Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las tensas relaciones entre Irán y Azerbaiyán son contrarias a los intereses nacionales de ambos países

El ministro de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán, Elmar Mammadyarov (R), se reúne con su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif, en Bakú el 20 de diciembre de 2017 [TOFIK BABAYEV/AFP vía Getty Images].

Las relaciones entre Irán y Azerbaiyán han fluctuado en los últimos años, y la política de la República Islámica respecto a la Segunda Guerra de Nagorno-Karabaj ha aumentado la tensión. Tras el final de la Segunda Guerra de Karabaj, se aceleró el proceso de reconstrucción de las zonas liberadas de Karabaj y se esperaba que las empresas iraníes pudieran participar en algunos proyectos importantes en estas zonas. Debido a las raíces étnicas y religiosas comunes de Azerbaiyán con Irán, la política iraní hacia Bakú es analizada de cerca por los iraníes.

El Comité Estatal de Aduanas informó que, según los cálculos de APA-Economics, entre enero y agosto de 2021, el valor del intercambio comercial entre Irán y Azerbaiyán fue un 25,4% mayor que el valor comercial en el mismo período del año pasado. El valor de las exportaciones de Azerbaiyán a Irán fue un 14,6% inferior al del año anterior. Las importaciones de Azerbaiyán procedentes de Irán experimentaron un aumento del 30,3%.

Nuevas tensiones

Las recientes tensiones entre Irán y Azerbaiyán comenzaron el pasado verano y alcanzaron su punto álgido en los últimos días de septiembre. En agosto, después de que camiones iraníes abandonaran el territorio azerbaiyano y se dirigieran a la región de Nagorno-Karabaj, dominada por Armenia, Bakú expresó su descontento con Irán. El 11 de agosto, el Ministerio de Asuntos Exteriores declaró que Bakú había enviado una nota de protesta a Teherán en relación con los camiones ilegales enviados por Irán a la región de Karabaj en Azerbaiyán. El embajador iraní, que fue invitado al Ministerio de Asuntos Exteriores, recibió información sobre la entrada ilegal en Karabaj de vehículos de carga iraníes. El ministerio declaró que la nota de protesta había sido una expresión de su oposición a los vehículos de Irán, que entraban y salían continuamente de la región de Karabaj en Azerbaiyán sin la aprobación oficial de Bakú.

A pesar de la protesta oficial de Azerbaiyán, el envío de mercancías a la región de Karabaj controlada por Armenia (Khankendi) continuó, lo que provocó que la policía azerbaiyana detuviera y retuviera a los camiones iraníes. Según informó el Servicio de Seguridad Nacional de Armenia el 12 de septiembre, la policía azerbaiyana detuvo y controló los vehículos iraníes cerca de la localidad de Eyvazli. A medida que se agrava la controversia con Armenia sobre los "corredores terrestres", Azerbaiyán impide a los camioneros iraníes atravesar su territorio con el objetivo de suministrar mercancías a Armenia y a las zonas de Nagorno-Karabaj ocupadas por personas de etnia armenia. El 15 de septiembre, esta polémica se agudizó cuando el Ministerio del Interior de Azerbaiyán afirmó que había retenido dos camiones iraníes. La inspección de los camiones iraníes en las zonas ocupadas de Qaraba dio lugar a una protesta oficial del gobierno iraní, y esta cuestión se planteó repetidamente en los medios sociales.

OPINIÓN: ¿Qué está pasando entre Irán y Azerbaiyán?

Algunos expertos militares iraníes creen que cualquier escalada de tensiones en las relaciones entre Irán y Azerbaiyán, que puede desembocar en una guerra, perjudicará a la economía azerbaiyana. Independientemente de que Azerbaiyán impida la entrada de camiones iraníes y libere a los conductores iraníes encarcelados, las fuerzas armadas de Irán y Azerbaiyán se encuentran hoy en día en el nivel más alto de tensión militar que, aunque no desemboque en una guerra a gran escala, podría causar daños económicos a Azerbaiyán.

Algunos funcionarios iraníes consideran que la buena cooperación y las relaciones entre Israel y Azerbaiyán van en contra de los intereses nacionales de Irán y de su seguridad nacional, e introdujeron el ejercicio militar de las fuerzas militares iraníes en la frontera entre Irán y Azerbaiyán como una advertencia a Azerbaiyán sobre la posible presencia de Israel en el país. Matthew Bryza, ex embajador de Estados Unidos en Azerbaiyán, cree que tras la victoria en la guerra de los 44 días, se intensificó la oposición entre los turcos azerbaiyanos en Irán a la política llevada a cabo por Teherán. Irán es consciente de ello. Las maniobras militares Turquía-Azerbaiyán-Pakistán también fueron bien recibidas por los turcos en Irán. Por ello, Irán intenta decir a los turcos azerbaiyanos locales que no se inspiren para provocar disturbios. Los turcos azerbaiyanos que viven en Irán durante la guerra azerbaiyano-armenia celebraron manifestaciones en el sur de Irán en apoyo de Azerbaiyán. Los turcos azerbaiyanos de Azerbaiyán e Irán, que se rebelaron contra la ocupación armenia de Karabaj, demostraron su unidad.

Las relaciones entre Israel y Azerbaiyán se han convertido en una excusa para la política de Irán contra Azerbaiyán. En consonancia con sus intereses nacionales, Azerbaiyán ha establecido buenas relaciones militares y económicas con Israel, y ambas partes tienen la intención de aumentar el nivel de relaciones en todos los ámbitos. Esto es similar al aumento de las relaciones de Irán con Armenia durante la ocupación de Nagorno-Karabaj.

Aliyev declaró que, a pesar de las advertencias de su país a Irán para que detuviera el transporte de mercancías a Nagorno-Karabaj -que es un enclave de etnia armenia, reconocido internacionalmente como territorio azerbaiyano-, Irán no las tuvo en cuenta. Mientras tanto, las declaraciones del representante del Líder Supremo iraní en la provincia de Ardabil, Hassan Ameli, y de algunos miembros del parlamento contra el gobierno de Azerbaiyán, aumentaron el nivel de tensión entre ambos países. La celebración de un ejercicio militar conjunto de las fuerzas especiales turco-azerbaiyanas en Bakú fue también uno de los motivos para la realización de una maniobra del IRGC en la frontera irano-azerbaiyana. Hace unos días, la Guardia Revolucionaria envió equipos militares a las zonas fronterizas de Irán y Azerbaiyán, realizando ejercicios militares en la región.

LEER: Al respaldar la definición de antisemitismo de la IHRA, Europa ahoga la libertad académica

Irán ha declarado varias razones para desempeñar el ejercicio militar, incluyendo el entrenamiento militar y la protección de las fronteras. Sin embargo, no dudó en subrayar que el objetivo de la maniobra y de la presencia militar en la frontera noroeste es Israel. Las raíces religiosas y étnicas comunes de Irán y Azerbaiyán deben ser siempre tenidas en cuenta tanto por las fuerzas militares de Irán como por el gobierno. La política exterior es el ámbito en el que se materializan los intereses nacionales de cada país en relación con una multitud de actores diversos y contradictorios de los que cada país busca su mayor beneficio. La reducción de las tensiones en la región y el mantenimiento de la estabilidad y la seguridad redundan en beneficio de ambos países. Con el posible levantamiento de las sanciones, los dos países pueden cooperar en un campo compartido en el Mar Caspio.

Para reducir las tensiones en la región, Irán puede desempeñar un papel activo en la estabilidad y la seguridad regionales adoptando una nueva geopolítica en la región tras la segunda guerra de Nagorno-Karabaj y mejorando las relaciones con Azerbaiyán. La cooperación entre Irán y Azerbaiyán con otros países de la región es una condición necesaria para crear estabilidad y seguridad en la región. Cada país puede mantener relaciones diplomáticas y políticas con otros países de acuerdo con sus intereses nacionales y estas relaciones no deben encontrar oposición por parte de los países vecinos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaAzerbaiyánAzerbayánIránOriente MedioRegión

Omid Shokri Kalehsar es analista de seguridad energética establecido en Washington, y doctorando en Relaciones Internacionales en la Universidad de Yalova, Turquía. Sus principales intereses de investigación están en el campo de la diplomacia energética, la política energética de EE. UU., La geopolítica de la energía, las relaciones Irán-Rusia y las relaciones Irán-Turquía.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines