Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué dice el debate de la financiación del sistema de defensa Cúpula de Hierro sobre la política estadounidense?

Una imagen tomada el 5 de agosto de 2021 muestra una batería del sistema de defensa Cúpula de Hierro, diseñada para interceptar y destruir cohetes de corto alcance y proyectiles de artillería entrantes, en el valle de Hula, en el norte de Israel, cerca de la frontera con el Líbano. [JALAA MAREY/AFP vía Getty Images]

Hubo un tiempo en el que las peticiones de ayuda de Israel a Estados Unidos, ya sea militar o de otro tipo, se concedían de forma espontánea y sin reservas. Esto ya no es así. Aunque la mayoría de los miembros de la Cámara de Representantes y del Senado siguen comprometidos con la seguridad de Israel, un número cada vez mayor de ellos se opone a la tendencia. La reciente petición de Tel Aviv de 1.000 millones de dólares de financiación de emergencia para reponer su sistema de defensa Cúpula de Hierro lo ha ilustrado claramente.

Aunque el proyecto de ley fue aprobado por una abrumadora mayoría en la Cámara de Representantes, esto fue sólo después de que algunos miembros demócratas lograron que se retirara de un proyecto de ley de gasto provisional y se trasladara al proyecto de ley de defensa anual, que tiene que ser firmado por el Senado.

La euforia previa que siguió a la votación en la Cámara de Representantes se desvaneció esta semana cuando el senador republicano Rand Paul bloqueó un esfuerzo del Senado por acelerar la financiación de emergencia para Israel. En consecuencia, este acontecimiento ha iniciado un debate entre el lobby pro-israelí en Estados Unidos, así como en el propio Israel.

En el centro del debate está la creciente conciencia de que Israel está perdiendo gradualmente su tradicional apoyo bipartidista en el Congreso. Aunque el cambio no es en absoluto sísmico, es, sin embargo, lo suficientemente preocupante.

¿Por qué esta pequeña minoría de ocho legisladores demócratas votó en contra del proyecto de ley? ¿Fueron persuadidos por consideraciones ideológicas? ¿O se han dejado llevar por la necesidad de mantener el apoyo de sus electores? ¿Y cuáles son los posibles escenarios si más legisladores se unen a las filas de estos supuestos disidentes radicales?

LEER: Los tiranos no pueden imaginar la vida sin tiranía

Como representantes electos de sus comunidades, la posición actual de este pequeño grupo apenas difiere de aquella en la que se encontraba el presidente Harry Truman en noviembre de 1945. Cuando los diplomáticos estadounidenses en activo en Oriente Medio le instaron a no atender las peticiones de los sionistas , explicó célebremente su motivación: "Lo siento, señores, pero tengo que responder ante cientos de miles de personas que están ansiosas por el éxito del sionismo; no tengo cientos de miles de árabes entre mis electores".

Hoy, las tornas han cambiado considerablemente, hasta el punto de que muchos legisladores no pueden permitirse el lujo de ignorar a sus electores árabes o a sus partidarios, especialmente en la cuestión de Palestina.

Del mismo modo, no pueden mostrar ninguna imprudencia o indiferencia ante cuestiones de transparencia y responsabilidad por el uso del dinero de los contribuyentes estadounidenses. La congresista demócrata Ilhan Omar lo demostró en un tuit el 23 de septiembre: "Esta votación no se trata simplemente de financiar la Cúpula de Hierro. Se trata de añadir mil millones de dólares adicionales a los 73 millones que ya hemos asignado este año. Eso es 14 veces más de lo que normalmente gastamos en ella y el 60% de lo que le hemos proporcionado a lo largo de una década."

En consecuencia, queda una pregunta: ¿por qué los contribuyentes estadounidenses deberían financiar la compra de misiles para la Cúpula de Hierro de Israel de todos modos?

Desde el punto de vista político, la explicación no ha cambiado en décadas: que Israel es el único Estado democrático en un barrio difícil en el que se enfrenta a amenazas existenciales. Y, como aliado, merece el apoyo ilimitado de Estados Unidos. De ahí que, desde 1948, el Servicio de Investigación del Congreso calculara que Estados Unidos había proporcionado a Israel 146.000 millones de dólares en ayuda militar y económica.

Por inconcebible que parezca, el hecho es que los deseos de "seguridad de Israel" siempre se consideraron primordiales, incluso por encima de las necesidades estadounidenses. Por eso, en diciembre de 2020, uno de cada cuatro -81 millones de estadounidenses- sufría inseguridad alimentaria. Al mismo tiempo, Israel, que tiene un PIB per cápita de 47.000 dólares (superior al de Gran Bretaña, Francia, Italia y Japón), recibía 3.800 millones de dólares anuales de ayuda estadounidense.

La justicia racial frente al lobby israelí: cuando ser pro-palestino se convierte en la nueva normalidad

Sin duda, no hay otra forma de describir esta grotesca realidad que no sea una injusticia. No es de extrañar, por tanto, que la mayoría de los congresistas que piden un mayor control de la ayuda estadounidense a Israel procedan de las propias comunidades afroamericanas y latinas.

A lo largo de la pandemia del COVID-19, las familias afroamericanas y latinas pasaron hambre en porcentajes significativamente más altos que sus homólogas blancas. En el caso de los primeros, fue de entre el 19 y el 29%, frente al 7 y el 14% de los blancos. Por supuesto, no tiene por qué ser así; pero según la profesora Molly Anderson del Middlebury College de Vermont: "La prevalencia del hambre en Estados Unidos es una opción política".

La controversia sobre la solicitud de Israel de 1.000 millones de dólares de financiación de emergencia para reponer su sistema de defensa Cúpula de Hierro continuará durante un tiempo, pero, en última instancia, se concederá. A largo plazo, sin embargo, algo tiene que ceder.

En la era de Black Lives Matter (BLM) y del Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), los políticos estadounidenses no tendrán más remedio que defender las preocupaciones y necesidades de sus electores. Tendrán que decidir de una vez por todas qué es lo primero: servir a las necesidades del pueblo estadounidense o complacer las fantasías de un país extranjero.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Dr Daud Abdullah

El Dr. Daud Abdullah es el director de Middle East Monitor/Monitor de Oriente

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines