Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Estados Unidos ha dado luz verde a la normalización con Siria

Un grupo de personas pasa junto a vallas publicitarias con la imagen del presidente sirio Bashar Al-Assad en Damasco, el 24 de mayo de 2021 [LOUAI BESHARA/AFP/Getty Images].

El miércoles pasado, Reuters informó de que un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos afirmó que no tiene planes de "normalizar o mejorar" las relaciones diplomáticas con el régimen sirio de Bashar Al-Assad. También se afirmó que Washington no quiere animar a otros a hacerlo.

Esto se debe, según el portavoz, a las "atrocidades infligidas por el régimen de Assad al pueblo sirio... Assad no ha recuperado ninguna legitimidad a nuestros ojos, y no es cuestión de que Estados Unidos normalice las relaciones con su gobierno en este momento".

Podemos suponer que si estas atrocidades llegan a su fin, también lo hará el alejamiento de Assad de Estados Unidos. Sin embargo, otros países no son tan tímidos. Algunos ya han restablecido relaciones con Damasco, como Sudán, los EAU, Bahréin, Hungría, Arabia Saudí, Egipto, Líbano, Jordania, Bulgaria, Grecia, Chipre y Austria. Todos ellos son aliados de EE.UU. y seguramente es inconcebible que hayan dado ese paso sin luz verde de la Casa Blanca.

James Jeffrey, el representante especial estadounidense para Siria bajo el mandato del ex presidente Donald Trump, dijo hace dos meses que Estados Unidos, bajo el mando de Joe Biden, guarda silencio respecto a los movimientos en curso para integrar al régimen de Assad en el sistema internacional. "Lo que no estamos haciendo ahora es disuadir a los emiratíes y a otros de hacer estas aperturas [de embajadas] a Assad".

Además, altos funcionarios jordanos, egipcios y libaneses se han reunido recientemente con sus homólogos sirios en Damasco y han discutido la reactivación del proyecto de gasoducto árabe. Al parecer, no temen las sanciones estadounidenses impuestas por la Ley César a cualquier país que tenga tratos significativos con Siria.

LEER: Estados Unidos ha dado luz verde a la normalización con Siria

Según Jeffrey -que sigue siendo un funcionario estadounidense-, se aseguró a los árabes que Estados Unidos nunca los sancionaría si trataban con Siria o trabajaban para que ésta volviera a formar parte de la Liga Árabe. Esta garantía se desprende de la aprobación tácita que significó el silencio de la administración Biden. "Hasta cierto punto, se han rendido porque nadie en Washington les presiona para que mantengan a Assad fuera de la Liga Árabe, para que mantengan la presión diplomática y económica sobre él", explicó.

Al mismo tiempo, la embajadora de EE.UU. en Beirut, Dorothy Shea, declaró hace seis semanas a la cadena de televisión Al-Arabiya que Washington está trabajando con Egipto y Jordania para mejorar las condiciones económicas de Líbano. También se refirió al gasoducto árabe, que beneficiará a Siria.

Shea dijo que está en contacto con el Departamento del Tesoro de EE.UU. y la Casa Blanca, así como con el Banco Mundial, para resolver este complicado asunto, obviando la Ley del César. "Existe la voluntad de hacer que esto suceda. También habrá que hacer algunas cosas logísticas", añadió.

Es un hecho que algunos países de la región y más allá nunca han cortado sus lazos con el régimen de Assad, a pesar de sus atrocidades. Los países del Magreb, Irak y Omán nunca se han distanciado de Siria, a la que también se le permitió dirigirse al mundo a través de la Asamblea General de la ONU, donde sus funcionarios se reúnen con sus homólogos de todo el planeta.

Maher Sharafiddine, periodista sirio que vive en el exilio, declaró el martes a la cadena de televisión Al Jazeera que la actual ola de reintegración de Siria en la comunidad árabe e internacional recibió el visto bueno de Estados Unidos. Hablando desde Detroit, señaló, por ejemplo, que los árabes que mantuvieron o restablecieron sus vínculos con el régimen sirio son todos aliados de Estados Unidos.

"La política reticente de Washington hacia el régimen sirio, incluso cuando éste desplegó armas químicas, convenció al mundo árabe de que EE.UU. no tenía ningún deseo de derrocar a Assad a pesar de su movilización inicial contra él", dijo el profesor de Estudios de Oriente Medio en la Universidad Americana de París, Ziyad Majid, al Centro de Estudios de Al Jazeera en Doha. Añadió que los gobiernos occidentales y árabes toleraron el rescate del régimen por parte de Rusia a través del proceso de Astana. "Esto allanó el camino para la reanudación de los contactos con Damasco por parte de algunos Estados árabes, espoleados por el Kremlin".

Teniendo en cuenta todo esto, ¿por qué deberíamos creer que Estados Unidos ha estado trabajando para derrocar al dictador sirio? ¿Por su espantoso historial de derechos humanos o por su autoritarismo? De hecho, un presidente así es favorecido por Estados Unidos.

LEER: Irán seguirá apoyando al Líbano con envíos de combustible

Hay que admitir que, haga lo que haga Assad, su historial en materia de derechos humanos nunca igualará al de Estados Unidos. Y no será el único jefe de Estado criminalmente autoritario respaldado por Estados Unidos en Oriente Medio (o en cualquier otro lugar). Todos los líderes árabes son de esa clase, incluidos los reyes y príncipes de los Estados del Golfo. A pesar de que se diga lo contrario, Estados Unidos no es muy exigente con sus amigos; ciertamente no impulsa la democracia cuando sus "intereses" dictan lo contrario. No sólo apoya al dictador egipcio Abdel Fattah Al-Sisi, por ejemplo, sino que también se mantuvo en silencio sobre el golpe militar que dirigió para derrocar al primer presidente democráticamente elegido de Egipto en 2013. Washington ni siquiera se atrevió a utilizar la palabra con "c" al comentar la violencia resultante en Egipto.

La relación de Estados Unidos con Turquía es otro ejemplo de su hipocresía. Estados Unidos y la OTAN necesitan a Turquía por sus instalaciones y capacidades militares, pero eso no ha impedido a Estados Unidos librar una guerra secreta contra su presidente democráticamente elegido. La política turca es tachada de "autoritaria" por Occidente, y sin embargo cambió a un sistema de gobierno presidencialista al estilo de Estados Unidos. ¿Doble moral?

De hecho, las sanciones y el "boicot diplomático" de Estados Unidos y la UE, que no han tenido ningún impacto sobre el terreno en Siria, tenían como único objetivo encubrir su falta de voluntad para detener al régimen de Assad y sus atrocidades contra el pueblo sirio. La intención siempre ha sido impedir que surja una democracia en Damasco, ya que podría ser una amenaza mayor para Israel que el irrisorio régimen del "eje del mal" de Bashar Al-Assad, que no representa ninguna amenaza para el Estado de ocupación, y nunca lo ha hecho.

Estados Unidos quiere que los Estados árabes que rodean a Israel sigan siendo débiles y divididos y, sobre todo, dependientes de Washington. Por eso no es posible creer que no haya dado luz verde a los Estados para restablecer los vínculos con Assad, independientemente de lo que afirme el Departamento de Estado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioRegiónSiriaSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines