Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Soldados, presos y desplazados votan anticipadamente en las elecciones de Irak

Las fuerzas de seguridad llegan a un colegio electoral para votar en Bagdad, Irak, el 08 de octubre de 2021 [Ayman Yaqoob/Anadolu Agency].

Soldados, presos y desplazados votaron el viernes en unos comicios anticipados especiales en Irak, mientras el país se preparaba para las elecciones generales del domingo, en las que la participación demostrará cuánta fe les queda a los votantes en un sistema democrático todavía joven, informa Reuters.

Muchos iraquíes afirman que no votarán, después de haber visto cómo partidos establecidos en los que no confían han arrasado en sucesivas elecciones y han aportado pocas mejoras a sus vidas.

Se espera que los grupos procedentes de la mayoría musulmana chiíta sigan al frente, como ha sucedido desde que el gobierno dirigido por los suníes de Sadam Husein fue derrocado en 2003.

Irak es más seguro de lo que ha sido en años y el sectarismo violento está menos presente que nunca desde que Irak derrotó al Estado Islámico en 2017 con la ayuda de una coalición militar internacional e Irán.

Pero la corrupción endémica y la mala gestión han hecho que muchos habitantes del país, de unos 40 millones de personas, no tengan trabajo y carezcan de atención sanitaria, educación y electricidad.

La votación anticipada del viernes incluyó la votación entre la población de más de un millón de personas que aún están desplazadas por la batalla contra el Estado Islámico.

Algunos dijeron que no podían o no querían votar.

LEER: Irak abre las urnas al ejército para que vote en las elecciones generales

"Me casé en el campo de desplazados donde vivo, y ni yo ni mi marido vamos a votar", dijo una mujer de 45 años que dio su nombre como Umm Amir. Habló por teléfono y no quiso revelar su ubicación exacta.

"Los políticos nos visitaron antes de las últimas elecciones (en 2018) y prometieron ayudarnos a volver a nuestros pueblos. Eso nunca se materializó. Nos han olvidado".

La mayoría de los desplazados de Irak viven en el norte del país, de mayoría suní.

El sur, corazón de los partidos chiíes, se salvó de la destrucción provocada por Estado Islámico, pero las infraestructuras y los servicios están en mal estado.

Protestas en 2019

En 2019, las protestas masivas contra el gobierno se extendieron por Bagdad y el sur, derribaron un gobierno y obligaron al actual gobierno del primer ministro, Mustafa Al-Kadhimi, a celebrar estas elecciones seis meses antes.

El gobierno también ha introducido una nueva ley de voto que, según dice, hará que haya más voces independientes en el parlamento y puede contribuir a la reforma. Ha intentado fomentar una mayor participación.

La realidad, según muchos iraquíes, diplomáticos y analistas occidentales, es que los partidos más grandes y consolidados arrasarán una vez más.

Decenas de activistas que se oponen a esos partidos han sido amenazados y asesinados desde las protestas de 2019, lo que ha asustado a muchos reformistas para que no participen en la votación. Las autoridades iraquíes culpan a grupos armados con vínculos con Irán de los asesinatos, una acusación que esos grupos niegan.

Categorías
IrakNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines