Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El espectáculo teatral de Abbas continúa

El presidente palestino Mahmud Abbas (C), en Cisjordania, Ramallah, el 3 de septiembre de 2020 [ALAA BADARNEH/POOL/AFP/Getty Images].

Todavía me río con sarcasmo cada vez que escucho un discurso o una declaración de Mahmud Abbas, presidente de la autoridad de coordinación de la seguridad con Israel. Me enfurece, me entristece y me duele que este anciano de más de 86 años sea el responsable del gran pueblo palestino que ha luchado y combatido contra el enemigo israelí y ha hecho sacrificios que ninguna otra nación del mundo ha tenido que hacer. ¿Cómo puede esta persona servil y rastrera hablar en nombre de un pueblo libre que se niega a sacrificar su religión y su patria?

Desde su conspiración contra el difunto Yasser Arafat tras la Intifada de Al-Aqsa en 2000, y su imposición como Primer Ministro por parte de Israel en 2003, cuando conspiró para asediar a Yasser Arafat y luego, más tarde, lo mató y heredó todos sus cargos -incluyendo la delirante Presidencia, la jefatura del movimiento Fatah y la presidencia de la OLP, entre otros cargos- que no significan nada para nadie más que para quienes los ocupan. No benefician al pueblo palestino. Desde entonces y hasta hoy, este hombre ha ido en dirección contraria al pueblo palestino, ya que no cree en la resistencia como medio para liberar a Palestina. Por el contrario, la considera terrorismo, hablando como los sionistas y cortejando a Estados Unidos para obtener su aprobación mientras persigue a los honorables luchadores de la resistencia, dondequiera que estén. Concede los derechos del pueblo palestino y su tierra y está de acuerdo con los israelíes para que renuncien a su derecho al retorno. Desde el inicio de las llamadas "negociaciones de paz" entre él y los israelíes, Jerusalén no ha estado sobre la mesa y él sigue negociando por negociar, esperando que el juego de las negociaciones no termine para seguir ocupando su asiento, que está manchado con la sangre de los combatientes de la resistencia palestina que denunció a las autoridades de seguridad israelíes en su sagrada cooperación, como él lo describe. El hombre siempre se expone a sí mismo, como si quisiera que la gente siguiera su ejemplo de traición y colusión, y que él pasara a la historia por ello.

A veces, se presenta como el héroe y "se sube al árbol", como dice Benjamin Netanyahu, hace declaraciones arrogantes como la amenaza de cancelar la coordinación de seguridad y volver a la resistencia, etc. Sin embargo, se ve obligado a bajar del árbol, colgando la cabeza y humillado.

LEER: Los tiranos no pueden imaginar la vida sin tiranía

En su último discurso ante la Asamblea General de la ONU, desempeñó este papel y amenazó a Israel, diciendo que tenía un año para retirarse de los territorios palestinos ocupados desde 1967, y que si no lo hacía, entonces retiraría el reconocimiento de Israel dentro de las fronteras de 1967.

Creía que la salvación o la solución estaba en la CPI de La Haya, olvidando deliberadamente que la Corte había emitido una sentencia histórica sin precedentes en 2004, en el caso del Muro del Apartheid construido por la ocupación, y dictaminó que la presencia de la ocupación en los territorios palestinos ocupados era ilegal. La sentencia también estipulaba que Israel debía detener inmediatamente la construcción del Muro y anular o cancelar todas las medidas adoptadas para restringir u obstaculizar ilegalmente el ejercicio de los derechos de los residentes de Cisjordania. También ordenó a Israel que reparara todos los daños que había causado. Sin embargo, ¿qué ocurrió después? ¿Cumplieron las autoridades de ocupación esta sentencia y detuvieron la construcción? Por supuesto que no; en cambio, desafiaron la sentencia y continuaron la construcción.

Es bastante irónico que la autoridad títere de Abbas también haya contribuido a la no aplicación de la sentencia y haya apagado la llama de esta sentencia, convirtiéndola en cenizas después de socavarla cuando aceptó la idea de intercambiar tierras con Israel. Al hacerlo, aceptó la anexión de grandes partes de los territorios ocupados en 1967, que son algunas de las mejores y más fértiles zonas de Palestina. Israel estableció cientos de asentamientos en estas tierras, lo que contribuyó a judaizar las ciudades palestinas y a borrar los nombres árabes de ciudades, barrios y calles, sustituyéndolos por nombres judíos.

Sentado en el árbol, Abbas dijo a una delegación de activistas de las gobernaciones de Hebrón y Belén, en Cisjordania, que "el rechazo de Israel a la solución de los dos Estados obligará a los palestinos a optar por otras opciones políticas". Añadió que estas opciones incluyen "la aplicación del Plan de Partición de las Naciones Unidas para Palestina de 1947, o iremos al único Estado democrático sobre el terreno de la Palestina histórica, donde los palestinos tendrían plenos derechos políticos y civiles", no un Estado que se base en el apoyo a la ocupación y la imposición de un régimen de apartheid.

LEER: Las reuniones de Israel con la AP desestabilizan el gobierno de coalición

La verdad es que no queremos que se baje del árbol; queremos que se mantenga en él y se comprometa con sus amenazas, lo que significa volver al Plan de Partición de las Naciones Unidas para Palestina de 1947, que es la Resolución 181; que da a los palestinos el 44% de la Palestina histórica, que es el doble de la superficie que la AP acordó tras los malogrados Acuerdos de Oslo, que ascendía al 22%. Los territorios ocupados por Israel tras la guerra de junio de 1967 están incluidos en esta resolución. Una extraña ironía es el hecho de que la declaración del Estado palestino en noviembre de 1988 en Argelia se basó principalmente en el Plan de Partición, pero dentro de las fronteras de junio de 1967, aunque la comunidad internacional, en ese momento, estaba más inclinada o alineada con la idea de una solución de un Estado democrático en todas las tierras palestinas desde el río hasta el mar, que la OLP había adoptado desde su fundación en la década de 1960. Sin embargo, abandonó esta idea con la declaración del Estado palestino dentro de las fronteras de junio, lo que significa que se conformó con el 22% de la Palestina histórica. Sin embargo, ni siquiera consiguió esta vergonzosa concesión o cesión de los derechos palestinos, y sigue negociándola.

La pregunta sigue siendo si Mahmoud Abbas permanecerá en el árbol durante el año, que es el tiempo que le ha dado a Israel para retirarse, antes de cumplir su amenaza, o si se verá obligado a bajar, como todas las veces, humillado.

Desde la Nakba de 1948, el pueblo palestino no había experimentado un estado de pérdida y decadencia a todos los niveles como el que vive hoy. Sólo un liderazgo nacional joven, que no haya sido corrompido por la política o el dinero, puede detener esta decadencia y evitar que avance hasta el deterioro total. Por lo tanto, se ha hecho necesario que todas las facciones de la resistencia y las que son honorables en Fatah, formen una nueva entidad palestina con un espíritu nacional joven, después de que la OLP se desviara de su camino. Su papel ha terminado por completo, y sus páginas han pasado a la historia, con todo lo bueno y lo malo, su lucha y pelea, su ruptura y rendición y su caída.

La responsabilidad de formar esta nueva entidad nacional recae sobre los hombros de todas las facciones de la resistencia, después de que el pueblo proclamara su palabra, tras el levantamiento de Al-Aqsa y la batalla de la Espada de Jerusalén del pasado Ramadán. Los palestinos eligieron el camino de la resistencia, y rechazaron el camino tomado por la OLP, por lo que se ha vuelto esencial elegir un nuevo liderazgo palestino que exprese las creencias de esta gran nación y refleje su espíritu de resistencia. Debe reinstaurar el caso palestino como una causa de "liberación nacional" y concederle plena legitimidad tomando la audaz decisión sobre los Acuerdos de Oslo y lo que de ellos se deriva. También debe gestionar el proyecto nacional palestino en todas sus manifestaciones.

Esto es lo que el pueblo palestino necesita ahora, no las comedias de Abbas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines