Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Competencia turco-iraní en el Cáucaso Sur

Activistas sostienen banderas de Turquía y Azerbaiyán mientras se reúnen en Ankara, el 8 de agosto de 2020 [ADEM ALTAN/AFP/Getty Images].

Cuando la victoria de Azerbaiyán contra Armenia en la región de Nagorno-Karabaj está a punto de cumplir un año, la región del Cáucaso Meridional no parece estar aún preparada para entrar en una fase de estabilidad a largo plazo. El acuerdo de paz, auspiciado por Turquía y Rusia, consiguió poner fin a la guerra entre ambos países y abrió, por primera vez, perspectivas a la posibilidad de alcanzar un acuerdo de paz global entre Bakú y Ereván, pero sólo aborda los factores locales de este conflicto, ignorando los factores externos que lo afectan.

Tres países regionales están implicados en el asunto: Rusia, Irán y Turquía, y aunque Moscú y Ankara consiguieron poner fin a la guerra del año pasado y tener fuerzas de mantenimiento de la paz en Karabaj, Teherán se vio marginado en una nueva ecuación geopolítica, y su sentimiento de vulnerabilidad aumentó recientemente por las crecientes relaciones azerí-israelíes. Durante la guerra, se mostró reacio a expresar su apoyo público a Armenia, para no enfadar a los más de treinta millones de ciudadanos de origen turco que viven en el norte de Irán. Con la llegada al poder del presidente Ebrahim Raisi, intenta resistir la nueva ecuación geopolítica sobre la base de tomar medidas para hacer frente a lo que considera una presencia israelí en sus fronteras.

Aunque la preocupación por el factor israelí parece justificada a la vista de la relación militar de Bakú con Tel Aviv, no es nueva, ya que Teherán cree desde hace años que Israel utiliza esta relación para espiarle a través de herramientas, como los drones de vigilancia, así como el aumento de la actividad de la inteligencia israelí en este Estado. Sin embargo, invocar esta preocupación en el momento actual muestra el deseo iraní de frustrar una transformación que Teherán considera una amenaza para su influencia, no sólo en el Cáucaso Meridional sino también en los países de Asia Central.

Tras la derrota de Armenia, Azerbaiyán recuperó zonas a lo largo de los 130 km de su frontera con Irán, que Armenia había ocupado en la década de 1990. También recuperó parte de la principal carretera que une Irán con Armenia a través de Azerbaiyán, una importante ruta comercial hacia el Mar Negro y Rusia. La decisión de Azerbaiyán de imponer aranceles a los camiones que transportan mercancías a Armenia enfureció a Teherán, que respondió realizando ejercicios militares en la frontera con Azerbaiyán. Este conflicto adquirió rápidamente un aspecto regional al anunciar Turquía unas maniobras militares con su aliado, Azerbaiyán, en la región de Nakhichevan. No es casualidad que las maniobras iraníes se produzcan también después de los ejercicios militares realizados por Turquía, Pakistán y Azerbaiyán en Bakú el 12 de septiembre.

La marginación de Irán en la nueva ecuación caucásica ha despertado múltiples preocupaciones iraníes. Por un lado, se ha producido a expensas de la creciente influencia de Turquía, que permitirá que el proyecto de corredor Najicheván-Azerbaiyán acordado en el acuerdo de paz le vuelva a conectar geográficamente con los países de habla turca de Asia Central, tras décadas de desconexión. Los iraníes temen que este corredor dificulte su comercio con Armenia y debilite su influencia en los países de habla turca de Asia Central. Por lo tanto, Irán se encuentra como el mayor perdedor en esta transformación, en comparación con las ganancias de Turquía y Rusia. Esto se intensifica aún más por el hecho de que su aliado, Armenia, está tratando de limitar sus pérdidas discutiendo la posibilidad de poner fin a la disputa histórica con Azerbaiyán, y ya ha abierto su espacio aéreo a Azerbaiyán. Además, los mensajes enviados recientemente por su primer ministro, Pashinyan, expresando su deseo de normalizar las relaciones con Turquía, también fueron positivos.

LEER: ¿Qué está pasando entre Irán y Azerbaiyán?

Las preocupaciones de Irán no se limitan al temor al aislamiento en la nueva situación, sino que también incluyen el contexto de la competencia por las líneas de suministro de energía en una región donde se cruzan los oleoductos que envían petróleo y gas natural a Occidente. Desde 1994, BP ha invertido más de 70.000 millones de dólares en proyectos de desarrollo energético y de transporte desde Azerbaiyán. Los proyectos incluyen un oleoducto que conecta la producción del Mar Caspio con el puerto turco de Ceyhan. El fortalecimiento de las relaciones políticas y económicas de Turquía con los países de habla turca le ayudará en el futuro a desarrollar el oleoducto Bakú-Tbilisi-Ceyhan para incluir el petróleo y el gas de Turkmenistán. Esta línea sería un competidor del propuesto oleoducto iraní que discurre al sur del yacimiento iraní de Pars hacia Europa a través de Irán, Irak, Siria y Líbano, para abastecer a los clientes europeos, así como a Irak, Siria y Líbano.

A raíz de las maniobras iraníes, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amir Abdollahian, se dirigió a Moscú, tratando de atraer a Rusia al lado de Teherán ante la nueva ecuación geopolítica, sobre todo porque Rusia no parece estar del todo cómoda con el papel de Turquía, que compite con ella en una región que considera su patio trasero. Abdollahian dijo claramente que su país no tolerará los cambios geopolíticos y de mapa en el Cáucaso. Esto, además de la escalada de tensiones con Azerbaiyán, refleja un intento iraní de crear un nuevo escenario de conflicto en la región, pero lo que escuchó de su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, no fue muy alentador para los iraníes. Este último reiteró la prioridad de Rusia de encontrar una plataforma a seis bandas que reúna a Rusia, Turquía, Irán, Azerbaiyán, Armenia y Georgia para la cooperación regional. Moscú tenía claro que no quería recrudecer la situación en la región.

Aunque Turquía evita públicamente apoyar a Azerbaiyán en su disputa con Irán, dada la sensibilidad de las relaciones turco-iraníes, Ankara no dejará sola a Bakú. Sin embargo, al mismo tiempo, quiere convertir sus ganancias en la guerra del Karabaj en una influencia estratégica estable y a largo plazo. El presidente turco Erdogan ha propuesto anteriormente una fórmula de cooperación a seis bandas entre los países de la región, para servir a varios objetivos, entre ellos contener la ira de Irán, pero la propuesta parece difícil de alcanzar en la actualidad, y necesita abordar las diferencias bilaterales entre estos países, antes de reunirlos en una mesa. Existe un problema histórico entre Azerbaiyán e Irán, así como entre Azerbaiyán y Armenia, y lo mismo ocurre con Rusia y Georgia. A la luz de estos hechos, es poco probable que la tensión entre Bakú y Teherán disminuya en un futuro próximo. Tampoco es probable que la rivalidad regional entre Teherán y Ankara en el Cáucaso se apacigüe, como ocurre en muchos otros ámbitos.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 10 de octubre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaAzerbaiyánAzerbayánEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines