Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La tensión en torno a la investigación de la explosión de Beirut empuja al Líbano a una nueva crisis

El ex primer ministro Najib Mikati habla con la prensa tras su reunión con el presidente del Líbano, Michel Aoun, en el Palacio de Baabda en Beirut, Líbano, el 26 de julio de 2021 [Presidencia libanesa/Agencia Anadolu].

La creciente tensión en torno a la investigación judicial de la explosión del puerto de Beirut del año pasado amenaza con empujar al Líbano a una nueva crisis política, poniendo a prueba al nuevo gobierno del primer ministro Najib Mikati en su lucha por sacar al país del colapso económico, informa Reuters.

Más de un año después de la explosión que asoló Beirut matando a más de 200 personas, los esfuerzos del juez Tarek Bitar por responsabilizar a los altos funcionarios de las sospechas de negligencia se enfrentan a un creciente rechazo político, en gran parte impulsado por el grupo chiíta Hezbolá, fuertemente armado y respaldado por Irán.

Se esperaba que los ministros alineados con los políticos a los que Bitar ha tratado de interrogar insistieran en su demanda de destitución en una reunión del gabinete el miércoles, después de que el tema interrumpiera una tormentosa sesión el martes.

Pero la sesión del miércoles se pospuso hasta que se acordara "un marco" para abordar la cuestión, dijo una fuente oficial.

La disputa, que distrae la atención de una de las peores depresiones económicas del mundo, corre el riesgo de socavar a Mikati, que asumió el cargo el mes pasado tras más de un año de disputas por los puestos del gabinete.

Líbano, una larga historia de desastres y crisis - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

También ha puesto de manifiesto la gran influencia que ejerce Hezbolá, que ha hecho llamamientos para que se sustituya a Bitar, acusándolo de llevar a cabo una investigación politizada. Bitar no ha intentado interrogar a ningún miembro de Hezbolá.

El político de mayor rango al que Bitar quiere interrogar, el ex ministro de Finanzas, Ali Hassan Khalil, dijo que todas las opciones estaban abiertas para una escalada política cuando se le preguntó durante una entrevista el martes si algunos ministros podrían dimitir.

Khalil es la mano derecha del presidente del Parlamento, Nabih Berri -el chiíta de mayor rango en el Estado- y un estrecho aliado de Hezbolá. Khalil declaró a la televisión Al-Mayadeen que el camino de la investigación amenazaba con empujar al Líbano "hacia un conflicto civil".

Bitar emitió una orden de detención contra Khalil el martes, cuando no se presentó al interrogatorio.

Hezbolá, y su aliado chiíta Amal, han retirado a sus ministros del gobierno en momentos de conflicto político, una medida que podría torpedear el gabinete liderado por los suníes al despojarlo de la representación chiíta.

Junto con el movimiento cristiano Marada, dirigido por el aliado de Hezbolá, Suleiman Frangieh, los partidos chiíes llamaron a sus partidarios a protestar contra Bitar ante el Palacio de Justicia el jueves.

Samir Geagea, opositor cristiano a Hezbolá, rechazó lo que describió como una sumisión a la "intimidación" del grupo, y pidió a los libaneses que estuvieran preparados para una huelga pacífica si la "otra parte" intentaba imponer su voluntad por la fuerza.

EXPLOTACIÓN DE LA ENERGÍA

Mikati ha dicho que el Líbano no podía soportar la pérdida de un segundo juez después de que el primero fuera destituido en febrero al cuestionarse su imparcialidad.

La prioridad de Mikati es reactivar las conversaciones con el FMI. Pero no le queda mucho tiempo, ya que las elecciones están previstas para la próxima primavera.

Heiko Wimmen, de Crisis Group, dijo que la disputa "resta energía y también hace que (Mikati) parezca débil". "Pone un enorme signo de interrogación, o añade uno, a las dudas que ya tiene todo el mundo sobre la viabilidad de este gobierno".

Hezbolá estaba "mostrando su influencia y fuerza bruta y eso definitivamente refleja mal al gobierno de Mikati", añadió Mohanad Hage Ali, del Centro Carnegie de Oriente Medio.

El gobierno no tiene autoridad para destituir a Bitar, pero podría revocar una decisión anterior que transfería la investigación al consejo judicial, dijo Nizar Saghieh, director de la organización de investigación y defensa Legal Agenda. Esto supondría un importante ataque a "la separación de poderes".

LEER: Los refugiados sirios huyen de Dinamarca a Holanda y Bélgica

Los posibles donantes de ayuda extranjera han pedido una investigación transparente sobre la explosión, causada por una enorme cantidad de nitrato de amonio almacenado de forma insegura.

El Departamento de Estado de Estados Unidos acusó el martes a Hezbolá de amenazar al poder judicial libanés.

El legislador de Hezbolá, Hassan Fadllalah, dijo que esos comentarios violaban la soberanía libanesa y mostraban "el nivel de intervención para controlar la investigación de la explosión del puerto de Beirut".

Todos los altos cargos a los que Bitar ha querido interrogar niegan haber actuado mal, incluido el ex primer ministro, Hassan Diab.

La secretaría del parlamento dijo que el poder judicial se había excedido en sus competencias con cualquier medida contra presidentes, ministros o diputados. Los casos contra estos funcionarios deberían pasar por un proceso especial, dicen los críticos de Bitar.

Categorías
LíbanoNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines