (Ali Owidha/Agencia Anadolu)

Los rebeldes hutíes de Yemen rechazaron el domingo un llamamiento de Estados Unidos para permitir el paso seguro de los civiles y detener su ofensiva militar en la provincia central de Marib, informa Anadolu.

En un tweet, el portavoz rebelde Mohammed Abdul-Salam argumentó que los hutíes estaban luchando contra los militantes de al-Qaeda y Daesh/ISIS en el distrito de al-Abdiyah en Marib.

Afirmó que la llamada de Estados Unidos "era una prueba del vínculo entre Estados Unidos y los militantes de Al Qaeda y Daesh/ISIS, que fueron derrotados en Al Abdiyah".

"Los gritos de los estadounidenses son cada vez más fuertes a medida que vamos tomando las posiciones de Al Qaeda y Daesh/ISIS en Marib", dijo Abdul-Salam.

El sábado, el Departamento de Estado de EE.UU. condenó la escalada hutí en Marib y acusó a los rebeldes de "obstruir el movimiento de personas y la ayuda humanitaria."

LEER: 74.000 yemeníes desplazados en 2021

"Pedimos a los hutíes que pongan fin a su ofensiva en Marib, y que escuchen los llamamientos urgentes de todo Yemen y de la comunidad internacional para poner fin a este conflicto y apoyar un proceso de paz inclusivo liderado por la ONU", dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

El domingo, una fuente militar yemení afirmó que los rebeldes hutíes habían completado su control del distrito de Al Abdiyah tras un intenso combate con las fuerzas gubernamentales y los miembros de las tribus aliadas.

El martes, el gobierno yemení pidió la intervención de la ONU por la situación en Marib en medio de los ataques hutíes, acusando al grupo rebelde de asediar a 35.000 civiles en Al Abdiyah y de privarlos de alimentos y suministros vitales.

En los últimos meses, los rebeldes hutíes han intensificado los ataques para hacerse con el control de la provincia de Marib, rica en petróleo, uno de los bastiones más importantes del gobierno legítimo y donde se encuentra la sede del Ministerio de Defensa de Yemen.

Yemen está sumido en la violencia y la inestabilidad desde 2014, cuando los rebeldes hutíes, alineados con Irán, capturaron gran parte del país, incluida la capital, Saná.

Una coalición liderada por Arabia Saudí, cuyo objetivo es restablecer el gobierno yemení, ha empeorado la situación y ha provocado una de las peores crisis humanitarias del mundo provocada por el hombre, con 233.000 personas muertas, casi el 80%, es decir, unos 30 millones, que necesitan asistencia y protección humanitaria, y más de 13 millones en peligro de morir de hambre, según estimaciones de la ONU.

 

Categorías
NoticiasOriente MedioSmall SlidesUSYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines