Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sesenta años después de la masacre de París, ¿aceptarán por fin los franceses que las vidas de los musulmanes importan?

La gente se reúne durante una ceremonia de conmemoración en el puente Saint-Michel, para recordar a las víctimas de la masacre del 17 de octubre de 1961, en París el 17 de octubre de 2016 [Mustafa Sevgi/Anadolu Agency].

El aspirante a Donald Trump en Francia lidera la carga islamófoba del país prometiendo prohibir que los niños se llamen Mahoma si llega a la presidencia. El meteórico ascenso de Eric Zemmour en las encuestas ha hecho saltar las alarmas entre los cinco millones de musulmanes del país, que se preparan para celebrar uno de los acontecimientos más oscuros de la historia de su comunidad.

Pocos habían oído hablar de Zemmour hasta el mes pasado, pero, al igual que Trump, el uso de un lenguaje incendiario, racista e islamófobo dirigido a los inmigrantes, los musulmanes y otras minorías está demostrando ser un ganador de votos entre los votantes franceses que elegirán a su próximo presidente en abril del próximo año. Si ningún candidato obtiene una mayoría absoluta en la primera ronda, se celebrará una segunda vuelta. Los analistas políticos se preguntan ahora si Zemmour estará en la segunda vuelta tras saltar al cuarto puesto en los sondeos, con una previsión del 13% de los votos. La llegada de este hombre de 63 años a un panorama político inestable será vista por algunos musulmanes como una prueba de que la vida en Francia va a ser mucho peor para ellos.

Explotando la noción de que el islamismo significa simplemente extremismo y terrorismo, Zemmour promueve la idea de que los musulmanes y su religión son el problema en Francia. "No hay diferencia entre el islam y el islamismo", dijo a RTL, una emisora de radio francesa que emite en toda Europa.

La creciente popularidad de este político, autor y comentarista de televisión de extrema derecha es una mala noticia para los musulmanes franceses, que aún se resienten del cierre de su mayor organización benéfica y de una importante organización antirracista. El ascenso de Zemmour coincide con la decisión del tribunal de avalar la medida del gobierno francés de cerrar BarakaCity, la mayor organización benéfica musulmana del país, y el Colectivo contra la Islamofobia en Francia (CCIF).

LEER: La maldición de la colonización francesa de Argelia persigue a Macron

Aprovechando el sentimiento antimusulmán, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, había culpado a las dos organizaciones de "incitar al odio" y difundir "propaganda islamista" tras el brutal asesinato de Samuel Paty en octubre del año pasado, con el que ninguna de las dos organizaciones tenía relación. El joven de 47 años fue decapitado a la salida del instituto de Bois d'Aulne, cerca de París. Había estado enseñando a los alumnos sobre la libertad de expresión y la blasfemia, lo que provocó denuncias y una campaña en línea contra él. Más tarde se supo que una alumna de 13 años que había faltado a clase había mentido sobre la lección del profesor de historia y confesó que fueron sus mentiras las que desencadenaron la campaña de odio en Internet que condujo a su asesinato. Sin embargo, el incidente ofreció a Darmanin una oportunidad perfecta para explotar la islamofobia francesa.

Los musulmanes en Francia están sometidos constantemente a un escrutinio negativo por parte de los medios de comunicación, y las instituciones estatales hasta la oficina del presidente se utilizan para atacar al Islam. Gracias a Zemmour, parece que la situación va a empeorar. Los medios de comunicación franceses parecen más que felices de recoger y amplificar su retórica de odio.

Al igual que los entusiastas votantes que llevaron a Trump al poder en Estados Unidos, los partidarios franceses de Zemmour dicen que simplemente está diciendo la verdad, y diciendo cosas que normalmente no se dirían debido a la autocensura políticamente correcta. Durante un debate televisado el mes pasado se comprometió a impedir que los niños sean llamados Mohammed por sus padres si se convierte en Monsieur le Président.

La gente se reúne durante una ceremonia de conmemoración en el puente Saint-Michel, cerca de una placa que recuerda a las víctimas de la masacre del 17 de octubre de 1961, en París, Francia, el 17 de octubre de 2016. [Mustafa Sevgi - Agencia Anadolu]

Entre los canales de televisión franceses que le dan el oxígeno de la publicidad se encuentra CNews, financiado por el multimillonario de derechas Vincent Bollore. En menos de cuatro años, CNews ha duplicado su cuota de audiencia y a Zemmour se le atribuye gran parte del éxito del canal. Su programa de debate "Face à L'Info" atrae a una audiencia de casi un millón de personas por episodio.

La celebridad mediática de Zemmour no parece haberse visto afectada por sus condenas por provocación racial o religiosa. Además, su continuo ascenso en las encuestas ha coincidido con la caída de la popularidad de la tradicional líder de extrema derecha Marine Le Pen, que hasta el mes pasado se mantenía frente al presidente Emmanuel Macron en torno al 25%. Desde entonces, sus índices han caído hasta el 17%.

Las opiniones de extrema derecha son ahora la corriente principal en la televisión francesa, por lo que no es de extrañar que la desesperación entre los musulmanes de la nación esté creciendo. No ayudó hace unos días que Macron culpara a los argelinos de su arraigado odio a Francia afirmando que habían falsificado la historia de la época colonial francesa. En otras palabras, no quiso enfrentarse a las atrocidades francesas cometidas contra los argelinos a lo largo de los 132 años de ocupación.

Esta desesperación se refleja también en el fuerte aumento de los delitos antimusulmanes el año pasado, durante la pandemia en curso. Los detalles figuran en el 30º Informe Anual de la Comisión Nacional Consultiva de Derechos Humanos (CNCDH) sobre la lucha contra el racismo, el antisemitismo y la xenofobia, publicado el mes pasado. Los musulmanes siguen siendo objeto de la intolerancia francesa.

Los ataques resultantes contra la comunidad musulmana no son nada nuevo. De hecho, los musulmanes que viven en Francia han soportado cosas mucho peores. El próximo domingo, por ejemplo, se cumplirá el 60º aniversario de la masacre de cientos de argelinos en París.

Cuando los musulmanes salieron a la calle en 1961 para protestar contra un controvertido toque de queda impuesto por el gobierno, la respuesta de la policía fue brutal. Cientos de personas fueron golpeadas hasta la muerte y sus cuerpos fueron arrojados al río Sena. Muchos historiadores, escritores y periodistas han escrito sobre esta masacre, pero las autoridades siguen sin reconocerla como tal. El jefe de policía Maurice Papon fue el jefe de la policía de París de 1958 a 1966. Aunque se libró de ser procesado por la masacre, en 1983 fue acusado de crímenes contra la humanidad cuando se supo que ayudó a supervisar la deportación de judíos franceses a Alemania en 1942, mientras servía al gobierno de Vichy durante la Segunda Guerra Mundial. El tema de la Masacre de París se planteó durante su juicio, pero la atrocidad que ocurrió bajo su liderazgo fue ignorada.

LEER: Grupos argelinos boicotean las importaciones de 500 empresas francesas

El racismo francés hacia los musulmanes es similar al tratamiento de los negros estadounidenses desde la década de 1960 hasta hoy, pero mientras la campaña Black Lives Matter ha resonado en Francia, Macron y sus conciudadanos son ciegos a su propio tratamiento atroz de los musulmanes. Los negros estadounidenses han pasado por la esclavitud y la segregación; los musulmanes franceses se han enfrentado a la colonización y la esclavitud, y ahora se enfrentan al racismo abierto e institucional. Esto último pone de manifiesto que Francia está decidida a colonizar y controlar su fe, con el cierre de mezquitas y escuelas musulmanas por parte de las autoridades, la pérdida de puestos de trabajo de los imanes y el cierre de organizaciones benéficas musulmanas.

A medida que se acerca el aniversario de la masacre del 17 de octubre de 1961, seguimos sin saber el número exacto de argelinos que fueron asesinados aquel fatídico día. Algunos dicen que fueron 200, mientras que otros lo triplican. Lo que sí sabemos es que Francia prefiere olvidar lo que ocurrió en el centro de la capital francesa hace sesenta años. La primera conmemoración de la masacre no se celebró hasta octubre de 1997 y hubo que esperar otros cuatro años, en el 40º aniversario, para que se descubriera una placa oficial en el Puente Saint-Michel.

A lo largo de sus 132 años como potencia colonial en Argelia, Francia fue responsable de una limpieza étnica sistemática y de lo que hoy se conoce como crímenes de guerra. Hasta 10 millones de argelinos fueron asesinados durante ese tiempo. Esa es la realidad del colonialismo francés, así que ¿por qué Emmanuel Macron tiene dudas sobre por qué el pueblo de Argelia tiene tanto odio hacia Francia? En lugar de permitir que el odio a todo lo relacionado con el islam y los musulmanes se descontrole en su país, él y sus conciudadanos franceses tienen que enfrentarse urgentemente a su relación ensangrentada con Argelia y su pueblo. El presidente francés podría mostrar un verdadero liderazgo y comenzar este proceso con un servicio oficial de conmemoración de la masacre de París, con una disculpa presidencial incluida.

Las vidas de los musulmanes también importan, Monsieur Macron. Las vidas de los musulmanes también importan.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines