Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La maldición de la colonización francesa de Argelia persigue a Macron

El presidente francés Emmanuel Macron pronuncia un discurso durante una ceremonia en memoria de los Harkis, argelinos que ayudaron al ejército francés en la Guerra de Independencia de Argelia, en el Palacio del Elíseo en París, el 20 de septiembre de 2021 [GONZALO FUENTES/POOL/AFP vía Getty Images].

Una vez más, Emmanuel Macron vuelve a perseguir los votos de la derecha conservadora buceando en la oscura historia francesa de Argelia. Sin embargo, esta vez, su intento demostró su escaso conocimiento de la historia.

Sentado con 18 nietos de Herkis argelinos, que lucharon al lado de los colonizadores franceses durante la Guerra de la Independencia de Argelia entre 1954 y 1962, intentó matizar el impacto de las promesas incumplidas que han hecho los sucesivos gobiernos franceses.

A continuación, afirmó que la "historia oficial de Argelia ha sido reescrita, no basada en verdades, sino en el odio contra Francia". Macron estaba culpando a los argelinos de su arraigado odio hacia Francia al afirmar que no escribieron la verdadera narrativa sobre la historia de la era colonial francesa. Esto significa que está negando todas las atrocidades cometidas contra los argelinos que los colonizadores franceses llevaron a cabo durante 132 años.

El argumento de Macron es pobre porque cualquier persona con conocimientos de historia sabe que la historia de Argelia fue escrita en su mayoría por historiadores europeos, principalmente franceses. Por lo tanto, si hubo desinformación y mitos, no hay que culpar a los argelinos por ello.

Durante los 132 años de colonización, Francia llevó a cabo una limpieza étnica sistemática y crímenes de guerra. Se esforzó por borrar el concepto de ciudadanía argelina y hacer que el país formara parte de Francia, bien matando a sus habitantes originales o bien "convirtiéndolos en franceses" mediante el desprendimiento de su cultura y religión. Los colonizadores franceses demolieron las mezquitas, dejaron de observar y marcar los eventos y ocasiones argelinas e islámicas e hicieron del francés la lengua oficial del país.

Francia llevó a cabo matanzas masivas en ciudades y pueblos argelinos y sustituyó a los argelinos por ciudadanos franceses. Francia creó 5,4 millones de mártires argelinos, de los cuales cerca de 1,5 millones fueron asesinados en sólo seis años, durante la Guerra de la Independencia entre 1954 y 1962. Francia abandonó Argelia y sigue robando sus recursos a través de la custodia internacional de la antigua colonia, e impidiendo a su pueblo llevar a cabo un verdadero desarrollo. Las potencias mundiales opresoras lo aceptan descaradamente.

LEER: Grupos argelinos boicotean las importaciones de 500 empresas francesas

Tras la Guerra de la Independencia, Francia instauró gobernantes que afirmaban haber estado gobernando el país en favor de sus ciudadanos. Sin embargo, estos gobernantes eran agentes franceses, incluido el actual presidente, Abdelmadjid Tebboune, que supuestamente mostró su rabia por los comentarios de Macron.

Creo que prohibir que los aviones militares franceses utilicen el espacio aéreo argelino y llamar a los embajadores sólo para interrogarlos son reacciones insuficientes para la enormidad de la ofensa cometida por Macron contra Argelia. Tebboune no era más que una marioneta que fue nombrada presidenta de forma dudosa, pero que fue calificada de "elecciones" sólo para evitar manifestaciones populares masivas contra el régimen en el poder.

Según Le Monde, Macron también dijo a los Harkis: "La construcción de Argelia como nación es un fenómeno que merece la pena observar. ¿Existía una nación argelina antes de la colonización francesa? Esa es la cuestión". Macron se excedió al ignorar la existencia, las culturas, la religión, la ciencia y la historia argelinas.

Creo, que debería leer La civilización de los árabes del orientalista francés, Gustav Le Bon, que dijo sobre los árabes cuando conquistaron España, incluidos los argelinos: "Se dedicaron al estudio de las ciencias y las artes, a la traducción de los libros griegos y latinos al árabe y a la fundación de universidades que siguieron siendo el único refugio cultural de Europa durante mucho tiempo". Durante ese tiempo, Francia se hundía en la profunda oscuridad.

Parece que Macron conoce mal la historia de su país. Creo que no recuerda -o desea olvidar deliberadamente- que Argelia, bajo el mando del gobernante otomano, el almirante Barbaros Hayreddin Pasa, protegió a los reyes franceses, Francisco I, para mantener la estabilidad del reino francés y Enrique II, así como a Carlos V contra la invasión española.

Macron también dijo: "Hubo colonizaciones anteriores. Me fascina ver la capacidad de Turquía para hacer olvidar totalmente el papel que desempeñó en Argelia y la dominación que ha ejercido, y explicar que somos los únicos colonizadores. Es genial. Los argelinos se lo creen".

LEER: Argelia condena las declaraciones del presidente francés sobre su pasado colonial

Macron, hubo una potencia colonial anterior en Argelia, pero no una turca. Parece que también necesitas una lección de historia para entender la diferencia entre Turquía y el Imperio Otomano. Hubo colonizaciones anteriores en Argelia, pero los otomanos, a los que usted se refiere como Turquía, liberaron a Argelia de la colonización española y devolvieron al país musulmán al paraguas de la unidad islámica bajo el sultanato otomano.

Cuando gobernaron Argelia, al igual que ocurrió en todos los países árabes, asiáticos y europeos, los otomanos construyeron escuelas para los nativos, permitieron el uso de las lenguas nativas de los países, construyeron mezquitas, bibliotecas, hospitales, puentes y mantuvieron las culturas de las naciones. Lo más importante es que los otomanos no robaron los recursos de esos países, a diferencia de Francia, que ha estado viviendo de los recursos de los países africanos pobres, principalmente de su uranio.

No es Turquía la que tiene la capacidad de hacer olvidar su papel durante la época otomana, sino los propios argelinos, que, con gratitud, no olvidan la nación y los gobernantes que les ayudaron y protegieron durante siglos, manteniendo su cultura y sus tradiciones. Sin duda, Macron necesita leer más el libro de Le Bon para saber cómo los musulmanes protegieron a las naciones y su cultura, y cómo lamentó la incapacidad de los musulmanes para conquistar Francia.

Si lo hicieran, "Sin duda, la bárbara Europa cristiana habría conseguido la misma civilización floreciente que obtuvo España bajo la bandera de la civilización árabe y, tras ser edificada, habría evitado catástrofes tan graves como las guerras de religión, la epopeya de San Bartolomé, las fechorías de las inquisiciones", escribió Le Bon en su libro.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArgeliaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines