Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La AP y la ilusión del reconocimiento simbólico

El presidente palestino Mahmoud Abbas asiste a una reunión del consejo ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Ramallah, Cisjordania, el 7 de mayo de 2020 [Issam Rimawi/Anadolu Agency].

La despolitización del pueblo palestino cuando se trata de sus derechos es una táctica que Israel respalda y utiliza. Los palestinos "son nuestros vecinos, no van a ir a ninguna parte", dijo el primer ministro israelí, Naftali Bennett, a la canciller alemana saliente, Angela Merkel, durante una conferencia de prensa conjunta en Jerusalén. Merkel le correspondió de la misma manera. "Creo que hay que cuidar a los vecinos de Israel".

Sin embargo, el concepto de un Estado palestino, por hipotético que sea, suscita una retórica diferente. "Hemos aprendido por experiencia que un Estado palestino significaría con toda probabilidad un Estado del terror a siete minutos (en coche) de mi propia casa, y de casi cualquier lugar de Israel", declaró Bennet.

Razonablemente, la Autoridad Palestina se ofendió. Nabil Abu Rudeineh, portavoz del líder de la AP, Mahmoud Abbas, rechazó los comentarios de Bennett. "La ocupación es la esencia del terrorismo", replicó Abu Rudeineh, al tiempo que recordó que el Estado palestino ha sido reconocido mundialmente y aceptado como Estado observador de la ONU desde el 29 de noviembre de 2012. La aprobación de Bennett es innecesaria, afirmó, y con razón, "porque el pueblo palestino no renuncia a sus derechos independientemente de la presión."

En términos de diplomacia, el reconocimiento de un estado palestino ha permitido a la AP comportarse como líderes de un estado, aunque la implementación de un estado está lejos de ser alcanzable, dada la expansión colonial de Israel sobre el territorio palestino. Entre el compromiso de los dos estados y las concesiones otorgadas por la administración Trump que conducen a la anexión de facto en lugar de la anexión formal, el reconocimiento otorgado por la comunidad internacional es limitado.

LEER: El estatus legal de los prisioneros palestinos y la necesidad de enmendar la posición de los países árabes

Además, la diplomacia de los dos Estados solo sirve a sus inversores. Si el objetivo final del paradigma es no tener ningún Estado palestino, lo que se pone de manifiesto en la desenfrenada expansión de los asentamientos coloniales de Israel, la AP está perdiendo todo el sentido de lo que importa cuando se habla de un Estado palestino.

El reconocimiento diplomático reforzará la cartera política de la AP, pero lega muy poco a los palestinos. La AP haría bien en recordar que en 2020, la UE sólo declaró que consideraría el reconocimiento de un Estado palestino en respuesta a los planes de anexión de Israel. Lo que significa que si la anexión no se produce, un Estado palestino no sería reconocido colectivamente por el bloque. Si Israel procede a la anexión, el reconocimiento no alterará en nada el proceso de colonización en tierra palestina.

Entonces, ¿qué intenta transmitir la AP? ¿Qué apoya el reconocimiento simbólico en lugar de un Estado tangible? ¿Qué existe una equivalencia entre el reconocimiento simbólico y un Estado en el que los palestinos tengan derechos políticos?

Tal y como están las cosas, la AP ha combatido la declaración de Bennett con una retórica no respaldada por los hechos. La comunidad internacional está observando pasivamente cómo Israel engulle la tierra palestina: su reconocimiento de un Estado palestino está ligado a su diplomacia, no a los derechos políticos del pueblo palestino. Puede que un Estado palestino no necesite la aprobación o el rechazo de Bennett, como declaró Abu Rudeineh, pero la AP ha dejado su implementación en manos de la comunidad internacional, quitándole así las opciones al pueblo palestino. La mera constatación de que un Estado palestino depende de las conjeturas internacionales como resultado del Plan de Partición de 1947, debería evocar tanto desconcierto como la confianza de Bennett, y de Israel, en la narrativa de la seguridad para impedir la reclamación de tierras palestinas y el retorno.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines