Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las reuniones de Israel con la AP desestabilizan el gobierno de coalición

El presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbas, se reúne con el ministro de Sanidad israelí, el 3 de octubre de 2021 [@NitzanHorowitz/Twitter].

En la escena política y partidista israelí todavía se perciben los ecos de la reunión que reunió a los dirigentes del partido de izquierdas Meretz, encabezado por Nitzan Horowitz, socio de la coalición de gobierno, con el presidente de la AP, Mahmud Abbas, en la sede de la Muqata en Ramala. Esto creó un ambiente de tensión dentro de la propia coalición.

La mayor parte de las reacciones israelíes procedieron del campo de la derecha, ya sea dentro del propio gobierno o en las filas de la oposición. Ambas partes consideraron que esta reunión se apartaba del consenso israelí en cuanto a la relación con los palestinos, y exigieron que se pusiera fin a estas reuniones, que comenzaron con el ministro de Defensa, Benny Gantz, y terminaron con una reunión con los dirigentes de Meretz.

Mientras que los que celebran estas reuniones las defienden con el pretexto de preservar la opción de un acuerdo con la AP, ya que la alternativa es fortalecer a Hamás, que es lo que Israel y la AP no quieren, a los que se oponen a estas reuniones no les importan estos pretextos, y las consideran reuniones innecesarias, porque no tienen repercusiones de largo alcance.

Un tercer grupo dentro de la coalición gubernamental israelí cree que este choque de posiciones entre los ministros lleva a crear enfrentamientos innecesarios, porque al final se traducirá en la desestabilización del gobierno. Cabe señalar que no se puede considerar que el revuelo israelí esté provocado únicamente por las reuniones de Meretz y Gantz con Abbas, sino que es una continuación de los problemas experimentados por la coalición gubernamental desde su creación. Esto significa que este alboroto es sólo la punta del iceberg de las disputas internas, dada la polarización en el gobierno actual.

LEER: Abbas no engaña a nadie con su total dependencia de EE.UU.

No es ningún secreto que desde el principio de la formación del gobierno, éste se basó en un solo objetivo, es decir, el derrocamiento de Netanyahu, a pesar de la presencia de diferencias partidistas entre los componentes de la actual coalición de gobierno. Por lo tanto, está claro que la tormenta que siguió a las reuniones de Gantz y Horowitz con Abbas, significa que nos enfrentamos a futuras tormentas y que estas diferencias pueden aumentar las fisuras en el gobierno.

Al mismo tiempo, las continuas reuniones israelíes con Abbas no conllevan ninguna aspiración política de reanudar el proceso de paz entre palestinos e israelíes, a excepción de hacerse fotos y sumar puntos dentro de la misma coalición de gobierno. No tienen un programa político previsto con los palestinos que no sea imponer más hechos sobre el terreno, como los asentamientos, la confiscación de tierras y la expropiación de Cisjordania.

Aunque al primer ministro israelí, Naftali Bennett, y al ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, no les gustaban las reuniones de sus homólogos con Abbas, su deseo de preservar la frágil coalición de gobierno, temiendo su caída, les hizo callar y no pudieron impedir que se celebraran estos encuentros. Sus círculos cercanos hablaron de las reuniones diciendo que, aunque se celebraron en contra de su voluntad, no tendrán ningún resultado porque no habrá negociaciones políticas con la AP bajo el actual gobierno.

Además, los mismos círculos consideraron que la reunión de Gantz con Abbas podría estar clasificada dentro de la labor de seguridad comprometida con la realidad de Cisjordania, porque el propio Bennett no abordó la cuestión palestina en su reciente discurso en la ONU.

Este aumento de las reuniones palestino-israelíes puede relacionarse con el aumento de las conversaciones estadounidenses sobre la posibilidad de reanudar el proceso político entre palestinos e israelíes, y con lo que se dijo sobre la presión ejercida por la administración del presidente Joe Biden sobre Bennett para que retome gradualmente las relaciones con la AP. Por lo tanto, la derecha israelí está expresando su preocupación por el regreso de la exigencia estadounidense de establecer un Estado palestino en Cisjordania y la Franja de Gaza, lo que provoca una cadena de reacciones israelíes de rechazo al retorno de los refugiados y de fortalecimiento de la unidad entre Cisjordania y la Franja de Gaza.

Las reuniones palestino-israelíes coinciden también con el regreso del equipo del ex presidente estadounidense Barack Obama a la Casa Blanca, y la vuelta de la frase "dos estados para dos pueblos". Sin embargo, esto suscitó una serie de preguntas "retóricas y prohibitivas" por parte de los israelíes que se oponen a esta opción, como la naturaleza de los palestinos que serán ciudadanos del futuro Estado palestino. ¿Se limitarán a los residentes de la zona A de Cisjordania, y hasta qué punto la AP disfrutará realmente de un gobierno semiautónomo, sin llegar a ser un Estado independiente? ¿Debe añadirse Gaza a este Estado? ¿Qué pasa con los cinco millones de refugiados palestinos que llevan 73 años esperando para disfrutar del derecho al retorno, a qué zona volverán?

LEER: ¿Qué dice el debate de la financiación del sistema de defensa Cúpula de Hierro sobre la política estadounidense?

Cabe destacar que Gantz, por ejemplo, que parece alentar el acuerdo con los planteamientos estadounidenses, no muestra el mismo entusiasmo por la solución de los dos Estados, especialmente por sus reservas sobre el derecho de retorno de los refugiados palestinos. Por lo tanto, el examen de este escenario plantea dos problemas geoestratégicos para Israel, el primero de los cuales es cómo se conectará Cisjordania con la Franja de Gaza, ya que cualquier vínculo entre ellos dividirá a Israel en dos partes y lo expondrá al peligro de incursiones, lo que es promovido por el campo de la derecha israelí.

Además, este pretexto israelí se basa en el supuesto de que hay 70 kilómetros entre Jordania y el mar, lo que significa que si se establece el Estado palestino, Israel tendrá una profundidad de 15 kilómetros en su región central, y éste es su punto débil, ya que estará al alcance de los disparos de misiles desde las montañas. En este caso, los israelíes recuerdan la realidad creada en Gaza tras la retirada de la misma, y la disminución de la cantidad de seguridad que los israelíes deben esperar, mientras que la reciente "Operación Guardián de los Muros" en Gaza abrió una ventana de seguridad a un importante factor que no se ha tenido en cuenta hasta ahora: el mapa geoestratégico.

Todas las excusas de la derecha israelí para negarse a reunirse con la AP y sus reservas sobre los movimientos políticos estadounidenses para reactivar la solución de los dos Estados, hacen que parezca que el actual gobierno está atado de pies y manos. Por lo tanto, el resultado esperado es la continuación del estado de tensión dentro del gobierno de coalición, a menos que Bennett consiga impedir que sus ministros sigan manteniendo sus reuniones. En este caso, puede enfrentarse al escenario de la desintegración de su ya frágil coalición o al choque con la administración Biden. Estas dos opciones están muy lejos de lo que desea el primer ministro israelí, que busca afianzarse en su posición a cualquier precio.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines