Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cuándo despertará el mundo ante la ocupación rusa de Siria?

Soldados rusos junto a un vehículo blindado de transporte de personal (APC) en el distrito de Daraa al-Balad, controlado por los rebeldes sirios, en la ciudad sureña de Daraa, el 6 de septiembre de 2021 [SAM HARIRI/AFP via Getty Images].

Ahora que la ocupación rusa de Siria entra en su séptimo año y que la crisis siria ya no es noticia, hay que plantearse serias preguntas. La intervención de Vladimir Putin en favor de su aliado Bashar Al-Assad puede haber ofrecido a Al-Assad una victoria a corto plazo, pero de cara al futuro, ambos salen perdiendo. Sin embargo, al mismo tiempo, Occidente también ha salido perdiendo, ya que su retórica vacía se ha quedado en nada, ya que la comunidad internacional ha fallado al pueblo sirio.

La intervención de Putin a finales de septiembre de 2015 nunca pretendió ser una solución a largo plazo; se temía que la posición de Al-Assad estuviera realmente debilitada, por lo que lo que originalmente era una intervención a corto plazo se ha convertido en una ocupación de seis años que no tiene visos de terminar. Rusia está esencialmente atrapada en Siria. Abandonar el país de forma abrupta supondría admitir la derrota, independientemente de cómo Putin haga girar el hecho de que Al-Assad siga en el poder. El control del presidente sirio sobre el poder es tenue, y ni de lejos tan fuerte como lo era antes de marzo de 2011. Cualquier indicio de que Rusia abandona a Al-Assad envalentonaría incluso a los fragmentados grupos de la oposición y amenazaría al régimen.

De forma similar a la invasión y anexión de Crimea en 2014, Siria está siendo utilizada esencialmente por Rusia para ganar puntos políticos en una nueva guerra fría. La ocupación de Siria es una forma de mostrar a la comunidad internacional que Rusia -como gran potencia- está "de vuelta", y que sus días más débiles de los años 90 y principios de los 2000 han quedado atrás. El hecho de que Rusia tenga un veto en el Consejo de Seguridad de la ONU (una organización que está fundamentalmente rota) es crucial también en este caso; puede proteger al régimen de cualquier maldad, atándolo cada vez más y haciéndolo aún más dependiente. La venta de armas y el uso de los puertos de aguas cálidas son también beneficios de los que disfruta Rusia como resultado de su ocupación y protección del régimen.

La afirmación de que "hay que buscar una solución diplomática para poner fin a la crisis siria" se repite a menudo, pero ahora carece por completo de sentido. Una solución diplomática no puede lograrse a menos que exista una verdadera voluntad política; ésta parece ser muy escasa en estos momentos.

Cualquier ayuda para Siria tiene que ir más allá de la ayuda humanitaria. Los políticos y los responsables políticos no pueden limitarse a utilizarla para tranquilizar sus conciencias. Hay que atajar la raíz del problema, la enfermedad, y ésta es el régimen de Assad, que ha destruido el Estado durante la última década. Innumerables conferencias y reuniones fracasaron; cuanto más se prolongaba la crisis, más se reducía el apetito de la comunidad internacional, que rápidamente se preocupó por diversos problemas políticos internos y regionales. La lucha contra Daesh no es menos importante que la lucha contra Al-Assad, ya que la creación y el apoyo de la primera son el resultado de la brutalidad de la segunda y de una forma en la que todos los manifestantes fueron empañados con la etiqueta de "terrorista". Pero, por desgracia, Rusia se limitó a afirmar que sus ataques aéreos y su intervención tenían como objetivo erradicar a Daesh (las pruebas indican que no fue así), y la respuesta fue muda.

LEER: Estados Unidos ha dado luz verde a la normalización con Siria

El levantamiento sirio aún no ha terminado. Mientras la narrativa se aleja de las noticias, las recientes protestas en Dara'a sirven como recordatorio de que el pueblo de Siria sigue saliendo a las calles y sigue exigiendo justicia y responsabilidad para sus autores. Un posible paso que puede dar Occidente es volver a comprometerse con Turquía. Como Estado vecino a las puertas de Europa, sería prudente tener a Turquía de su lado y distanciarse de Rusia, que es esencialmente una potencia ocupante.

Hay que resistir a toda costa los esfuerzos por legitimar el régimen. Los pasos que los Estados del Golfo y otros Estados árabes que en el pasado se opusieron firmemente (Jordania es un ejemplo notable) han dado para reconstruir sus vínculos con Al-Assad son profundamente preocupantes. Al-Assad debe seguir siendo un paria internacional. También es muy preocupante que organizaciones internacionales como la OMS y la Interpol reconozcan la legitimidad de Al-Assad. En última instancia, la ONU tampoco ha despojado al régimen de Al-Assad de su puesto en Siria.

En definitiva, Rusia es parte del problema, no de la solución. Por mucho que dirija un tinglado de protección con Al-Assad, destruyendo el Estado pero afirmando luego que es la única potencia que puede defenderlo y reconstruirlo, cualquier esfuerzo por aceptar la hegemonía rusa no puede sostenerse.

La UE debería adoptar políticas similares a la de la Ley de Protección del César a quienes financian y apoyan al régimen sirio. Ver a figuras rusas encabezando esa lista no sería ninguna sorpresa. Además, hay que considerar la posibilidad de exigir responsabilidades a los responsables de los últimos diez años.

Donde hay voluntad política, hay un camino. Se dice que Oriente Medio es un lugar problemático, pero cuanto más tiempo permanezca el régimen de Assad, menos probable será que se resuelvan otros problemas de la región, como la agresión iraní y las crisis de desbordamiento.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisRusiaSiria

Zaki Kaf Al-Ghazal es el encargado de Comunicación de la Asociación de Sirios de Yorkshire.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines